19 oct. 2018



Ante el fallo del Tribunal Superior de Justicia sobre el Protocolo Lemus aparecieron muchas preguntas, miedos y versiones cruzadas. Natalia Gherardi, abogada, feminista, integrante del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género, actor clave del amparo presentado en 2012, fue entrevistada en el programa Hora Libre, que conducen Rodrigo Ferreiro, Matías Bregante y Natacha Bianchi. Los nubarrones se disiparon con contundencia. “Acá no cambió nada. Los hospitales públicos porteños deben seguir garantizando el acceso al aborto legal como lo venían haciendo”, aseguró. (Por La Retaguardia)

El Tribunal Supremo de Justicia de la CABA, rechazó un amparo interpuesto hace 6 años contra el Protocolo Lemus, que restringe el acceso al aborto legal en la ciudad. Según la abogada Natalia Gherardi, hasta que el fallo no quede firme sigue rigiendo el código penal y el Fallo FAL que permite el acceso a la Interrupción Legal del Embarazo (ILE) por causales.

-Rodrigo Ferreiro: ¿Qué sucedió ésta semana con respecto al Protocolo Lemus, que puede generar una modificación en las prácticas de los abortos no punibles en la Ciudad de Buenos Aires?

-Natalia Gherardi: El Tribunal Superior de Justicia (TJS) de la Ciudad dictó sentencia en un amparo que interpusimos hace ya 6 años contra el protocolo de acceso legal que había presentado Lemus cuando era Ministro de Salud porteño. Era un protocolo con muchos requisitos para acceder al aborto legal, que excedían lo que dice el Código Penal y que contradecían la interpretación que hizo la Corte con respecto al caso FAL. Entonces, en ese momento (2012), las integrantes del Equipo Latinoamericano de Justicia y Género, junto con el CELS y María Rachid, que era legisladora, presentamos un amparo que fue bien recibido en primera instancia y que, junto con medidas cautelares y un fallo posterior del Juez (Roberto Andrés) Gallardo, dejaron sin efecto muchos requisitos restrictivos e ilegales del Protocolo Lemus, permitiendo el acceso a abortos no punibles.  Ayer, la Corte dijo que la forma en que elegimos cuestionar el Protocolo Lemus, con una acción de amparo, no es la correcta. De ese modo, con un argumento procesal y formalista, se desestima la acción de amparo, pero sin analizar el fondo, que es que los requisitos de ese Protocolo de 2012 son ilegales. Entonces, ¿cuál es la situación hoy? Sigue rigiendo en la Ciudad de Buenos Aires la ley nacional, que es el Código Penal, con la interpretación que hace la Corte Suprema de Justicia de la Nación en el fallo FAL, y siguen vigentes la cautelares y la adecuación del protocolo tal como se aprobó en primera instancia porque ésta sentencia del TSJ no está firme, entonces la Ciudad de Buenos Aires tiene la obligación de garantizar el acceso al aborto legal como lo venía haciendo.

-RF: ¿Por qué motivos era restrictivo el Protocolo Lemus?

-NG: Bueno, establecía requisitos insólitos e ilegales, como por ejemplo restringir el acceso a la interrupción por casos de violación hasta la semana 12 de gestación. Y eso es totalmente arbitrario y un exceso reglamentario de la Ciudad totalmente injustificable. Otra cuestión era la imposición de un proceso burocrático en el acceso, que involucraba hasta al personal directivo del hospital, cuando la Corte claramente dijo que con la intervención de un solo profesional alcanza para realizar el aborto no punible, y que no se pueden interponer cuestiones burocráticas que obstaculicen ese derecho. Un tercer requisito ilegal era la sustitución de la voluntad de las mujeres con discapacidad mental, requiriendo el consentimiento de personas encargadas. Sin dudas era un Protocolo contrario a nuestra Constitución, al Código Penal y a garantizar el cumplimiento de los Derechos Humanos.

-RF: Hubo muchas dudas desde ayer, ¿Cuál es la mejor manera de informar esta noticia?

-NG: Primero, diciendo que el TSJ, con argumentos formales, evitó pronunciarse acerca de la ilegalidad del Protocolo aprobado por la Ciudad. El TSJ le dio la espalda a la Marea Verde, y en lugar de dar certeza y tranquilidad, evita pronunciarse al respecto con un argumento formal. Lo importante es lo que el mismo Ministerio de Salud de la Ciudad aclaró ayer: acá no cambió nada. Para los hospitales públicos porteños no cambió nada y la ILE sigue siendo un derecho.

0 comentarios:

Publicar un comentario