17 oct. 2018



El laboratorio atraviesa desde principios del año pasado una situación de vaciamiento que ha culminado con el despido de los y las trabajadoras y la detención total de la producción. En la planta ubicada en Villa Luro, en la Ciudad de Buenos Aires, se está llevando a cabo una toma a la espera de la conformación definitiva de una cooperativa de trabajo que se haga cargo de la empresa. Bruno Di Mauro, uno de los trabajadores que participa en la lucha, habló con Radio La Retaguardia y contó los detalles del reclamo. (Por La Retaguardia)

Foto: conclusion.com.ar

“Estuvimos 2 semanas afuera de la empresa. Cansados de las amenazas y los amedrentamientos en la calle, ingresamos a nuestros puestos de trabajo. El 24 de septiembre terminaron de despedir al poquito grupo de trabajadores que quedaba en la planta. Al grueso de los trabajadores nos venían despidiendo desde marzo de este año en tandas bastante grandes. Cuando nos enteramos de que querían vaciar la Planta decidimos autoconvocarnos en la puerta para evitar que se lleven las máquinas que quedan”, dijo Di Mauro y aprovechó para repasar la historia de vaciamiento que atravesó el laboratorio: “En abril del año pasado, levantamos la medida de ocupación. Se vendieron las acciones de la empresa a una nueva Patronal y nosotros, a partir de la medida de fuerza, logramos que se respeten todos los puestos de trabajo. En febrero de este año la empresa volvió a cambiar de manos y ahí empezaron los despidos masivos, aunque no nos consideran despedidos. En realidad lo que ellos suelen decir es que te licencian y nunca más te convocan ni te mandan telegrama de despido. Pero si querés ir a tu puesto de trabajo te impiden el ingreso. Esa es la forma que tienen de despedir a la gente. No tenemos recibos de sueldo ni aportes hace casi 2 años”, manifestó el trabajador.
Di Mauro reveló el objeto de la toma y se refirió a lo necesario para que les permitan restablecer sus trabajos: “La primera medida es evitar que se lleven la maquinaria. La última Patronal venía llevándose maquinaria de esta Planta hacia otra y venía elaborando medicamento de forma irregular sin el consentimiento de la directora técnica, que también se le prohibió el ingreso. Esa maquinaria nos pertenece a los trabajadores por la deuda que tienen con nosotros y es la que nosotros pretendemos utilizar para la reactivación productiva en manos de la cooperativa que ya está conformada. Estamos esperando el fallo que nos habilite a ingresar y volver a trabajar”, contó.
Los trabajadores y las trabajadoras del laboratorio acudieron a la Cámara Nacional de Apelaciones para que les permitieran conformar legalmente una cooperativa de trabajo que se haga cargo de la empresa. Según contó Bruno, “la Cámara Nacional de Apelaciones ya nos había dado la derecha en esta lucha que venimos manteniendo, pero hubo una decisión de la justicia de dilatar el proceso concursal. Teníamos la expectativa que se dicte la quiebra para pedir la continuidad laboral”. Una vez que se le asigne a la cooperativa la dirección de la fábrica, Di Mauro aseguró que están listos para retomar la producción de la planta: “Tenemos todo el equipo técnico necesario y un plan productivo. Estamos bastante armaditos. Estamos en proceso de asociación. Nos han llamado infinidad de compañeros y compañeras para asociarse. Sabemos que los laboratorios serán un poco hostiles con la cooperativa porque no existe ningún laboratorio recuperado. Para nosotros es mucho más que una figura legal, pero en los papeles tendremos la misma potestad que cualquier otra figura legal para fabricar cualquier cosa. Pretendemos ser lo más profesionales y prolijos que se pueda ser. Queremos ser iguales o mejores que los laboratorios privados. Lo más importante es recuperar la fuente de trabajo y generar ingreso. Pretendemos comercializar los productos del laboratorio. Nos están llamando droguerías y laboratorios de diferentes provincias diciéndonos que cuando empecemos a producir van a querer comprarnos los medicamentos. Con el tiempo, ojalá podamos desarrollar otros medicamentos y aportar a la salud desde otro lado”, expresó el trabajador a La Retaguardia.
La constitución de la cooperativa es un camino lleno de trabas burocráticas y consiste también en un cambio de enfoque respecto a la economía tradicional: “Es compleja la transformación en cooperativa. Es una solución por una necesidad, no por una cuestión ideológica. Tenemos que tratar de mantenernos unidos, acá ninguno es la Patronal. El trabajo que hagamos es en beneficio de todos. Tenemos que demostrar que la cooperación es mejor que la competencia. Hay otra forma de producir y de organizar el trabajo. Se tiene que poder construir una economía que sea solidaria y alternativa a la economía que solo supone la acumulación de ganancias en un privado. Algunos compañeros tenemos una idea un poco más popular de lo que debe ser la producción nacional. Tiene que estar puesta en función y al servicio del pueblo y no de los intereses del mercado”, cerró Bruno Di Mauro.

1 comentarios:

  1. ¡Bendiciones!

    Es una pena que ocurran este tipo de casos porque muchas personas se quedan sin trabajo, lo cual significa muchas familias sin sustento. Es recomendable que los trabajadores de cualquier tipo tengan la ayuda de un buen estudio contable, especialmente en cuestiones de liquidación de sueldos

    Saludos.

    ResponderEliminar