3 nov. 2018



Vecinos  y vecinas de la Ciudad de Buenos Aires se manifestaron en la Legislatura Porteña para rechazar la aprobación del nuevo código urbanístico. Allí estaban también quienes se oponen a la construcción de un estadio en el barrio porteño de Agronomía. Matías Canelo, integrante del grupo Con la Agrono NO – Campaña en Defensa de los Espacios Públicos, que participó en las audiencias públicas, habló con Fernando Tebele en Radio La Retaguardia y contó por qué se oponen a este plan que es parte de un enorme negocio inmobiliario. (Por La Retaguardia)

El proyecto que impulsa el Gobierno Porteño para la construcción de un estadio con capacidad para 20 mil personas y destinado a ser utilizado para recitales en el barrio porteño de Agronomía, uno de los reductos verdes que aún permanecen en la Ciudad de Buenos Aires, es uno de los tantos cambios que prevé el nuevo código urbanístico de la Ciudad. No es una novedad. Hace demasiado poco, apenas en 2011, la ciudad y un grupo de empresarios entre los que estaba Hugo Moyano, compitieron mano a mano para quedarse con el Club Comunicaciones, con la sola finalidad de construir allí un estado cubierto para 20 mil personas. No contaban con que los socios lo impedirían, pero lo hicieorn. 7 años después, vuelven a la carga, ya no sabemos muy bien quienes, para llevar adelante el mismo proyecto, pero ahora en el espacio que ocupa Agronomía. Por eso, vecinos y vecinas porteñas participaron de audiencias públicas en la Legislatura donde expresaron su rechazo a la construcción del estadio en ese pulmón verde.
Matías Canelo contó acerca de las problemáticas que se hicieron presentes durante las audiencias públicas y el poco interés mostrado por los y las legisladoras para resolverlas: “Estuvimos escuchando muchos testimonios de vecinos de distintas comunas con problemáticas en común: el abuso contra los espacios públicos y los espacios verdes en favor del negocio inmobiliario. Como espacio autogestionado queremos recalcar la pantalla de humo. Nosotros y nosotras nos convocamos para dar nuestro punto de vista, para comunicar y para que se visibilice todo. No es tenido en cuenta lo que pensamos. En la Legislatura estuvimos un grupo de chicos y chicas escuchando a los que se habían anotado para exponer, junto a máximo 6 diputados y diputadas. No daban abasto. Era como estar hablando con una pared. Miraban los celulares mientras les explicaban las problemáticas que conlleva toda esta porquería que hace el gobierno macrista”, apuntó Canelo y precisó sobre sus exigencias respecto al barrio de Agronomía: “Lo importante acá no es el estadio o la apertura de las calles. Hoy es un estadio, mañana es un shopping y pasado mañana es lo que a vos se te ocurra. Lo que nosotros buscamos como grupo movilizado es que el espacio que se entiende como Agronomía sea protegido históricamente por cuestiones ambientales. Es el tercer pulmón de la Ciudad de Buenos Aires. Hay biodiversidad de plantas, de árboles autóctonos, más de 100 especies de pájaros diferentes. Llenar de cemento la tierra no trae ningún beneficio para nadie más que para, justamente, estos negocios de especulación inmobiliaria”, expresó. Quienes viven en la zona se oponen además a la apertura de la calle Zamudio, que implicaría partir el predio al medio e invadirlo con el caos de tránsito.
La Campaña en Defensa de los Espacios Públicos – Con la Agrono No, manifestó su rechazo al código urbanístico que “se realizó sin tener en cuenta a vecinos, vecinas, juntas  comunales ni consejos consultivos”. Canelo invitó “a toda la gente que está en contra de estas mafias inmobiliarias” a asistir a la próxima audiencia pública que se realizará este miércoles en la Legislatura Porteña: “Es una lucha global por los espacios públicos y por la lucha popular. No es solo la apertura de la calle Zamudio o el estadio. Hay un montón de barrios más que tienen las mismas problemáticas, los pulmones verdes restantes, cómo el cemento y el gris avanzan sobre lo verde y la destrucción de centros culturales que se los desabastece cerrándolos”, concluyó Matías en el diálogo con La Retaguardia.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario