24 sept. 2018



La asamblea trabaja en el barrio desde 2001 y está situada a pasos de la estación de tren General Urquiza, sobre Triunvirato entre Roosvelt y la vía, donde funcionó hace tiempo la pizzería “La ideal”. Llaman a difundir y acercarse por lo crítica que se tornó la situación. (Por Braulio Domínguez para La Retaguardia)

El pasado lunes 17 de septiembre recibieron una notificación de la justicia. Así lo relató Valeria, integrante de la asamblea: “Esta semana nos enteramos de que el 27 de diciembre la ADIF-SE -organismo que administra las tierras del ferrocarril- inició un juicio contra nosotros, catalogándonos de ser una vivienda. No nos notificaron, el juicio se desarrolló, no tuvimos lugar a la defensa porque no estábamos enterados y se resolvió que sí, que el desalojo se efectivice”.
Ante la pregunta de si es posible que uno no se entere de que se está realizando un juicio en su contra, señaló: “En teoría la justicia mandó la notificación el 20 de febrero, la pegaron en la puerta y se voló o alguien la despegó, porque estuvimos activando el espacio todas las semanas ese mes y no lo vimos”.
No sólo la asamblea está amenazada, en la misma manzana hay viviendas. Valeria relató que “dejarían a 7 familias en la calle, sabemos que la situación de algunos de ellos es muy precaria. Y no quedarían en la calle en un barrio que siempre los contuvo, porque tres torres destruirían bastante lo que es el barrio, se establecería otro criterio de vivienda, de más control, de mucha más vigilancia. A una vivienda le dijeron que en enero vienen con topadoras”.
“El paso a la estación del tren es un corredor de más de una cuadra, y es un espacio donde la gente se junta a ver los partidos de fútbol, la gente que trabaja en la verdulería tal vez se hace un asado, es un espacio público, y yo creo que con las torres ya no sería así. Es un espacio donde hace trasbordo la gente que viene de José León Suárez para tomarse el subte al ir a trabajar. Estamos hablando de gente a la que se suele discriminar y que capaz se siente cómoda en Villa Urquiza y ya no va a seguir siendo así, porque es horrible que te estén vigilando, que no puedas sentarte en un umbral, que no puedas sentarte en la vereda, y eso es lo que están generando en la ciudad”.
Desde el lunes la asamblea está en alerta. “No sabemos qué va a pasar, pero estamos poniendo todo para resistir”, señaló Valeria. Y agregó “La gente sabe que acá puede entrar y si hay comida puede comer, puede calentarse una pava, pasar al baño, puede estar un rato con nosotros, hay gente que llega y simplemente se sienta mientras nosotros desarrollamos nuestras actividades. También cada vez más gente nos pide ropa. Tenemos una gratifería, perchero comunitario".
Y justamente ahora es cuando más se necesita la asamblea, cuando las cosas más se están complicando, en ese sentido llamamos profundamente a la solidaridad de todos y todas, porque sería una pena no solo perder el espacio, sino que no podamos seguir ayudando a la gente que lo necesita, y las formas de ayudar son prácticamente infinitas. Pueden acercarse al espacio, difundir, dar un taller, traer ropa, etc. Ojalá que la gente que nos lea se pueda acercar. Nuestra voluntad es garantizar un espacio para todos y es gravísimo que se pierda, un lugar casi único en la Ciudad de Buenos Aires. Ya en la calle no podés ser vos mismo, y acá adentro somos nosotros mismos, sin que nadie nos vigile, ni controle, ni reprima y sería muy penoso que no podamos expresarnos más”.
También dialogamos con Lili, otra integrante de la asamblea, quien señaló “Es parte de esta movida de gentrificación, es parte de colonizarnos la subjetividad, es parte de convertir toda la ciudad en Puerto Madero, es parte de un plan que tienen, que es siniestro. Aparte es un negociado, hay mucha guita. Hoy en la asamblea funciona el bachillerato popular Berta Cáceres, funciona una consejería pre y post aborto -que es emblemática en la lucha por la ley del aborto-, funcionan talleres de integración, por ejemplo el de tango está ligado al taller de tango del Hospital Alvear, muchos talleres de oficios, como electricidad, serigrafía, talleres de danza experimental, cubrimos todo el espectro. También es un espacio político, donde siempre hubo actividades de CORREPI, de la gremial de abogados. Es un lugar donde se manifiestan las disidencias de género, identidades contra hegemónicas, es un espacio feminista, es un espacio con 16 años de activo, abierto a todas estas personas que no encuentran otro lugar, también es un espacio para los vecinos, porque yo doy el taller de tango y se llena, es un espacio que los vecinos siguen frecuentando. Los vecinos pueden presentar proyectos, eventos, peñas, milongas, bandas, les damos vía libre. Es un espacio horizontal, autogestivo, es emblemático, es un espacio que está tomado hace 16 años, por lo tanto cuestiona las formas de propiedad que el sistema nos obliga a padecer. Ellos nos dicen que nos van a desalojar porque somos ocupas, y no lo somos. Somos vecinos, este es nuestro territorio, lo estamos defendiendo, acá hacemos nuestras movidas, nos expresamos, es el lugar donde somos quienes somos. Están vulnerando todos nuestros derechos”.
La asamblea organizó una olla popular el pasado sábado al mediodía y la próxima actividad programada es para el sábado 6 de octubre, a partir de las 15 hs., en la plaza que está en Triunvirato y Roosvelt.

0 comentarios:

Publicar un comentario