11 jul. 2018


Está en desarrollo el segundo tramo del juicio por crímenes de la dictadura en esa provincia en el ámbito de la Subzona militar 14. Son 18 los imputados y 234 las víctimas de este proceso que comenzó a finales de agosto del 2017 y podría llegar a sentencia antes de fin de año. Raquel Barabaschi es querellante en la causa y contó en el programa Oral Y Público los detalles del juicio. (Por La Retaguardia)

Foto: diariolareforma.com.ar

Barabaschi manifestó que en La Pampa se han cometido diversos crímenes de lesa humanidad durante la última dictadura, aunque se pretenda instalar que en la provincia no sucedió nada: “Antes, durante y después del golpe se dijo que La Pampa había sido una isla y que acá no había pasado nada. Lejos de ser una isla, hubo alrededor de 400 personas víctimas del Terrorismo de Estado y 52 compañeros desaparecidos. La dictadura cívico-militar-eclesiástica-judicial y civil hizo que siempre se tratara de ocultar todo lo que acá había pasado”, explicó Raquel y contó acerca del inicio de los juicios: “Después de derogadas las leyes de Obediencia Debida y Punto Final, impulsamos los juicios por Memoria, Verdad y Justicia. Las Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora nos acompañaron como querellantes y aprendimos bastante de ellas. No sabíamos cuál era el camino a recorrer. No teníamos entrenamiento. Con la ayuda invalorable de ellas lo pudimos hacer”, destacó.
El juicio investiga los crímenes de lesa humanidad cometidos en la Subzona militar 14, en la provincia de La Pampa: “Hoy estamos transcurriendo la segunda parte del juicio. Es un juicio bastante ampliado ya que se ha evidenciado que son muchas más las víctimas y muchos más los represores. Lamentamos que los imputados estén llegando sin (prisión) preventiva. De los que tienen condena, algunos tienen domiciliaria por la edad. Hace un par de semanas se murió uno de los imputados y Casación le dio la opción a (Roberto Oscar) Fiorucci de salir del juicio por su estado de salud. Queremos cárcel común y efectiva para todos. Es muy importante para construir memoria, verdad y romper con ese mito de que La Pampa había sido una isla”, expresó.
En el proceso quedó demostrada la relación del departamento de inteligencia de la provincia con la Dirección de Inteligencia de la Provincia de Buenos Aires (DIPBA). Además, en este segundo tramo, se está juzgando a un genocida que durante el tramo anterior estaba prófugo: “Son 18 imputados. La Pampa formó la Subzona 14. En esta segunda parte del juicio quedó confirmada la importancia de la inteligencia del departamento D2, de acá. Estaba en consonancia con la DIPBA (Dirección de Inteligencia de la Provincia de Buenos Aires). Se está enjuiciando a (Luis Enrique) Baraldini, que en la primera etapa no pudo ser posible porque estaba prófugo. Fue jefe de la Subzona 14. Fue uno de los jefes carapintada que atentó contra el gobierno de Raúl Alfonsín. En Bolivia, estuvo perpetrando un ataque con otros militares contra Evo (Morales)”, señaló Barabaschi que ya imaginaba complicada la tarea de llevar adelante un juicio de lesa humanidad desde la asunción del gobierno macrista: “Nosotros ya visualizábamos la política de Derechos Humanos desde que asumió Mauricio Macri. Con lo que dijo sobre que los derechos humanos eran un curro y con los editoriales del diario La Nación veíamos que se iba a dificultar. A pesar de esas dificultades, el Tribunal (conformado por Mario Triputti, Marcos Aguerrido y Pablo Díaz Lacava) está avanzando firmemente. Están alternando su tarea con otras sedes en Bahía Blanca y Neuquén”, relató.

¿Cómo sigue el juicio?

“Nos faltan alrededor de 60 testimonios todavía para llegar al final. Las víctimas de este juicio son 161 personas y los testigos arriba de 230 en total. En algunos casos hay un poco de temor antes de dar el testimonio. Antes se les cubría el traslado y la estadía a los testigos. Ahora estamos con problemas presupuestarios. El juicio sigue avanzando. Esperamos concluir la ronda de testimonios y empezar los alegatos para septiembre. Antes de fin de año tendremos sentencia si Dios quiere”, vaticinó Barabaschi en Oral Y Público, el programa dedicado íntegramente a las causas por crímenes de lesa humanidad, que produce Radio La Retaguardia.
La querellante también se refirió a los centros clandestinos de detención que funcionaron en la provincia: “El principal fue el que funcionó en la seccional 1° en Santa Rosa, inaugurada en el año 1975. Era muy nuevita, como si hubiera sido hecha adrede. Otro fue el Puesto Caminero de Jacinto Aráuz, de un pueblo muy pequeñito. Allí los torturaban antes de trasladarlos a Santa Rosa. También estaba la Comisaría de Catriló. A esos lugares hemos ido a hacer los reconocimientos con víctimas que permanecieron en esos lugares. En Paso de los Algarrobos, hubo una escuela hogar donde chuparon a una maestra de 19 años embarazada de 6 meses. Es un lugar desértico. La directora de esa escuela hogar era la hermana de Fiorucci, uno de los imputados más terribles que tuvo la dictadura acá en La Pampa. No hay una víctima que no lo nombre”, destacó.
Aun en época de tempestades, Barabaschi se mostró optimista de cara al futuro y valoró el sostén de agrupaciones como Madres y Abuelas de Plaza de Mayo: “Ahora hay que fortalecerse más que nunca y estar en la lucha. Todos los derechos que nos están siendo quitados, Tenemos que seguir luchando sin bajar los brazos y tomando como ejemplo a nuestras Madres y Abuelas que nunca lo hicieron. Es el camino que nos han señalado y del que no nos vamos a apartar”, aseguró.
Por último, Barabaschi dio la grata sorpresa de que los medios de comunicación locales estuvieron apoyando la realización de este juicio y acompañando el proceso: “Los medios en La Pampa nos han acompañado siempre. Diciendo la verdad y poniendo en manifiesto cada testimonio de cada compañero, haciendo crónicas muy sentidas de los que va pasando. Eso es para celebrarlo. Acá en La Pampa tenemos buenos compañeros periodistas”, cerró.


0 comentarios:

Publicar un comentario