13 ago. 2018



Es incómodo ser noticia. Quienes integramos medios comunitarios, alternativos y populares, estamos acostumbrados a estar, a acompañar, pero en general la noticia es otro/a. Esta vez nos ponen en el centro de un ataque, y bien directamente. El gobierno de la CABA avanza contra el Registro de Medios Vecinales, quizá la única experiencia en el país de acceso democrático a la pauta publicitaria del Estado. Reproducimos este comunicado que construimos con compañeros y compañeras de otros colectivos de comunicación popular. (Por La Retaguardia)

El 1 de agosto el Registro de Medios Vecinales, creado por la ley 2587, que depende del Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires apercibió a 39 producciones radiales, la mayoría pertenecientes a radios comunitarias como Radio Gráfica, FM La Tribu, Frecuencia Zero y La Retaguardia.
Creemos que se trata de una persecución política para acallar voces críticas a los gobiernos nacional y local. Este apercibimiento, que implica una instancia previa a la suspensión y expulsión del Registro, se da en el marco de una rebaja en la pauta publicitaria, y de un “apagón” de todos aquellos medios que visibilizan a quienes luchan contra el actual modelo neoliberal.
Para los medios comunitarios, quedarnos sin la pauta publicitaria de la Ciudad, un derecho democrático al que accedemos a través del Registro de Medios Vecinales, sería empezar a apagarnos. Porque ya nuestras condiciones de producción están al límite producto de la inflación. Sin este recurso, se ponen en riesgo decenas de fuentes de trabajo.
Por eso convocamos a toda la comunidad de la Ciudad de Buenos Aires, a los centros culturales, sindicatos, organismos de derechos humanos, legisladores/as, comuneros/as, instituciones educativas, de salud, que son parte de nuestros medios, a defender un Registro de Medios Vecinales plural, con todas las voces.

El miércoles 15 de agosto a las 11 de la mañana, haremos una conferencia de prensa frente a la sede del Gobierno porteño en Parque Patricios, con representantes de cada medio, para denunciar esta persecución y dar cuenta de la gran solidaridad que supimos construir en años de trabajo.

Porque sin medios populares no hay democracia.

Exigimos el cese de la persecución política y el ajuste en el Registro de Medios Vecinales.

0 comentarios:

Publicar un comentario