6 jun. 2018


En el último tramo de las exposiciones en comisiones antes de llegar el próximo 13 al debate por el aborto legal en el recinto, disertó Manuela Begino Lavalle, secretaria del Centro de Estudiantes del colegio Rodolfo Walsh de VIlla Pueyrredón. Lo hizo con una perspectiva de derechos de mujeres adolescentes, haciendo hincapié en que merecen la misma autonomía que las adultas y en la responsabilidad de la Iglesia en la falta de soberanía sobre nuestros cuerpos. (Por La Retaguardia)

Foto: po.org.ar


La ESI que brilla por su ausencia

"En mi colegio supuestamente se aplica la ley de Educación Sexual Integral. Lo que tenemos son dos o a veces una jornada por año en la que se trata directamente el tema. Después, supuestamente es transversal a todas las materias pero la realidad es que yo no he podido vislumbrar o entender qué tipo de perspectiva de género se tiene en las materias porque no la hemos notado. Es una de las críticas que hago a la ley, que no especifica que tiene que haber una materia sino que se habla de transversalidad", explicó Begino Lavalle. "No digo que esté mal, en principio está bien, pero debería haber un espacio semanal o mensual dedicado a la educación sexual. Las jornadas funcionan a voluntad de los docentes y que ellos se copen. Eso también es criticable porque ellos deberían tener una preparación y una remuneración. Son los que tienen más ganas y están interesados en la jornada y lo que hacen es consultarnos a los pibes y las pibas qué temática queríamos tocar y lo hicimos el año pasado", agregó.

Plantarse frente a diputados y diputadas

"En la intervención hablé sobre la autonomía sobre sus cuerpos de las mujeres adolescentes y por eso el proyecto que yo apoyo personalmente es el de la Campaña Nacional por el Derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito porque tiene en cuenta el tema de la autonomía progresiva. Es importante entendiendo que no todas las familias, las casas, no todos los menores de edad cuentan con un adulto responsable que pueda entender cuándo una quiere practicarse un aborto. Si uno no tiene en cuenta el derecho de las menores de edad a decidir sobre sus propios cuerpos, está marginando y dejando de lado a un gran sector de la población que suele ser el más humilde.
Me parece que las jóvenes y adolescentes, las estudiantes de colegios secundarios, somos de las más movilizadas por el aborto", destacó Manuela. "En mi colegio hicimos un plebiscito y salió totalmente a favor, pero se ve también charlando, viendo las mochilas de los chicos. Hay una generalidad de que estamos siendo un poco vanguardia en la lucha por el aborto porque hay un gran sector de la juventud que está a favor no sólo de palabra sino que se moviliza, copa los pañuelazos en Congreso, las movilizaciones de mujeres", contó.

Protocolo, ESI y Secundaria del Futuro, las razones de la última toma

"En cuanto al protocolo para actuar en casos de violencia de género, nosotros presentamos como Coordinadora de Estudiantes de Base, una propuesta al Ministerio intentando que sea una de las reivindicaciones que podríamos ganar en lo que fueron las tomas y la Ministra Soledad Acuña nos ha dado jornadas de debate con representantes del centro de estudiantes pero la verdad es que no ha quedado en mucho. No existe ahora en los colegios un protocolo que indique cómo actuar frente a casos de abuso o violencia de género. Realmente es un reclamo muy importante", planteó. "Después, hay colegios como el mío en el que luego de una cantidad de escraches y denuncias contra compañeros nuestros por situaciones abusivas o de acoso a compañeras, logramos elaborar nuestro propio protocolo que creímos más adaptado a las necesidades que había. Lo presentamos en dirección, se terminó aprobando de alguna manera y se está aplicando progresivamente. Eso fue una lucha ganada, pero la generalidad de las escuelas no cuenta con ese protocolo", aclaró la estudiante.
"Lo que planteamos desde la comisión de Género es la necesidad de que los casos se tomen con sus particularidades, que no se apliquen generalidades sin entender quiénes son las personas involucradas y qué es lo que pasó. Hablamos de que se entreviste a la víctima y al víctimario por separado, que se tome nota de la denuncia y, exceptuando casos graves, vamos por la reeducación de estos compañeros. No queremos que se los expulse del colegio porque sería una lavada de manos de parte de las autoridades. Queremos que se hagan cargo de esta situación y que puedan a través de tratamiento psicológico colaborar con una reeducación de los compañeros y que realmente se entienda por qué no deben repetir estas conductas", reflexionó Begino Lavalle.
"La Secundaria del Futuro se aplicó de forma piloto en treinta colegios públicos de la Ciudad, también algunos privados. Lo que nosotros entendemos es que todavía existe una chance de tirar abajo esta reforma entendiendo la convulsión que se está dando en el país en general más allá de lo educativo. Hay distintas situaciones de crisis y seguimos estando en contra de esta ley porque entendemos que no tiene que ver con ninguna reforma que nos beneficie a los estudiantes, al contrario", planteó.


0 comentarios:

Publicar un comentario