3 ago. 2018



Este sábado 4 de agosto desde las 13 horas en el Parque Irala de La Boca, vecinas/os, familiares y amigas/os del joven baleado por la Policía Metropolitana se juntan para exigir justicia. Lucas se recupera de las consecuencias del brutal ataque perpetrado por el oficial Ricardo Ayala, el 9 de noviembre de 2015 en la puerta de su casa. (Por Colectivo de Medios de Comunicación Popular*)

“El 9 de noviembre de 2015 estaba en mi casa, tranquilo, con mi hija y la madre de mi hija. Salgo a comprar, sin plata, a pedirle fiado a la panadera unos sanguches para comer. Cuando salgo me encuentro con el policía, nos miramos, me dijo qué vas a hacer, y seguí. Al volver, cuando estaba entrando a mi casa, me mira mal, sigue con la mirada, me mira de arriba abajo, le pregunto qué tanto mirás y empezamos a discutir. Fue una discusión como cualquiera, no hubo golpes ni nada. Entro a mi casa, estoy en el pasillo, escucho un paso y cuando miro para atrás lo tengo al policía con el arma casi apoyada en mi pera. Disparó y cuando caí en el suelo disparó dos veces más. No me voy a olvidar más de ese día”, recuerda Lucas hoy en su casa de La Boca. Mientras luchaba por su vida, la causa estuvo a cargo del juez de instrucción 39, Osvaldo Rappa, quien liberó a Ayala y calificó al hecho como un mero exceso en la legítima defensa. El oficial finalmente fue detenido en enero de 2016 por disposición de la Cámara Nacional de Casación Penal pero un año después fue liberado, cuando la Sala VI de la Cámara Nacional en lo Criminal decidió concederle el beneficio por la demora del trámite judicial a cargo del juez Rappa. “Ayala tuvo la posibilidad de poner un coche y salir en libertad. Yo no tengo esa posibilidad, yo estoy en silla de ruedas hasta el día de hoy por su culpa. La Justicia los protege a ellos en vez de a nosotros”, dice Lucas.
A casi tres años de haber sido baleado por el policía, Lucas Cabello aún espera que el Tribunal Oral en lo Criminal N°1 (conformado por los jueces Luis Salas, Adrián Pérez Lance y Fernando Ramírez) ponga fecha de inicio al juicio oral y público, y que Ricardo Ayala “tenga una condena máxima y ejemplar”. El policía de la ex Metropolitana se encuentra procesado por el delito de "homicidio agravado por el abuso de la función de miembro integrante de una fuerza policial, en grado de tentativa”. Y aunque el juez de primera instancia calificó el delito como "exceso en legítima defensa", luego la Cámara reconoció que su accionar implicó una grave violación a los derechos humanos. No obstante, llega al juicio en libertad.
El festival del sábado (organizado por Lucas, su familia, vecinas/os, amigas/os y organizaciones sociales y políticas del barrio), exigirá justicia y se manifestará contra la violencia institucional, el hostigamiento y el abuso de las fuerzas de seguridad. “Es necesario concientizar a los jóvenes sobre sus derechos que este Gobierno quiere arrebatarnos, la policía usa su poder cada vez con mayor impunidad –opinó Lucas-. Desde que yo tengo noción la policía siempre trató de caer sobre nosotros los pibes de barrios marginados. Es más fácil hacerle causa a un pibe con visera que está en la esquina con sus amigos, que meterse con gente con poder y es ahí donde están los verdaderos problemas”.
 Por eso este sábado desde las 13 hs. se realiza este festival, que contará con la participación de artistas, murgas, y bandas como Los Gardelitos y Karamelo Santo. La cita es el Parque Irala (Irala 500), en el porteño barrio de La Boca.

*FM Riachuelo, La Retaguardia, Sur Capitalino, FM La Caterva, Agencia Paco Urondo, ANCAP

0 comentarios:

Publicar un comentario