22 ago. 2018



Lo dijo Juan Contrisciani, delegado de Astillero Río Santiago, luego de la represión que sufrieron los trabajadores en las inmediaciones de la Gobernación en la ciudad de La Plata. En repudio a estos hechos hoy hubo paro provincial de ATE y regional de SUTEBA. Los 3300 trabajadores reclaman que reciben descuentos injustificados, que la producción está parada y que la paritaria sigue sin resolverse. La represión se desató cuando, luego de que el ministerio de Economía les cancelara una reunión pautada, movilizaron a la Casa de la Provincia y un manifestante fue embestido por un patrullero a alta velocidad. (Por La Retaguardia)

Foto: momento en el que el manifestante fue embestido por el patrullero (Pablo Gómez - AGLaPlata)


El conflicto

"Somos 3300 trabajadores. Casi la totalidad salió a la calle producto de que vemos cómo el gobierno de la provincia de Buenos Aires, de María Eugenia Vidal, está avanzando sobre nuestra fuente de trabajo. Está vaciando el Astillero y buscando la reacción de los trabajadores descontándonos compulsivamente de nuestro salario. Por eso salimos a la calle, a la mañana cortamos la autopista Buenos Aires-La Plata por un par de horas y después nos dirigimos al ministerio de Economía donde teníamos pautada una reunión paritaria", explicó Contrisciani durante el programa radial Otras Voces Otras Propuestas, que conducen Luis Angió y Rosaura Barletta. "Fuimos con la expectativa de poder resolver los descuentos que está haciendo la empresa en forma compulsiva e ilegal. Estamos en medio de una paritaria en la que se discute qué porcentaje de aumento salarial necesitamos los trabajadores, pero mientras tanto el mes pasado nos descontaron un rubro y la semana pasada nos confirmaron que el mes que viene tendremos un nuevo descuento en otro rubro. La preocupación que tenemos por nuestro futuro laboral se suma a que no sabemos cuánto vamos a cobrar concretamente el mes que viene", planteó. Además, el delegado informó: "No dan ninguna razón, lo hacen a través de comunicados y resoluciones sin firma que en lo concreto se llevan adelante. Lo denunciamos en la Justicia pidiendo una medida cautelar y estamos a la expectativa de que salga pero creemos que es un hecho más de esta línea de provocación que tiene la empresa. Estamos preocupados por nuestro laburo porque los barcos no se terminan de construir por la política de la empresa", aseguró. "Cuando empezaron a atacar nuestro salario y no sabemos qué vamos a cobrar, directamente hay desesperación en los compañeros que llegan como cualquier trabajador con lo justo a fin de mes. No vamos a tener ni siquiera el sueldo con el que venimos tratando de arreglarnos para cubrir nuestras necesidades", insistió Contrisciani.

La represión

"Era algo que estaba totalmente preparado, sabemos que vinieron efectivos policiales de toda la Provincia. Era un operativo armado con anterioridad. Uno trata de no caer en ninguna provocación, pero llega un punto en que no dejan margen. Fuimos al ministerio de Economía y no nos atendieron, fuimos a Casa de Gobierno y no hubo respuesta, no hubo diálogo. Nosotros nos preguntamos cuál es la razón, en qué se amparan para descontar un rubro que cobramos de esa manera hace 25 años, que está legalizado y homologado en el ministerio de Trabajo, incorporado a los sueldos básicos y a los cálculos jubilatorios", informó. "Todas las cuestiones legales están cubiertas. Para no dar una respuesta que deje en evidencia que los ilegales son ellos levantaron la reunión generando la bronca que se expresó en las calles", agregó.
"Hubo cinco detenidos, esperamos su liberación hasta la noche continuando una jornada que arrancamos a las ocho de la mañana en Astilleros, Ensenada, y decidimos quedarnos hasta que todos los compañeros salieran. Denunciamos que sufrieron apremios ilegales, los molieron a golpes. Hay compañeros con la cabeza rota, con un vaso roto. A muchos los detuvo la policía de civil y hubo un compañero que fue atropellado por un patrullero en plena movilización", denunció. "Iba a altísima velocidad, los compañeros se corrieron todo lo que pudieron pero uno no pudo y fue atropellado. Está hospitalizado. Ahí se expresó la bronca que tenemos por esta situación que acumulamos hace semanas. Estamos con incertidumbre laboral, no sabemos qué va a pasar con nuestros puestos de laburo, el sustento familiar que cada uno representa en su casa", sostuvo. "No tenemos habilitado ningún diálogo, veremos si se abre a partir de esto pero hoy por hoy no tenemos nada. No queremos retroceder ni un paso en lo conquistado a nivel salarial y laboral", advirtió Contrisciani.

0 comentarios:

Publicar un comentario