26 ago. 2018



El Lonko mapuche Facundo Jones Huala grabó una larga declaración política que La Retaguardia reproduce aquí. Lo hizo apenas 10 minutos antes de que las fuerzas de seguridad lo llevaran desde la casa de su abuela, donde cumplía prisión domiciliaria, hasta el Penal de Esquel, donde está ahora nuevamente detenido a la espera de la extradición a Chile,
Jones Huala fue detenido nuevamente ayer por la tarde en un procedimiento por lo menos irregular en el que incluso fue golpeado. La declaración del Lonko que La Retaguardia difunde y comparte, tenía por intención ser difundida ayer, cuando se cumplieron los 9 meses del asesinato de Rafael Nahuel, el joven mapuche asesinado por Prefectura el día del velatorio de Santiago Maldonado. Ahora que la Corte Suprema confirmó su extradición a Chile, Villanueva aprovechó para revocar la prisión domiciliaria tras un pedido de la fiscal Sylvia Little, que aduce peligro de fuga. (Por La Retaguardia)

Foto: Jones Huala al salir del juicio en el que se decidió su extradición a Chile (Archivo: Agustina Salinas/La Retaguardia)

Facundo Jones Huala terminaba de grabar esta declaración pública cuando las fuerzas de seguridad golperon las puertas de la casa de su abuela, no muy amablemente. El Lonko mapuche cumplía allí prisión domiciliaria, con su tobillera electrónica y el equipo de GPS que funcionan como control de la efectividad del cumplimiento de la pena. Ingresaron, lo esposaron golpes mediante, y se lo llevaron nuevamente hacia la Unidad Nº14, el penal de Esquel donde ya estuvo preso y hasta realizó allí una huelga de hambre. Esta mañana todavía le dolían los golpes.
Según pudo saber La Retaguardia, las personas que actuaban como garantes de la prisión domiciliaria recibieron al rato el llamado de quienes monitorean el cumplimiento de este tipo de medidas a través de tobilleras electrónicas. La razón era saber por qué Jones Huala se estaba desplazando y había abandonado el lugar de su domiciliaria. Un control riguroso que, como se ha visto en varias ocasiones, no tienen los genocidas que están cumpliendo las condenas en sus casas. 
La declaración de Facundo Jones Huala comienza en mapudungun. Luego, habla en castellano recordando a Rafael Nahuel: "Me dirijo a ustedes con profunda tristeza, en esta fecha, nueva conmemoración de otro mes de la muerte del peñi Rafael Nahuel. En el contexto de persecución política de los peñi Fausto Jones Huala y lautaro Alejandro González por los huinca, buscados por el Estado opresor argentino bajo las órdenes del fascista juez Villanueva, mismo juez que decidió ser obsecuente al poder político, a los mandatos del fascismo empresarial de Macri, Bullrich, del Estado chileno y del Estado Argentino, al interés la empresaria del capitalismo, de las trasnacionales, de la oligarquía terrateniente de ambos países, para conceder la extradición en primera instancia".
Jones Huala se refirió al reciente fallo de la Corte, que ratificó el fallo de Villanueva: "También eso ha sido ratificado por la Corte Suprema de Justicia de la Nación, vulnerando todos nuestros derechos. He sido sometido al mismo proceso dos veces, algo totalmente ilegal en cualquier parte del mundo. Prácticamente se ha violentado el convenio 169 de la OIT, ratificado por este país hace muchos años. Se ha violentado la misma Constitución Nacional, artículo 75 inciso 17".
El referente mapuche cargó contra la justicia: "hay una diferencia entre lo legal y lo legítimo. Se pueden tener los mejores abogados del mundo, pero existe una voluntad política de reprimir y de oprimir. Hay una voluntad política de entregar todo a los gringos, a los yankees, a las empresas transnacionales; una voluntad de parte del poder político, que siempre ha sido independiente del color que esté, sólo un brazo más de las oligarquías criollas, que ya de por sí son furgón de cola del imperialismo, son empleados de los grandes imperialistas; Piñera en Chile y Macri en Argentina". También fue duro con los gobiernos de centroizquierda que gobernaron en la región: "Como también lo fue la Concertación en Chile y lamentablemente la socialdemocracia kirchnerista, porque aquí no se nos dio solución en ninguno de estos gobiernos; en más de 20 años de conflicto mapuche en ambos lado de la Cordillera no ha habido solución, lo que nos ha llevado a profundizar procesos de autodefensa y de resistencia".
Desde la casa de su abuela, donde cumplía la prisión domiciliaria, Jones Huala envió un mensaje a os jóvenes mapuche y volvió a calificar a su detención como política. "Entender la prisión política como el miedo del opresor a la conciencia del oprimido. Entender las balas como el temor de esos ricos y poderosos a perder sus privilegios que significan nuestra muerte, nuestra pobreza, nuestra marginación y explotación; la discriminación, que significa nuestro analfabetismo, nuestro embrutecimiento, los exagerados niveles de pobreza que existen en nuestras comunidades en las zonas rurales e incluso mucho peor tantas veces en zonas urbanas. Pero sobre todo profundizar el trabajo en la ruralidad, en el campo, en la tierra de nuestros abuelos. Reencontrarnos con nuestras raíces, volver al Lof. Los jóvenes mapuche que migran de las comunidades hacia las ciudades, de invitaciones a volver a sus comunidades, a utilizar las herramientas que han aprendido cap en el mundo huinca con su propia gente, con su familia, con sus vecinos. Sobre todo comprender que los jóvenes somos más las fuerzas que necesitan nuestros mayores para seguir ejerciendo nuestra forma de vida mapuche, nuestros derechos políticos y territoriales, eso es reconstruir nuestro mundo entre nosotros como hermanos".
Reivindicó todas las formas de resistencia, incluso la de otros grupos mapuche con los que el suyo tiene diferencias, "siempre y cuando sea digno, rebelde, antisistema, anticapitalista, antioligárquico, mientras combatan a las petroleras, a las mineras, a las hidroeléctricas, siempre voy a estar de su lado. Rechazo a todos los traidores que transan con el Estado, con el poder y con las empresas a los que venden a sus hermanos, a los que trabajan para la policía, a los que trabajan para los fiscales, a los que trabajan para los jueces, a los que trabajan para el enemigo. Son menos que un huinca, son basura que hay que expulsar del territorio. Es momento de volver a ejercer la justicia mapuche. Es momento de volver a ejercer todos nuestros derechos políticos y territoriales con nuestras propias manos".
El Lonko cerró su comunicación nuevamente en el idioma de la Nación Mapuche, y luego volvió al castellano para despedirse: "Un abrazo grande a todos los peñi y los lamien. A todas las tierras en las que he podido combatir, compartir, aprender, porque he aprendido de todos: de los mayores, de los niños, de los jóvenes, de los aciertos,de los errores. Muchas gracias. Un saludo combativo a todos mis peñi y lamien, camaradas. Ahí nos encontraremos en algún lugar, en el Puelmapu (Argentina), en el Gulumapu (Chile), no importa. Un saludo fraternal".

*Los extractos volcados al formato gráfico son una parte mínima de toda la declaración pública de Facundo Jones Huala y no necesariamente es lo más importante. A quienes quieran conocer la declaración completa les invitamos a escuchar el audio que acompaña la publicación.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario