25 jul. 2018

El presidente Mauricio Macri firmó un decreto que permite a las Fuerzas Armadas actuar en tareas de seguridad interior. Se realizarán movilizaciones y actos de repudio en todo el país este jueves 26 de julio. Organismos de Derechos Humanos convocaron a manifestarse a las 17 horas frente al Ministerio de Defensa, en Av. Paseo Colon y Alsina. El Encuentro Memoria Verdad y Justicia llamó a acompañar en la Ronda de los jueves a las Madres en la Plaza de Mayo a las 15.30 horas para después leer un documento. La Retaguardia recibió testimonios de personas de diversas organizaciones políticas, sociales y de derechos humanos repudiando el decreto firmado por el presidente y convocando a las movilizaciones de mañana. (Por La Retaguardia)

Flyer de la convocatoria al Acto (Fuente: facebook del Encuentro Memoria, Verdad y Justicia)




Ana María Careaga, psicóloga, sobreviviente, hija de Esther Ballestrino, Madre de Plaza de Mayo desaparecida
Este lugar que el gobierno le está otorgando a las Fuerzas Armadas no es un acto asilado. Está en línea con la política económica de ajuste, el acuerdo con el FMI y  va a traer consecuencias en el corto plazo en materia de vulneración de derechos, que va a continuar. Para sostener esa política de ajuste necesitan, otra vez más, a las Fuerzas Armadas en las calles. Hoy eso no requiere, como fue en su momento con el terrorismo de Estado, de un golpe de estado. Son otras estrategias de dominación, las llamadas nuevas estrategias de dominación blandas que no son ni nuevas ni blandas y van a traer más dolor y pesar para nuestro pueblo. Esas estrategias van en línea con las bases militares, con la presencia del Comando Sur de Estados Unidos, entre otras injerencias  y ataques a la soberanía. Frente a esto la respuesta es defender este pacto social como fue el 2x1. La respuesta es la movilización en defensa de este pacto que atañe a la sociedad, como fueron y son los juicios que juzgan los delitos de lesa humanidad y genocidio y como fue esta triada como respuesta histórica, de ética y dignidad, de memoria, verdad y justicia.

Claudio Lozano, Presidente de Unidad Popular
El decreto no hace más que completar el cuadro que venimos viviendo en los últimos tiempos. En apenas un par de meses, se puso en marcha una corrección de la estrategia económica sobre la base de una corrida cambiaria y financiera que puso en recesión al conjunto de la economía argentina y que de la mano del acuerdo con el Fondo garantiza poner a nuestro país en una situación de ajuste permanente durante los próximos tres años. Una agresión concreta y adicional a las ya vividas sobre las condiciones de vida del pueblo argentino. En ese marco y simultáneamente, Macri ha permitido, ha autorizado, que militares norteamericanos pertenecientes al Comando Sur estén formando hoy en la Argentina un cuerpo de elite de las fuerzas de seguridad para garantizar el control interno en el marco del G20 a fin de año. No contento con esto, ha puesto en marcha también la autorización de bases militares en Misiones, Neuquén y Tierra del Fuego bajo la excusa de la lucha contra el terrorismo o bases de ayuda humanitarias. Casualmente las bases se ubican en lugares centrales y estratégicos para los recursos naturales de la Argentina. En Misiones, arriba del acuífero Guaraní, la tercera reserva de agua dulce del planeta. En el caso de Neuquén, sobre Vaca Muerta, arriba de los reservorios no convencionales por miles de millones de dólares. En el caso de Ushuaia, en articulación con la base militar británica puesta en las  Islas Malvinas, en dirección a mantener la depredación sobre el Atlántico Sur y todo lo que implica la discusión de los recursos naturales de la proyección antártica. En ese contexto, Macri pone en marcha la modificación de la Ley de Defensa para permitir el involucramiento de las Fuerzas Armadas en el conflicto interno y permitir un redespliegue de fuerzas en el territorio que haga posible contener el conflicto que desata la puesta en marcha de un ajuste brutal como el acordado con el Fondo.  En este marco hay que expresar el repudio, hay que frenar esta política, porque Macri ha  burlado al parlamento nacional, que es quien debería haber discutido todas estas cuestiones, para poder burlar la democracia. Macri está haciendo estallar los cimientos mismos de la democracia en la Argentina y es hora de que la movilización popular y los que tienen responsabilidad institucional podamos frenarlos.

Víctor Basterra, sobreviviente de la ESMA
Ante un nuevo avance desenfrenado que tiene este gobierno en tomar decisiones que afectan al conjunto del pueblo argentino digo, como muchos compañeros y compañeras, que nos oponemos rotundamente a la implementación a las Fuerzas Armadas como elemento de seguridad interior. Tenemos una triste experiencia, muy triste, muy dolorosa. Estamos en contra de esas medidas. Ya se iniciaron varias acciones las cuales apoyamos. No a la intervención de las Fuerzas Armadas en la política interior, que va a ser en la persecución del pueblo luchador, del pueblo trabajador.

Pablo Contreras Varas, H.I.J.O.S. Zona Oeste
Mi más enérgico repudio a esta avanzada de este gobierno de derecha, contra los derechos obtenidos y darles herramientas a las Fuerzas Armadas, de nuevo, para que se vuelvan a instalar en las situaciones internas del país. Tuvimos algo parecido en lo que fue Milani, a cargo de investigar a las organizaciones sociales y organismos de Derechos Humanos, ahora vemos esto como algo mucho más grave: que un presidente firme un decreto para que puedan estar en las calles controlando la seguridad nacional.

Karina Almirón, trabajadora despedida y reincorporada del Hospital Posadas
Yo tenía 5 años cuando fue el golpe del 76 y crecí bajo el terror de la dictadura. No quiero volver a sentir ese terror ni que lo viva ninguna persona. Bajo el pretexto del narcotráfico quieren sacar militares a las calles para reprimir al pueblo trabajador. Tomemos los trabajadores las calles para que no salgan los represores.

Rodolfo Yanzón, abogado de la Liga por los Derechos Humanos
Es preocupante el anuncio de Macri sobre la intervención de las Fuerzas Armadas en cuestiones internas. Hay que ver hasta dónde puede implementar semejante acción. Detrás de esto hay, como en la mayoría de las políticas gubernamentales, son acciones y manotazos al solo efecto de apuntalar un discurso manudurista, un discurso que tiende a generar mayor empatía con el núcleo duro de sus votantes.
Además, con dos conceptos que siempre se repiten cuando se busca echar mano de la violencia estatal, que es el narcotráfico y el terrorismo. Hay que pelear eso. Tanto las fuerzas militares como la gendarmería van a tener sus serias complicaciones en implementar esto que pretende Macri. No van a salir airosas. Van a generar muchos mayores inconvenientes que los que podrían evitarse. Si se piensa en luchar contra cierto narcotráfico, las fuerzas militares terminarían siendo parte del problema de los negociados. Son anuncios que se realizan en medio de un fuerte ajuste que recae sobre el bolsillo de los trabajadores a quienes está tratando de demonizar de distintas maneras. El Ministro Dietrich dijo que la Argentina estaba cansada de las "extorsiones", de los sindicatos y de toda la parafernalia de este gobierno ultraconservador. Más allá de la coherencia que tiene en todo lo que hace este gobierno, habrá que ver cómo se implementa y, desde luego, cómo reacciona el pueblo argentino ante semejante descalabro institucional y de la vida democrática. Que la oposición pueda ejercer su presión para que, en todo caso, haya un debate en el Congreso. Las fuerzas armadas no pueden intervenir en cuestiones internas. Sería un despropósito y un perjuicio muy grave para la calidad democrática.

Germán Schwartz, H.I.J.O.S. Bariloche
Las Fuerzas Armadas se tienen que quedar adentro de los cuarteles. Ya bastante mal le hicieron en los sucesivos golpes de estado, en las décadas '30, del '40, del '50, dos veces en el '60 y el último golpe cívico militar en la década del '70. Otra vez la oligarquía echando mano a las Fuerzas Armadas para reprimir y después abandonándolas como basura que son. La seguridad interna la tenemos que hacer entre las organizaciones y entre todos nosotros, no las Fuerzas Armadas que ya mucho mal nos han hechos. Los milicos al cuartel.

Cecilia Parrile
Soy Pedagoga y hermana de desaparecidos. Hago mención a esta parte de mi identidad porque me permite dar cuenta haber vivida una de las épocas más oscuras de la historia argentina, la dictadura militar. Este intento del señor Macri de ampliar las funciones de las Fuerzas Armadas a través del decreto 638 me parece que intenta hacernos retroceder a más de 35 años de la historia. No debemos permitirlo. Tenemos que salir a las calles a oponernos, a luchar, a expresar francamente nuestro repudio. Permitir que después de toda la historia transitada y de las luchas llevadas adelante, que las Fuerzas Armadas vuelvan a participar en la represión interna no es una opción que como pueblo argentino debamos permitir. No debemos renunciar a la conquista del Nunca Más. No debemos permitir que Mauricio Macri cumpla con los reclamos de sus mandantes. No debemos permitirle que sea un empleado obediente. No debemos permitir que nos mande a reprimir ya que el único modo en el que este plan económico puede seguir sosteniéndose es a sangre y fuego y nosotros debemos oponernos a esto. Por eso, este jueves tenemos que ser miles de 30 miles en las calles diciendo no a la ampliación de la facultades de las Fuerzas Armadas.

Giselle Santana, Secretaria Gremial de la Junta Interna de ATE-INTI
Estamos difundiendo la convocatoria para este jueves para la movilización, primero a las 15:30 horas en la Ronda histórica de las Madres y luego a las 17 horas al Ministerio de Defensa junto con el resto de los organismos de derechos humanos y las organizaciones sociales, políticas y sindicales que vamos a repudiar el decreto del presidente Macri que habilita a las Fuerzas Armadas a hacer seguridad interior. Los trabajadores y las trabajadores del INTI tenemos mucho para decir sobre lo que implica la militarización y sobre las políticas represivas del gobierno macrista y de cómo quiere imponer a sangre y fuego los planes económicos de ajuste que está pergeñando con el FMI. Es por eso que nosotros que venimos sufriendo la militarización de nuestro organismo para poder terminar con nuestra resistencia de ya 6 meses contra los despidos, queremos ser parte de esta enorme movilización democrática del pueblo argentino para que el gobierno entienda que hace mucho tiempo que dijimos que militares en la calle nunca más.

Tomás Eliaschev, Secretario de Derechos Humanos del Sindicato de Prensa de Buenos Aires
Desde el SIPREBA repudiamos rotundamente la decisión del presidente Mauricio Macri de involucrar a las Fuerzas Armadas en la seguridad interna. Nos parece que forma parte de una escalada represiva que ya se ha cobrado las vidas de Rafael Nahuel y de Santiago Maldonado, que ya se ha cobrado varios heridos como en el caso de las movilizaciones en contra de la reforma previsional; hay 6 compañeros que perdieron un ojo por las balas de la policía. Esto tiene que ver con el ajuste y con los planes del FMI para la Argentina que solo cierran con represión. Vamos a estar en las calles repudiando la decisión de Macri, defendiendo los derechos humanos y denunciando la represión. Vamos a estar participando de la movilización con una columna que va a partir de la Agencia Télam, que está hace casi un mes en permanencia pacífica en reclamo de no a los despidos, y también en contra de la represión por Memoria, Verdad y Justicia.

0 comentarios:

Publicar un comentario