27 oct. 2018



La hermana de Maximiliano Kosteki, asesinado por la policía junto a Darío Santillán el 26 de junio del 2002 en la ex estación de Avellaneda, avisó que llevará a la justicia los dichos de Felipe Solá en el Congreso en la sesión por el presupuesto. Quien fuera gobernador de Buenos Aires cuando fue la masacre de Avellaneda dijo que la Policía no actúa disociada del poder político sino que sigue sus órdenes. Kosteki habló con Fernando Tebele en Radio La Retaguardia y expresó sus sensaciones sobre el sincericidio de uno de los responsables políticos de las muertes de Maxi y Darío. (Por La Retaguardia)

Durante la sesión en Diputados que terminó con la media sanción al Presupuesto 2019, se produjo la represión a la que nos acostumbra el gobierno de Cambiemos. Fue contra los manifestantes que colmaron la zona del Congreso y tuvo un saldo de decenas de heridos, heridas y trabajadores y periodistas presos. Algunos diputados y diputadas intentaron detener el debate porque afuera del recinto la Policía y otras Fuerzas de Seguridad estaban realizando una brutal cacería. Uno de ellos fue Felipe Solá, que dejó el Frente Renovador para crear ahora el interbloque Red por Argentina. En su declaración en la Cámara Baja, el ex gobernador de la provincia de Buenos Aires durante los asesinatos de Maximiliano Kosteki y Darío Santillán ocurridos el 26 de junio de 2002 (Solá ocupó el cargo del 2002 hasta el 2007), afirmó que la policía no actúa por su cuenta sino que todo lo que hace está pergeñado por el poder político. Así confirmó que es uno de los responsables intelectuales de los asesinatos de Maxi y Darío a manos del entonces comisario Alfredo Fanchiotti y el cabo Alejandro Acosta. Durante su exposición de ayer, Solá dijo una y otra vez que por su experiencia sabía que la decisión política y la actitud policial no están separadas y contó que las fuerzas de seguridad firman un protocolo antes de comenzar sus operativos donde les ordenan qué hacer. De nuevo, basándose en su experiencia y no en un tema ideológico, como afirmó, Solá prácticamente admitió que aquel 26 de junio del 2002 la policía tenía la orden de matar en el Puente Pueyrredón, una orden impuesta por el Poder Ejecutivo que él mismo manejaba. Estas fueron las palabras que utilizó el ex gobernador en el recinto durante su sincericidio: "Por experiencia, hay una directa relación entre la decisión política y la actitud policial. No existe esa idea de que, bueno, son policías que están en la calle y le pegan a cualquiera ¡No es cierto! Se lo digo después de ser seis años gobernador, la Policía sabe cuáles son las órdenes, firma un protocolo. Se lo digo por experiencia. No disociemos la actitud policial de la decisión política porque no es así. No lo comprobé ideológicamente, lo comprobé trabajando", se despachó el diputado.
Vanina Kosteki, la hermana de Maxi, dijo que va a presentar la declaración ante el juez Ariel Lijo quien lleva la causa en la justicia por las responsabilidades políticas de los asesinatos de Kosteki y Santillán: "Esto es autoinculparse. El pez muere por la boca. Lo que nosotros venimos diciendo y reclamando hace 16 años, hoy lo dijo Felipe Solá muy claramente. Lo procesé, lo analicé y dije: hay que pedirle al juez Lijo que tome cartas en el asunto, el fiscal que está a cargo de la causa. Durante 16 años no quisieron hacer absolutamente nada porque, supuestamente, no hay pruebas. Hoy se las dio Felipe Solá en medio de una represión”, expresó Vanina que aprovechó para mostrar su indignación: “La historia se repite. El ajuste se repite. La necesidad de salir a reclamar que queremos vivir dignamente, que queremos trabajar, se repite con un gobierno totalmente diferente. Vamos a terminar llegando a las mismas consecuencias que tuvimos en el 2001 y 2002. Es lamentable. Parece que los gobernantes no aprenden de los errores. No saben mirar la historia y no saben corregir las cosas. Hoy fue un día muy particular. En medio de una represión, justamente uno que mandó a reprimir, pedía que las cosas se aclararan, que viniera el jefe del operativo, pedía derechos...de qué derechos me estás hablando, Solá. Hace 16 años atrás pedí mis derechos como hermana para que se hiciera justicia y no la tuve. Él se sentó al lado de Fanchiotti y lo felicitó por haber matado cruelmente a Maxi y a Darío”, sentenció Kosteki en La Retaguardia.
La hermana de Maxi habló del miedo que siente cada vez que se producen estas brutales represiones a las que nos tienen acostumbrados los dirigentes políticos: “En cada manifestación y en cada represión que tenemos siempre espero lo mismo, que no haya otro Maximiliano y otro Darío. Sin embargo, los tenemos. En distintas ocasiones y oportunidades hemos perdido varios compañeros. Tenemos compañeros heridos, detenidos y con causas”, lamentó.
Los ex policías bonaerenses, Fanchiotti y Acosta, cumplen la condena a prisión perpetua por los asesinatos de Kosteki y Santillán, pero Vanina no se conforma con los autores materiales, los que apretaron el gatillo, sino que pretende llevar a la justicia a todos los responsables que ordenaron los crímenes: “Le presentaré el escrito al juez Lijo para que tome acciones y llame a prestar declaraciones a Solá y al resto. No me conformo con uno. No me conformo con la condena firme a Fanchiotti. Cuando finalizó el juicio en el 2016, yo dije que iba a ir hasta las últimas consecuencias. Voy a esperar y me voy a tomar todo el tiempo del mundo. No es fácil condenar a un funcionario que se resguarda en los fueros. Ellos son funcionarios para que no sean juzgados ni condenados. Yo no me voy a dar por vencida. Yo quiero justicia. La justicia la voy a tener cuando los 13 funcionarios responsables del asesinato de Maxi, los que dieron la orden, los que armaron el operativo, los que mandaron a la policía a reprimir, sean juzgados y condenados por los asesinatos de los chicos. Ojalá no tengamos nunca más un Darío y un Maxi. Es más fácil reprimir y matar a nuestros jóvenes que ocuparse del país”, cerró Vanina Kosteki en La Retaguardia.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario