17 ago. 2018



El lunes pasado se inició ESMA IV, un nuevo tramo donde están imputados 10 genocidas que afrontan cargos por primera vez. En esta ocasión habrá 27 víctimas más que se agregarán a los 789 casos que ya comprende la megacausa. En el programa Oral y Público que conduce Fernando Tebele por Radio La Retaguardia, Carlos Loza de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos (AEDD) contó los detalles particulares de este tramo. Además, Diego Adur estuvo en la audiencia inicial en Comodoro Py y recopilamos el testimonio del abogado querellante Rodolfo Yanzón sobre lo que dejaron las más de tres horas del primer día de juicio. (Por La Retaguardia)

Foto: lectura del veredicto del tercer tramo (archivo Agustina Salinas/La Retaguardia)

Pasadas las 14:30 horas del lunes, dio inicio la primera audiencia de este cuarto tramo de la megacausa ESMA. Allí se leyeron las acusaciones a los 10 genocidas imputados que nunca antes habían sido juzgados. En la sala se encontraban 8: Carlos Mario Castellví, Miguel Conde, Carlos Néstor Carrillo, Horacio Luis Ferrari, José Ángel Iturri, Jorge Luis María Ocaranza, Ramón Roque Zanabria y Raúl Armando Cabral. De los otros 2 genocidas imputados, Néstor Eduardo Tauro se encuentra internado en el Hospital Naval y Claudio Vallejos se fugó de la prisión domiciliaria, por lo que se pidió su captura.
Rodolfo Yanzón, abogado de la querella que integra Víctor Basterra, sintetizó en qué consistió esta primera audiencia del cuarto tramo de la Megacausa ESMA: “Nos vamos con un cuarto intermedio. Hemos escuchando las acusaciones que pesan sobre los 10 imputados, imputados que nunca fueron juzgados. Están imputados por alrededor de 800 casos, donde hay muertos, desaparecidos y gente que ha sobrevivido, pero pasó por la tortura y el secuestro. En unos días vamos empezar a escuchar las indagatorias para ver si alguno de los imputados va a decir algo. Yo siempre tengo la esperanza de que alguno diga algo más de lo que conocemos. Quizá sea un poco ingenuo, pero no pierdo la esperanza. Hay distintas imputaciones. Son decenas de casos de chicos nacidos en cautiverio en la ESMA. Es un tema fundamental. Estamos hablando de los autores directos. Son parte de estos autores directos que tuvieron a su cargo la tortura y el secuestro. No son jerarcas de los grupos de tareas ni de cuadros superiores. Estamos hablando de gente que estuvo en contacto directo con los torturados y los secuestrados”, dijo el querellante.
Yanzón se refirió a la posible duración del juicio teniendo en cuenta las maniobras dilatorias que ya se comenzaron a vislumbrar por parte de la defensa: “No sé cuánto tiempo demorará este juicio. El último demoró cinco años cuando pensamos que como mucho iba a demorar dos. Está el temor de que a los jueces se les vaya de las manos este juicio. Por eso las intervenciones de hoy, para decir que no vamos a tolerar algunas cuestiones ni planteos que se reiteran innecesariamente. Hay cuestiones que tenemos que estar escuchando de los abogados defensores, planteos reiterativos que no nos tienen que sacar del eje que es el juzgamiento, y llegar a una sentencia definitiva”, expresó.
La referencia de Yanzón es para Guillermo Fanego quien en una nueva bravuconada que duró 25 minutos denominó estos procesos como ‘juicios de venganza’ y hasta reivindicó los centros clandestinos: “Nosotros no podemos permitir que en el medio de la audiencia, delante de sobrevivientes y de hijos de desaparecidos digan que estamos montando juicios de venganza. Eso no corresponde en un juicio de esta naturaleza y mucho menos que reivindique los centros clandestinos de detención. Me he sorprendido mucho. A Fanego lo he escuchado muchas veces y estas cuestiones alguna que otra vez se las escuché, pero que lo siga diciendo me intranquiliza, me molesta y me indigna. Es un abogado y debería saber que hay límites, que la Constitución está por encima de todo y los Pactos Internacionales de Derechos Humanos también”, concluyó Rodolfo Yanzón.
En la previa al inicio de este cuarto tramo, Carlos Loza conversó con Fernando Tebele en Oral y Público, el programa de Radio La Retaguardia sobre los juicios a los genocidas: “Este tramo es por 10 represores distintos a los 54 que fueron condenados, algunos, y absueltos, otros, (en ESMA III). Se refiere a diferentes causas. Son 10 nuevos por casi 600 casos del tramo anterior más 27 casos nuevos. Solamente por estos 27 casos acusan a 10 genocidas”, comenzó detallando el sobreviviente y explicó cómo se dieron esas imputaciones: “Surgieron de los expedientes secretos que había en el Ministerio de Defensa, a partir de investigadoras que estaban ahí y fueron desplazadas. Se liquidó el equipo de Derechos Humanos del Ministerio de Defensa. Surgió un expediente donde 4 de estos acusados, que eran 5 y 1 falleció, habían sido designado para ir a saquear las casas de detenidos-desaparecidos. De ahí surgió que estos casos eran de ESMA, porque no estaban denunciados los lugares de secuestro. El expediente se construyó y llegó hasta lo más alto de la Armada. Uno de ellos, el que era el jefe, fallecido, había robado cosas para él y había permitido que otros se llevaran cosas. Entonces, se emitió un expediente. Es algo maquiavélico. Los mismos que lo mandaron a robar después le armaron un sumario. Cuatro genocidas imputados surgen de ahí. Otros son de tramos anteriores que no llegaron a juicio. No entraron en el juicio porque fue posterior al inicio de la megacausa ESMA. Hay un caso por (Héctor) Hidalgo Solá, el de un represor extraditado de Brasil (Claudio Vallejos). Así se fue conformando este juicio. Son 10 en total de todo el período de la ESMA, desde el principio hasta el final”, dijo.
Con respecto a la duración de este tramo, se espera que el juicio sea breve ya que se acordó incorporar los testimonios de las víctimas de tramos anteriores sin la necesidad de que pasen nuevamente a declarar en nuevas audiencias: “Hay una acordada de la Cámara de Casación N°1, del año 2012, que para evitar la revictimización de los testigos, se los excluye de su testimonio y se reincorporan a la causa lo declarado en los juicios anteriores. Hay casos de la causa III, de personas que han fallecido como por ejemplo el sacerdote Ricardo Yorio. También hay del juicio ESMA II, que fue de 2009 a 2011, y de la megacausa ESMA. Si bien somos caso de nuevo por estos 10, estamos exentos de declarar por esta acordada salvo que la defensa o alguna parte pretenda hacer preguntas. En ese caso, se le va a decir qué se le va a preguntar al testigo que ya no haya dicho porque tiene la obligación de evitar la revictimización”, explicó Loza y remarcó esta posibilidad de volver a preguntar como una estrategia de la defensa para ganar tiempo y dilatar el juicio: “Es una manera de actuar que tiene la defensa, especialmente la de Fanego que estuvo en el juicio anterior y ahora patrocina a varios de los imputados en este juicio. Es una maniobra para ganar tiempo, para dilatar y para chicanear. Esperemos que el Tribunal se ponga firme. Después de 5 años, los jueces no lo toman con seriedad. Hizo pedidos de recusación de los jueces y pidió la suspensión del juicio”, contó el integrante de la AEDD que antes de iniciarse este nuevo tramo ya adivinaba que "seguramente va a haber algo de este show de Fanego”.

Amenaza en casa

Entre tanto, la preocupación del sobreviviente es por la continuidad y el sostén de estos juicios a los genocidas y también por los beneficios de prisión domiciliaria que le otorgaron a distintos represores que podría seguir reiterándose: “Nosotros estamos preocupados por la continuidad de los juicios. Los imputados ya están próximos a los 70 años y alguna Sala de la Cámara de Casación ya ha otorgado al que fue acusado por el asesinato del diputado (Mario Abel) Amaya de la UCR en el año '76. Lo mandaron con prisión domiciliaria (Loza se refiere a Jorge Osvaldo Steding). Nuestra nueva amenaza son estas prisiones domiciliarias que pudieran llegar a extenderse por el solo hecho de cumplir 70 años. Nosotros vamos a cuestionar esto. Vamos a salir a apelar todas estas decisiones porque son delitos de los más gravísimos que condena la legislación internacional, el delito de genocidio. La Justicia ya viene muy atrasada. Después de 42 años, muchos podemos esperar estas condenas. Una buena cantidad (de genocidas) han muerto impunes por cuestiones biológicas. Planteamos que los juicios contribuyen a fortalecer la verdad. Es un elemento reparador para las víctimas directas, para los familiares y para la sociedad en su conjunto. Es fundamental construir la memoria a partir de esa verdad. Una cosa que nosotros planteamos es recuperar la identidad, no solo la personal de los compañeros y las compañeras, sino su identidad social y política. Cuáles son sus ideales y su lucha. Como pasó en el juicio anterior, ponerlo de manifiesto en el alegato donde nosotros reivindicamos a los compañeros por ser militantes, por sus ideales transformadores y revolucionarios. Lo vamos a seguir haciendo. Vamos a trabajar para que se condene a estos y todos los que vengan, independientemente del tiempo. Nosotros no vamos a retroceder en nada. Los juicios continúan. Varios de ellos se están desarrollando en el país. Hay más de una decena de juicios que se están desarrollando. Hay conjunto de abogados, de militantes y de querellantes que trabajan firmemente todos los días para aportar elementos para que esta gente pueda ser condenada y que vaya a la cárcel de por vida”, aseguró Loza en Radio La Retaguardia.

Cambios en el Tribunal y la Fiscalía

El Tribunal Oral en lo Criminal Federal Nº5 de la Capital Federal quedó conformado con dos jueces del tramo anterior, Adriana Palliotti y Daniel Horacio Obligado, y con la inclusión de la jueza Gabriela López Iñíguez. Además, el juez sustituto será Javier Ríos. En la Fiscalía ahora está Félix Crous y Alejandro Alagia, que reemplazan a Abel Córdoba, de breve y silencioso paso por la causa. Antes habían pasado, representando al Ministerio Público Fiscal, Guillermo Friele (actualmente juez) y Mercedes Soiza Reilly, desplazada antes del final del juicio III. Las querellas coinciden en que el trabajo de Friele y Soiza Reilly corrigió falencias de la instrucción del juez Torres. Carlos Loza habló sobre estos nuevos fiscales y también tuvo palabras de agradecimiento para Friele y Soiza Reilly: “Fue ejemplar la tarea de esos fiscales. Por el ascenso de Guillermo Friele y por el desplazamiento de Soiza Reilly, que deliberadamente no pudo llegar al final del juicio, pero ha realizado una excelente labor en todas las etapas del juicio, con mucha profesionalidad. Siempre va a ser recordada por nosotros. Abrió las puertas de la Fiscalía a las víctimas, cosa que no era muy común, para poder explayarse, dar a conocer y aportar elementos. Eso sirvió perfectamente para las condenas. Si bien hubo absoluciones y algunas penas bajas, quedó claro que los compañeros que pasaron por ahí y están desaparecidos y los que somos sobrevivientes, hemos recibido gratamente las condenas, a pesar de que algunas son injustas porque son bajas. Ahora hay dos fiscales que conocen del tema, no son improvisados. Esperemos que podamos tener un desarrollo de juicio normal, no como pasó en el final del último año del juicio anterior donde prácticamente estuvo alegando un año la defensa. Tuvo más voces la defensa que los propios testimonios de los compañeros que pasaron por ese campo de concentración”, denunció.

Recuerdo a Cachito Fukman

Por último, Carlos Loza estuvo presente en el homenaje que la AEDD en conjunto con La Retaguardia realizaron a Enrique “Cachito” Fukman y recordó a su compañero: “Cachito fue fundamental en toda esta etapa del juicio por el valor que tuvo siempre, por sus testimonios completos y por la frontalidad que ha tenido con respecto a los represores. Es una pérdida irreparable. Cachito militaba integralmente. Él era las relaciones de la Asociación con todas las demás organizaciones y sectores de gatillo fácil, de hechos de violencia y violaciones. Cachito estaba presente en todas las causas. Todos lo recuerdan. Nosotros tenemos que reemplazar los espacios que él había ayudado a construir. Nos estamos encargando. Siempre me encuentro con gente que lo conoció y lo reclama. Necesitan su presencia. Nosotros lo sentimos. Sentimos una pérdida. Algunos nos hemos hecho más visibles. Estábamos metidos concretamente en el tema de los juicios y ahora tenemos que ser más públicos a partir de las relaciones que construimos dentro del Encuentro Memoria Verdad y Justicia. Por Santiago (Maldonado), por (Rafael) Nahuel y por todos los casos de asesinatos, de violaciones y de represión que hay en todo el país en este momento”, cerró Loza.

0 comentarios:

Publicar un comentario