8 may. 2018


Son, en total, 43. La fiscal Eugenia Montero brindó un panorama general acerca de la causa de la que participarán 272 víctimas en diálogo con Fernando Tebele en el programa Oral y Público, entre los que casi un centenar darán testimonio por primera vez. Fue en el programa Oral y Público conducido por Fernando Tebele. (Por La Retaguardia)

Foto: 0223.com.ar

Eugenia Montero, junto a Nicolás Czizik y Juan Pablo Curi, integra la Fiscalía de este nuevo juicio que comenzó a tramitarse el miércoles pasado en Mar del Plata. Como aseguró la fiscal, se trata de una causa que se diferencia de otros juicios llevados a cabo en esa ciudad: “Este es un juicio que reúne por primera vez el accionar de todo el circuito represivo de lo que fue la Subzona militar 15. En Mar del Plata tuvimos ya una enorme cantidad de juicios, más de 10, siempre bajo el criterio del juzgamiento del centro clandestino de detención. Se juzgaron las víctimas de La Cueva, se juzgaron ya cuatro tramos de Base Naval y hubo juicios por la Comisaría 4ª. Siempre con la lógica del centro clandestino. Esta vez, el juicio reúne cinco elevaciones a juicio que fueron efectuadas en Instrucción en tres causas diferentes y se pretende juzgar por primera vez el circuito completo. Hay imputados de Ejército (10), de Marina (25), de Fuerza Aérea (2), de Prefectura (5) y de Policía (1). Hay un grupo de casi 100 víctimas que vienen a juicio por primera vez, de las que no existen pruebas que hayan pasado por algún centro clandestino de esta jurisdicción. Está probado que fueron secuestradas en jurisdicción de la Subzona 15 con intervención de personal de fuerzas de seguridad y posteriormente fueron desaparecidas o asesinadas”, contó Montero.

Por primera vez

En la causa se tratarán por primera vez en Mar del Plata los casos del director de teatro, Gregorio Nachman, y de Cecilia Viñas, de quien se obtuvieron los aterradores registros de unas llamadas a su madre desde un lugar desconocido, cuando ya había retornado la democracia: “Gregorio Nachman forma parte de este grupo de víctimas que no conformaron principalmente el objeto de las causas porque no se supo en qué centro clandestino de Mar del Plata estuvo alojado. Hubo una causa residual en la que se agruparon las investigaciones en torno a este tipo de secuestros y posteriores desapariciones. Esa causa demoró más que las otras, en las que la existencia de los sobrevivientes de los centros clandestinos permitía establecer más fácilmente la prueba respecto las detenciones, los tormentos y las posteriores desapariciones de las víctimas. En el caso de Cecilia Viñas, si bien su caso fue denunciado en uno de los primeros tramos de Base Naval, recién en esta última etapa se estableció judicialmente que existía suficiente mérito para indagar a los imputados por este caso. Cecilia no fue detenida en Mar del Plata. Ella y su marido, Hugo Penino, eran marplatenses y habían tenido su militancia en Mar del Plata. Había persecución política en torno a ellos, pero fueron detenidos en Capital Federal. El paso de Cecilia por la Base Naval de Mar del Plata está acreditado a través de testimonios de sobrevivientes. Su trayecto es un poco atípico en términos de los secuestros que se habían ido juzgando hasta ese momento. En general, eran secuestros ocurridos en la Ciudad y alojaban a las víctimas en centros clandestinos también de esta jurisdicción. El caso de Cecilia sí fue juzgado por su paso por la ESMA”, manifestó la fiscal a La Retaguardia
Otra de las particularidades de este juicio es que la mayoría de los genocidas imputados goza del beneficio de la prisión domiciliaria: “De los 43 imputados, hay solo 2 cumpliendo prisión efectiva. Hay un grupo de 4 o 5 que están excarcelados y hay un grupo mayoritario de imputados que por razones de salud y de edad les han concedido el arresto domiciliario. De los 43 imputados, en la sala tuvimos sentados solo a 12”, expresó Montero y explicó esa situación: “Hemos presentado recursos (para evitar que se fueran a sus casas). Nuestra Cámara Federal y después la Cámara de Casación Penal estableció criterios concretos en relación al otorgamiento de esta morigeración de la detención preventiva. Muchos de estos imputados llevan mucho tiempo en prisión preventiva. Recién ahora estamos pudiendo empezar el juicio oral y público que es la última etapa del proceso”, dijo.

La coordinación entre fuerzas

La fiscal explicó cómo en este juicio se tratará de probar la interacción de las distintas fuerzas en el entramado represivo y mencionó las imputaciones de algunos de esos grupos: “Hay casos que vienen imputados exclusivamente a miembros de una fuerza porque se ha probado que ha intervenido en un determinado centro clandestino. Es el caso de la Fuera Aérea. Los miembros de la Fuerza Aérea que están en este juicio, están imputados por los hechos de las víctimas que pasaron por el centro clandestino La Cueva. A diferencia de esta situación, los jefes de la Subzona 15, el Ejército, vienen imputados por los hechos que ocurrieron en los distintos centros clandestinos y también por estos secuestros y desapariciones en relación a víctimas que no necesariamente fueron vistas en algún centro clandestino de esta jurisdicción”, manifestó.
El público presente en la primera audiencia que se llevó a cabo fue, en su mayoría, familiares de las víctimas, sobrevivientes y organismos de derechos humanos: “También hay familiares de los imputados, pero mayoritariamente el acompañamiento de los juicios está dado mucho más por la gente que está acompañando a las víctimas o a los organismos que son los que pueblan la sala de audiencia”, relató.
Por último, la fiscal se refirió a la duración de un juicio que por la cantidad de imputados y de las víctimas que prestarán declaración se prevé será muy largo: “Todo indica que será extenso. Tenemos un cronograma de audiencias semana por medio. El Tribunal está integrado con un juez que no es de Mar del Plata. Tenemos previsto un cronograma extenso. Hay más de 500 testigos ofrecidos por la Fiscalía para declarar, sin perjuicio de que hay muchas declaraciones que fueron prestadas en juicios anteriores y nosotros pretendemos que se incorporen en formato audiovisual. Estamos hablando de un juicio prolongado. Hay 272 víctimas, de las cuales 97 llegan a juicio por primera vez. Va a haber muchos testimonios en relación a esos casos que se juzgan por primera vez”, cerró Eugenia Montero.

0 comentarios:

Publicar un comentario