14 sept. 2018



Lo denunció Damián Mantovano, vicerrector del ISPEE (Instituto Superior de Profesorado en Educación Especial), en diálogo dialogo con Luis Angió y Rosaura Barletta en Otras Voces, Otras Propuestas. Patricia Simeone, Rectora del Joaquín V. González, también habló del tema con Fernando Tebele y María Eugenia Otero en el programa La Retaguardia. En lugar de reemplazar a los profesorados, la nueva propuesta del gobierno de la Ciudad es que coexistan con la nueva Universidad. Sin embargo, la comunidad educativa persiste en su oposición a la creación de la UniCABA por considerar que estructuralmente la reforma sería la misma con algunos cambios sutiles y que, eventualmente, los profesorados terminarán siendo desfinanciados y vaciados de todas formas. (Por La Retaguardia)

Foto: (Archivo La Retaguardia/Natalia Bernades)


“El nuevo proyecto es tan inconsulto como el primero”

Patricia Simeone, rectora de J. V. González y presidenta del Cesge, la coordinación de los 29 profesorados, dijo: “Nos enteramos de que se estaban haciendo reuniones con especialistas. Nunca tuvimos injerencia. Nos enteramos de las cosas por televisión. Es una lógica del PRO: la soberbia de poder decidir y escuchar cuando tiene ganas, y después filtrar y tamizar toda la información que nosotros le íbamos dando según conveniencias o acomodos. En este segundo proyecto no hemos tenido, tampoco, ningún tipo de injerencia”, denunció.
“La Ministra (María Soledad) Acuña nunca se presentó en la Legislatura a poder defender su proyecto. Una Ministra de Educación que propone un cambio tan drástico tendría que haberles dado la información de forma directa a los legisladores, ya que a nosotros no nos la dio. Está muy bien que se pueda tener en cuenta especialistas de la OEI, el tema es por qué esos especialistas no pueden entrar en dialogo con las autoridades y con nuestros especialistas que recorren nuestras instituciones en el día a día. La lógica es venir desde el afuera, con recetas desde el exterior e imponerlas sin tener en cuenta nuestra cultura, lo que es básico para cualquier proyecto”, planteó Simeone.
“Uno de los especialistas me dijo algo que para mí fue revelador: cuando se nos presentó este trabajo, no se presentó cómo mejorar la formación docente en general sino una idea de cómo salir de este atolladero en que nos hemos metido y en donde querían crear la UniCABA. La última palabra de este proyecto la tuvo Maximiliano Ferraro”, aseguró.
Sobre el carácter inconsulto también opinó Damian Mantovano, presidente del ISPEE: “El gobierno de la Ciudad nos convoca pero para informarnos qué van a hacer, nunca para escucharnos. Ellos hacen el proyecto y nos lo bajan para que opinemos. No es compartido ni democrático, mucho menos inclusivo. Hay un sector que se lo impone al otro. Ellos proponen la desintegración de un sistema de formación docente y lo que te dan a elegir es cómo querés que sea, si de prepo o de a poco, pero no dan vuelta atrás con la esencia del proyecto: la desintegración de los profesorados”.
“La Ministra no puede obviar en sus declaraciones un ninguneo hacia nosotros y hacia los especialistas. Han ido doctores en matemática, filósofos y especialistas de todas las ramas que hay en nuestros profesorados han ido a dar cátedra. La última reunión con Acuña fue en el mes de diciembre. También nos ninguneó y fue bastante agresiva en sus consideraciones. Nunca vino a la sesión. Todas las presentaciones que hemos hechos están a disposición de cualquiera. Los mismos legisladores dijeron que fue la primera vez que se habló de Educación dentro de las sesiones”, agregó Simeone.

Las evaluaciones-filtro

“El Ministerio, a través de UniCABA, controlaría con evaluaciones externas el funcionamiento de los profesorados. A partir de esta evaluación externa se determinaría su cierre o no. Entonces dirían qué profesorados creen que no están funcionando bien, se enseñan cosas que no comparten o no tienen la matrícula que ellos querrían. Esto es sumamente peligroso para cualquier libertad académica y pedagógica”, denunció Mantovano. “Pensamos que es un maquillaje del clásico proyecto que ellos presentaron que apunta a la desintegración de los profesorados. Cuando leemos este proyecto, que también es preliminar, siempre son preliminares, nunca cerrados, nunca completos, vemos que la UniCABA tendría carreras que no se den en el gobierno de la Ciudad. Daría, en primera instancia, carreras de formación docente, nosotros sabemos que esto es una muerte lenta para nosotros”, aseguró Mantovano.
“El gran tema que plantea ella (Acuña) es la evaluación. Nosotros nos opusimos al Operativo Enseñar. Me llamó un chico del call center del ministerio informándome, a mí, rectora, que se iban a evaluar a los 4tos años de los planes. Nosotros tenemos 4tos años, pero de los planes viejos. Cuando se hace una evaluación se hace sobre los planes nuevos. No tengo 4to año, no puedo evaluar. Eso se le dijo. Nosotros creemos en la evaluación. Evaluamos a nuestros estudiantes. Hacemos evaluaciones y autoevaluaciones institucionales. Las evaluaciones institucionalizadas no sirven”, consideró Simeone. “Las condiciones donde se desarrolla la educación en la Ciudad de Buenos Aires no son las mismas que en otros lugares. Nosotros creemos en una evaluación situada que tenga en cuenta las condiciones en donde se desarrolla la educación. Podemos hablar desde condiciones edilicias, planes de estudio y muchas cosas que hay que tener en cuenta. Esos resultados de las pruebas tiza se mediatizan. Llegan más rápido a los medios de comunicación que a las propias instituciones. Se mediatizan para demonizar a la mala enseñanza o al mal aprendizaje que hay en la Ciudad o en Argentina en general. Nosotros nos oponemos a esa evaluación que es más un monitoreo”, declaró la rectora del Joaquín.

"Los primeros alumnos empezarían a cursar en 2020"

“En la ley, el Estado aparece como muy controlador y fiscalizador para considerar sobre las instituciones, que de no responder tendrán que estar cerradas. Estamos transitando una de las peores crisis, y a nivel educación mucho más profunda con toda la parte del sistema universidades, 57 universidades desfinanciadas. En la Ciudad de Buenos Aires se está pretendiendo crear una universidad para crear carreras que ya existen. No solo existen en los profesorados sino que también existen en la UBA. Yo quisiera que me explicaran dónde se cumple este proyecto de ordenar la oferta. Lo más importante para cualquier ciudadano de Buenos Aires es qué presupuesto se va a destinar para poder hacer la creación de una UniCABA”, se preguntó Simeone. “En el primer proyecto se utilizaba todo el presupuesto de las 29 instituciones para la UniCABA. En estos momentos no. Hay dos caminos que explica la ley: utilizando presupuesto que ya tiene la Ciudad de Buenos Aires, que yo creo que no sea de otra manera que desfinanciando parte de los 29 profesorados, o pidiendo otro crédito. Se quiere crear algo que ya existe”, consideró la rectora. “La formación docente en la Ciudad de Buenos Aires no está prendiendo una alarma roja. Los funcionarios, la ministra y el Jefe de Gobierno de la CABA deberían poner prioridades. Si la Ministra quiere propuestas, que recorra las 29 instituciones. Nosotros le dimos muchísimas. Que abra el debate, que fortalezca las instituciones, que mejore los salarios, que mejore la infraestructura, que haya más becas universales para los estudiantes”, insistió.

Qué va a pasar con los profesorados y qué ya está pasando

“Los postítulos, seguramente, irían a la UniCABA. Es lo que se lee entre líneas. Ellos ofrecerían un ciclo complementario. Cada una de las instituciones y cada uno de los postítulos seguirán peleando por quedarse en las instituciones. Ese postítulo tiene proyección hacia las carreras de grado. Trabajan enriqueciendo a las carreras de grado. Sería un error sacarlo de nuestros profesorados”, explicó Simeone.
“Con respecto a lo que ya se ve en relación a la gestión del Ministerio con los profesorados, nuestros alumnos se inscriben vía online y han tenido problemas para hacerlo, no estaban habilitados los links y otras cosas raras que no solían pasar. El Ministerio tampoco publicita los institutos como sí hace con otros espacios de formación y no hemos tenido respuestas para la apertura de nuevos espacios. Se mantiene lo que hay, pero si uno quiere impulsar un proyecto, un posgrado, por el momento no nos dan la posibilidad”, agregó Mantovano.
Además, para Mantovano, "la UniCABA es recorte presupuestario y control ideológico": “Sin duda hay un recorte presupuestario fuerte pero también es un control ideológico. Se trata de un engranaje más de la conocida como Escuela del Futuro que modificó los planes de estudio de los chicos del secundario que busca formar docentes acorde a este modelo”.

Qué se va a votar

“En relación a la legislatura, dijeron en su momento que no querían sacar el proyecto en forma automática con los votos del oficialismo aunque los tendrían. Saben que podría ser legal pero no tendría ninguna legitimidad si toda la oposición vota en contra. Hasta ahora dijeron que lo iban a sacar a fin de septiembre, pero lo último que supimos es que no, que se van a tomar más tiempo. Evidentemente, empiezan a encontrar trabas también dentro de la legislatura para conseguir votos que no sean sólo del propio bloque. Es un proyecto que arrasa muy fuerte con el sistema educativo y hay bloques que no quieren quedar pegados a eso. Si realmente la oposición aspira a gobernar en algún momento, esto es una mancha bastante fuerte”, consideró el vicerrector sobre el cuidado que tienen los distintos bloques a la hora de tomar posición. “Levantar la mano para apoyar la desintegración de un sistema formador que tiene más de cien años y que ha sido ejemplo en Latinoamérica. El bloque de Martín Lousteau generalmente se abstiene, pero en contra generalmente no han estado hasta ahora. Sin embargo, hubo gente de su partido en la movilización, están para la foto pero no cuando tienen que levantar que levantar la mano”, denunció Mantovano.

0 comentarios:

Publicar un comentario