1 may. 2018



Salían de cacería nocturna atacando personas, guiados por su idología criminal. Una organización más allá de los límites de la costa. La relación entre Carlos Pampillón y el intendente Carlos Arroyo. La Catedral y la Policía. Un fiscal, Juan Manuel Pettigiani, que no los acusa. Mar del Plata se organiza en asamblea contra el fascismo. La sentencia será el 3 de mayo. (Por Paulo Giacobbe para La Retaguardia)

Fotos: Uno de los acusados frente a la Catedral de Mar del Plata con simbología nazi. (Informe de la Asamblea por una sociedad sin fascismo)

Fernado Esteban Lozada, Director de la Asociación Internacional de Libre Pensamiento, integrante de Ateos Mar del Plata e integrante de la Asamblea de una Sociedad sin Fascismo de la misma Ciudad, cuenta por qué formaron la asamblea en 2014: “A partir de tomar conocimiento de que estaban sucediendo en la ciudad distintos ataques a personas de diferentes colectivos, en mi caso por ateo, pero también al Colectivo LGTB, personas en situación de prostitución en la vía pública, especialmente mujeres trans, anarquistas, antifascistas y chicos jóvenes con aspecto punk. Empezamos a observar que esto era una organización que tenía una idología atrás. Hacían cacerías nocturnas y participaban en la juventud de la FoNaPa, Foro Nacional Patriótico, el espacio creado por Carlos Pampillón que tuvo aspiraciones políticas”. El espacio juvenil es bautizado con el cálido nombre de La Giachino “para reivindicar al genocida Pedro Giachino fallecido en las Malvinas, que ellos reivindican como un héroe”, explica Lozada acerca del primero soldado que cayó durante el desembarco argentino en Malvinas en 1982. Giachino fue señalado luego como un represor de la ESMA y en la Base Naval de Mar del Plata.
Cuando en 2011 el Concejo Deliberante decidió bajar del recinto de sesiones el cuadro de Pedro Giachino porque era denunciado en causas de Lesa Humanidad, “estos grupos, que hace bastante existían en Mar del Plata, empezaron a trabajar coordinados y se unieron a otros grupos y eso hacía que los ataques fueran cada vez más frecuentes y violentos”, hasta el punto de dejar varios días en coma a una persona, detalla Lozada,  “y entre partidos políticos, asociaciones civiles, autoconvocados, formamos esta asamblea para visibilizar lo que estaba pasando, para que la justicia tuviera la información y se considerara como una asociación ilícita de un grupo de personas que cometían crímenes de odio y pasara al ámbito federal. Porque en el ámbito de la justicia ordinaria se veían como delitos menores. Hicimos un extenso informe y logramos que ocho personas fueran procesadas, seis detenidas en Marcos Paz durante más de un año y ahora llegamos a la instancia del juicio”.

Alan Olea, Gonzalo Salomón Paniagua, Oleksandr Lechenko, Giuliano Spagnolo, Giordano Spagnolo, Franco Pozas, Nicolás Caputo y Marcos Caputo son los acusados. 

“Esta red es más amplia que los ocho imputados” afirma Javier Moreno Iglesias, presidente de AMADI, Asociación Marplatense de Derechos a la Igualdad e integrante de la Asamblea de una Sociedad sin Fascismo. Javier detalla acuerdos y fisuras: “Cuando los detienen a todos en febrero de 2016, no hubo más ataques. No quiere decir que han aprehendido a todos, hay más nazis que estas ocho personas. La organización ha ido cambiando de nombre a lo largo de los años, se ha ido camuflando, de una alianza original que tuvieron con Alejandro Biondini de Bandera Vecinal de Buenos Aires,  a otros nombres, como FoNaPa y de ahí abrieron La Giachino, como una división juvenil. En 2014 hay un desprendimiento de algunas personas que tienen posiciones más extremas y en 2015 irrumpen con el nombre de Bandera Negra; cuando llegan las elecciones hicieron afiches grandes con nombres de agrupaciones nacionalistas del país llamando a no votar. En cambio,  lo que Pampillón postulaba en su Facebook constantemente es que había que votar a Macri y a Arroyo, que eran la salvación del país, o sea que ahí en términos políticos ya estaban distanciados”.

De Erich Priebke a Pedro Giachino

Uno de los flyers de un blog skinhead
(Informe de la Asamblea por una sociedad sin fascismo)

En algunas de las fotos se los ve posando haciendo gestos nazis con grandes banderas con esvásticas. Con armas. También posan en lugares públicos, bares, espacios al aire libre. Un ring de boxeo. Saludando a lo nazi. Verlos es retrotraerse al documental Pacto de silencio de Carlos Echeverría. El film arranca el 24 de agosto de 1995 buscando al criminal nazi Erich Priebke en Bariloche. Lo encuentran en una capilla donde hay una misa. Priebke comulga. A la salida, los documentalistas lo esperan y le hacen preguntas. El nazi, rodeado por vecinos, no contesta. Los vecinos agreden a los documentalistas, rompen una parte de la cámara. “No lo hagas más grande”, les aconsejan.
Priebke pasó alrededor de cuarenta años en Bariloche, viviendo tranquilamente, atendiendo su fiambrería y ganando cada vez más respeto en la comunidad alemana, que también posaba para las fotos con esvásticas gigantes a su alrededor. Vecinos, comerciantes, empresarios, políticos, curas, fotografiados y filmados junto al criminal nazi. La comunidad de Bariloche no ignoraba quién era el tipo.  El documental se puede ver gratuitamente en internet. 
Cuando piden la extradición, Priebke se defiende en un juicio justo y su abogado será el mismo que el de Miguel Etchecolatz, además de representar a otros genocidas locales; Pedro Bianchi parece estar cumpliendo el sueño del pibe nazi. No sólo de cabotaje vive el hombre. Es sabida la admiración que los torturadores profesaban en los centros clandestinos de tortura y exterminio de Argentina al régimen nazi. Que te defienda legalmente la misma persona es otro punto de unión indiscutible.
Para Javier Moreno, en la sociedad marplatense conviven fuerzas antagónicas: “Como en toda sociedad grande y diversa, hay una grandísima variedad de perfiles políticos. Lo que noto mucho es la violencia, que también pasa en medios como Infobae, el descreimiento que maneja mucha gente en los portales de noticias. Desde gente que dice que esto es una megacausa armada por el kircherismo aliado con el anarquismo, hasta decir que no es para tanto, o que son problemas de las tribus urbanas, que hubo desde siempre. Que no le pongamos nombre porque justo tiene tatuada la esvástica”.
Ciertamente, la estupidez, la violencia y el racismo que pululan en los comentarios de los portales de noticias no pueden ser adjudicados únicamente a la ciudad de Mar del Plata. Y para reafirmar la variedad de perfiles de la ciudad feliz, así como ganó las elecciones Arroyo y existen estos grupos nazis, también es la ciudad que devolvió a Miguel Etchecolatz a la cárcel común. Los vecinos del Bosque Peralta Ramos fueron un ejemplo. Javier define la marcha de esos días como “intensísima, para recordar siempre, fue muchísima la gente que se movilizó y cuando fue el 2x1 también” y subraya lo dicho: “conviven fuerzas políticas antagónicas”.
Es muy probable que la mayoría de los vecinos de La Feliz no sepan quienes son estos sujetos, que en alguna ocasión fueron echados de algún bar al ser reconocidos.  Pero, ¿y el intendente?
Carlos Arroyo, intendente de Cambiemos en Mar del Plata desde el 2015, ese año se refirió a los ataques: “Francamente no sé quiénes son los violentos, es tanto el trabajo que tengo que no tengo ni idea de lo que ha pasado” y en 2016 va a declarar: “es un hecho policial como cualquier otro”.
Cualquier similitud con los comentarios de los portales de noticias es pura coincidencia. En 2011 se oponía a que retiren el cuadro de Giachino del Concejo Deliberante, el 2 de abril de 2017 le rindió homenaje al represor y porfió: “hay posibilidades de volver a colocar el cuadro en su lugar”. No lo ayuda tampoco su pasado,  fue “candidato de Luis Patti, de Gustavo Breide Obeid del Partido Popular de Reconstrucción, funcionario de la dictadura, alguien cercano a la dictadura”, amplía Lozada.

En noviembre de 2014, el Concejo Deliberante declaró persona “no grata” a Carlos Pampillón por sus prácticas violentas y antidemocráticas, pero eso no le impidió festejar en el búnker de Cambiemos cuando Arroyo ganó la elección un año después. 

El 18 de febrero de 2016, la Comisión de Derechos Humanos del Concejo Deliberante impulsó  un proyecto de repudio a los ataques  y el bloque de Cambiemos estuvo ausente en el debate.  Marina Santoro, del Frente para la Victoria-Unión Ciudadana, presidió esa comisión durante dos años y dijo que “hubo varios hechos en la ciudad, aparentemente relacionados con los grupos neonazis que hoy están siendo juzgados y en más de una oportunidad realizamos conferencias de prensa en el recinto con presencia masiva de organizaciones, víctimas e integrantes  de organismos de Derechos Humanos. Presentamos varias resoluciones planteando el repudio y el rechazo a estas acciones, sobre todo teniendo en cuenta que hay una ley nacional de antidiscriminación y que estos no son delitos comunes. Algunas de las resoluciones fueron aprobadas, otras fueron archivadas. El gobierno de Cambiemos, en líneas generales, la mayor parte de las resoluciones que presentamos no las acompañó. Es evidente que a partir de 2015 estos grupos  fascistas se han sentido más envalentonados. Son grupos que actúan en la oscuridad y son minoritarios de la sociedad, espero que la condena sea ejemplar".



Reclutamiento en las escuelas y grupo de choque

Javier Moreno Iglesias cuenta que con AMADI da charlas en escuelas secundarias. Hablando con los directores y las directoras de las escuelas, se enteró de que La Giachino u otra rama similar, reclutaban estudiantes entregando material y charlando en la salida. Recuerda al menos cinco escuelas donde le advirtieron sobre eso.
Estos grupos nazis que reivindican la dictadura y también a organizaciones parapoliciales como la Triple A o la CNU, están organizados a nivel nacional y actúan como grupos de choque. Dice Fernando Esteban Lozada: “Gonzalo Salomón Paniagua era empleado de la Base Naval, que fue un ex centro clandestino y que en dos ocasiones el monumento Memoria Verdad y Justicia del lugar fue atacado por ellos, era el representante de la organización de Mar del Plata en el Centro Cultural Littoria, un lugar fascista de la localidad de San Martín en la Provincia de Buenos Aires. Viajó a San Nicolás de Los Arroyos y el 6 de enero formaron la Confederación de Agrupaciones Nacionalistas y tienen vínculos con organizaciones en todo el país. Hicieron el Congreso Nacional en Santa Fe al mismo tiempo que se hizo el Encuentro de Mujeres (2016). Son los mismos que encontramos en las puertas de la Catedral en los encuentros. En el Encuentro Nacional de Mujeres de Mar del Plata (2015) participaron de la represión y los guardaron dentro de la catedral para protegerlos, y la vieja catedral se usó como una cárcel para cuatro mujeres que fueron ilegalmente detenidas”.
Javier Moreno Iglesias cuenta la actuación de la policía durante algunos de los ataques fascistas y durante el Encuentro de Mujeres: “Hubo un ataque que hicieron durante los días del Encuentro de Mujeres que  estaban con capuchas, con palos y uno de ellos tenía un escudo grande, hecho de madera, con un símbolo de la Juventud Nacionalista Ucraniana y caminaban así, por pleno centro de la ciudad, se sacaron fotos en la Catedral y atacaron con los palos a unas chicas que andaban en las inmediaciones de la catedral, antes de la marcha. La policía los detiene, había muchísima gente. Y ese mismo día, más tarde, algunos de ellos, no todos, con otros, estaban en la escalinata de la catedral gritando el Padre Nuestro y ese episodio que salió en todos los medios: hubo un forcejeo con la reja y se ve que los de adentro agarran la reja y la empujan hacia adentro y la dejan caer, para que parezca que la tiraron de afuera. Se puede ver como el jefe de calle de la Comisaría 1ª, vestido de civil, le habla a dos de ellos por el nombre diciéndoles que se vayan, que ya les dijeron que no estén acá cerca, le dice algo así como ‘andá del otro lado’. Cuando fue otro episodio violento en la plaza España, hubo un ataque con caños de PVC rellenos con cemento, una persecución hacia pibes y pibas del colectivo anarquista. Les pegan mucho a dos, al punto que casi mueren. Los vecinos llamaron a la policía y la policía los dejó irse caminando con los palos. En el video de las cámaras del municipio se ve cómo arrojan los palos después, descartándolos. La policía les dice ‘ustedes váyanse rapido que tienen retroactivo’. Eso lo escucharon los pibes anarquistas y el retroactivo lo podemos interpretar como que ellos hicieron alguna vez alguna tarea a favor de la policía”.
Javier tiene un bar y lo atacaron más de una vez, la última fue justo antes de las detenciones. Rompieron vidrios del bar y la policía tardó bastante en llegar. Desde adentro no veían lo que pasaba porque se habían encerrado, pero escuchaban que la policía charlaba con los agresores un largo rato, “no los metían nunca a un auto”. Y cuando fueron a la comisaría a realizar la denuncia se encontraron con algunos de los nazis esperándolos en la puerta: “Ellos estaban esperándonos en la comisaría, apoyados en autos. Hay uno de ellos que se adjudica el escrache al Centro Boliviano. Y estaban esperándonos en la puerta de la comisaría”, dice Javier.
La Asamblea por una Sociedad sin Fascismo realizó un informe donde figuran dos policías en actividades y un ex policía de la Provincia, como integrantes de alguna de las bandas nazis de la ciudad.
Las pintadas con esvásticas y reivindicaciones nazis son una constante en las paredes de Mar del Plata: “Hace una semana aparecieron pintadas judío odiantes y fascistas, también en la Facultad de Humanidades, diciendo que los que están juzgados son presos políticos”, relata Lozada.
Cierto público afecto a la pulcritud de los edificios aún no manifestó su indignación.

Una de las víctimas de los ataques callejeros de la patota neonazi.
(Informe de la Asamblea por una sociedad sin fascismo)


El juicio


“Empezó el 6 de marzo y va a finalizar el 3 de mayo”, nos informa Esteban Lozada: “Hay una elevación por 12 hechos. Las causas no son el total, nosotros tenemos más de cuarenta. Hay muchísimas otras que no fueron denunciadas, por ser personas que están en una situación de vulneración o porque no creen en la justicia burguesa y no van a hacer la denuncia, ni actúan de esa manera. El fiscal Juan Manuel Pettigiani pretendió arreglar todo con un juicio abreviado, con penas muy leves, queriendo sacar esto del Fuero Federal. Pretendía llegar a un arreglo por lesiones y daños, quitando el marco de la ley antidiscriminatoria. El Tribunal consideró que esto no correspondía y que había que ir a juicio oral y público, pero no recusó al fiscal, por lo tanto el juicio siguió con un fiscal que no acusó, que dijo barbaridades, llegando al punto que los imputados le agradecieron la valentía al fiscal”, relata Esteban Lozada al tiempo que le gustaría saber cuántas veces pasó eso en la historia judicial, que los imputados le agradezcan al fiscal que los acusa.  
Desde La Federación Argentina LGBT se sumaron a los pedidos de destitución del Fiscal Pettigiani y evidencian los motivos en un comunicado:
⏩ Estableció, durante el juicio a la Concentración Nacional Universitaria (CNU), que los responsables no habían cometido delitos de lesa humanidad, ya que los consideraba como delitos “comunes”. Finalmente, el Tribunal resolvió hacer lugar a la recusación, basado en la falta de “celo acusatorio” y en que “los intereses que representa el Sr. Fiscal no coinciden con los intereses que defienden las víctimas de las violaciones a los Derechos Humanos”.
⏩ Intentó bajar los años de condena y llevar a un juicio abreviado a Luis Germán Ituarte, acusado del delito de redes de trata con fines de explotación sexual a nivel internacional, de quien se comprobó que estaba involucrado con este delito, ya que “transportaba” en avión a mujeres de Mar del Plata hacia un prostíbulo de España, bajo falsas promesas, engaños y amenazas. La Procuraduría contra la Trata y Explotación de Personas del Ministerio Público, consideró la del Fiscal “una incongruencia de actuación que avergüenza”.
⏩ Retiró las acusaciones a los responsables del delito de trata con fines de explotación sexual en el prostíbulo “La Posada¨. Todos los imputados resultaron absueltos, a pesar de haberse constatado las violencias sufridas por las víctimas.
⏩ Pidió suspender el juicio contra el dirigente Carlos Gustavo Pampillón, realizado por haber dañado el monumento que reza Memoria, Verdad y Justicia en la Base naval de Mar del Plata, y por haber atacado el Centro de Residentes Bolivianos.
⏩ Retiró la acusación por asociación ilícita y agravantes de la Ley Antidiscriminatoria al grupo neonazi que realizó violentos ataques de público conocimiento. Intentó llevarlos a un juicio abreviado para evitar el Juicio Oral y Público y así reducir las penas y la repercusión del caso.
⏩ Solicitó penas, incluso menores que las que les habrían correspondido, a los imputados en este juicio si prosperaba el acuerdo con la defensa que impulsó el propio Fiscal en junio del año pasado, en su intento de hacer un juicio abreviado.

Fernado Estaban Lozada indica que “las defensas son muy flojas, con argumentos muy flojos, que no se sostienen, que pretenden desviar lo que realmente pasaba. Hay muchísima evidencia secuestrada en la causa, preocupante. Hay uno de ellos que habla alemán e italiano y hay correspondencia de él con la ultraderecha de ambos países y de Grecia. Muchísimas fotografías de ellos armados, con reivindicaciones a banderas nazis. Queda bastante clara su ideología. Hay videos con ellos corriendo con palos a quienes fueron atacados. Las querellas pidieron penas de quince a seis años. La fiscalía pide una pena máxima de dos años y medio, meses para algunos, y para la mayoría absolución. Nos faltan las palabras de dos de los imputados y ahí escucharemos el veredicto”.


3 comentarios:

  1. Muy buena la nota, sintetiza y con detalle, lo que estamos viviendo en Mar del Plata.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. https://www.facebook.com/duque.blanco5

      Eliminar
  2. Gracias a quien hizo la nota. me parece de película que esto pase en mar del plata, pero no estamos ajenos a nada. Ojala la pena que se les dio hoy, marque un antes y un después.

    ResponderEliminar