29 nov. 2018



El intendente de Mar del Plata, Carlos Arroyo, envió una carta documento para desalojar la Casa de la Memoria en un plazo de 5 días, que ya transcurrieron. La casa está ubicado en Santa Fe 2946, pertenece a todos los organismos de Derechos Humanos de la ciudad desde que fuera cedido por el municipio para ese fin hace más de 20 años. El miércoles 21 se llevó a cabo un abrazo simbólico para defender este lugar de resistencia para muchos de los marplatenses. (Por Nicolás Rosales para La Retaguardia)


La bella ciudad de Mar del Plata tiene muchas particularidades. Algunas no tan felices. El intendente Carlos Arroyo, de Cambiemos, cumplió funciones en la dictadura. De ideas neofascistas explícitas en su discurso y en sus acciones de gobierno, mandó una carta de documento a la Casa de la Memoria, tratando de “okupas” a los organismos de derechos humanos que funcionan allí.

Un trámite

En 2007 Arroyo integró la lista de candidatos del represor Luis Abelardo Patti. Durante sus 6 años como concejal del distrito se ausentó en cada sesión especial por el Día de la Memoria, los 24 de marzo. Ya como intendente, vetó la iniciativa de los vecinos del barrio Bosque Peralta Ramos de rebautizar un espacio verde como ´Plazoleta de los Lápices´.
La Casa de la Memoria fue cedida en la década del '90 por la Municipalidad a los organismos locales de derechos humanos. Con los años, se convirtió en un lugar de referencia y fue, por ejemplo, sede de los juicios por la verdad cuando todavía reinaba la impunidad de los genocidas.
Para Arroyo, este sitio de resistencia genera un gasto para el municipio y no quiere que esto perjudique su gestión, según declaró en algunos medios locales. Lo que intenta mostrar como un mero trámite legal y burocrático, en realidad denota una intención puramente ideológica en contra de los derechos humanos.
Hace un par de semanas llegó un telegrama a la Casa de la Memoria firmado por un apoderado del Municipio, donde les daban cinco días hábiles para presentar la documentación que los habilita a usar el espacio.


Una casa llena de vida

En una reacción inmediata, las organizaciones involucradas convocaron a un abrazo simbólico. Bajo un calor agobiante, banderas de todos los colores, miles de personas se congregaron para defender a la casa, en un día que quedará marcado en la historia de la ciudad.
En la Casa, funcionan entre otras organizaciones, Abuelas de Plaza de Mayo, Madres de Plaza de Mayo, Hijos, la APDH, la Comisión Provincial por la Memoria, la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos, la Asociación de ex Detenidos Rodolfo Walsh y el colectivo del Faro de la Memoria.
En la actualidad, funciona la Comisión permanente por la verdad, la memoria y la justicia del distrito de General Pueyrredón, que fue creada por una ordenanza municipal 14364 en el año 2001 y está integrada por el ejecutivo municipal, representantes del concejo deliberante y los organismos locales.
Se hicieron presentes al abrazo simbólico, referentes de organismos de derechos humanos, organizaciones sociales, políticas y culturales, y un número importante de vecinos y vecinas  marplatenses. La Retaguardia dialogó con algunos referentes que nos expresaron sus sensaciones.


Algunas voces del abrazo

En diálogo con Eleonora Alais, hija de desaparecidos, integrante de HIJOS, nos comentó de la importancia de esta jornada, “Teníamos que estar acá, porque este es un lugar de resistencia, es el lugar de las Abuelas, de los sobrevivientes, de los hijos. Es el lugar donde se dan un montón de actividades que tienen que ver no solamente con reivindicar y recordar lo que fue la última dictadura militar sino también con las políticas de derechos humanos de la actualidad. Po este lugar pasan las organizaciones feministas, de la diversidad. Trabajamos con compañeros de discapacidad que se encuentran presentes en el lugar. También, hemos trabajado con los compañeros de materno infantiles. Acá se dan clases de piano, guitarra, clases de yoga, de artes marciales, presentación de libros, se pasan películas permanentemente. Les damos clases a los chicos del secundario, trabajan también los abogados que nos representan en los tres juicios de lesa humanidad que llevamos adelante en este momento. Estamos desde que funcionaban los juicios por la verdad, cuando todavía teníamos las leyes de impunidad que impedían tener siquiera la ilusión de llevar adelante los juicios”.
Eleonara también se encargó en destacar una particularidad de la ciudad en cuanto a la lucha de los derechos humanos: “Acá convivimos todos a diferencia de otras ciudades del país. Nos juntamos con la comunidad en general, con las organizaciones de izquierda, con los compañeros anarquistas, de distintos sectores del kirchnerismo”.
En relación a los genocidas que aún no tienen condena, Eleonora expresó: “Es llamativo que acá hay 35 represores que pertenecen a la policía bonaerense y la Marina, que encuentran en Mar del Plata un lugar apto para convivir. Donde evidentemente tienen determinados acuerdos, porque no es casual, y no solo es el hecho de Etchecolatz. A los que hoy tienen la domiciliaria, les dan la oportunidad de vacacionar acá y parar en el hotel de la Marina”.
En este sentido, desde Hijos Mar del Plata, Eleonora nos comentó que, están trabajando una serie de acciones, del tipo escrache. Una demarcación de los lugares donde viven los genocidas.
También conversamos con Yamila Zabala Rodríguez, hija de desaparecidos, abogada de Abuelas de Plaza de Mayo y miembro de la Comisión Provincial por la Memoria. Con un tono más esperanzador, destacó bajo sus impresiones, lo positivo de la jornada.
“Lo que pasó hoy es algo muy importante en cuanto a la reacción de la sociedad y de muchos sectores. Esto es muy bueno porque lo que es memoria verdad y justicia es como el umbral de tolerancia. Ahí nos juntamos todos, porque es algo cultural que trasciende más allá de los tiempos. Con una carta de documento no se resuelven los temas de derechos humanos, y bajo apercibimiento, que es un concepto muy violento”.
Para Yamila, la ciudad también es el refugio o el aguantadero de los genocidas. Hay más de 15 nos contó. Sin embargo, gran parte de la sociedad marplatense suele rechazar y reaccionar espontáneamente como desde “vecinos sin genocidas”.
Por último, José Luis Edillo, abogado de derechos humanos, ex integrante de la Comsión por la Memoria por el Municipio, expresó, “Tuve el orgullo de haber presentado en su momento la recepción de la casa por parte de la municipalidad, bajo la intendencia del radical Daniel Katz. Hoy la preocupación es que algunos de los integrantes de aquel acto, que estuvieron en esa foto, y que aplaudieron, hoy mantienen un silencio que no se explica. Creo que el intendente Arroyo ha retomado la intención de radicalizar su política represora para empezar a hablarle a un sector del electorado, pensando que eso le puede dar un rédito político. Creo que lo que no entiende, es que esta batalla en contra de los organismos de derecho humanos está destinada al fracaso”.
En Mar del Plata suceden estas cosas. Esperemos que la Casa pueda continuar en manos de quienes la habitan hace tantos años, para continuar siendo un símbolo en la lucha por la Memoria, la Verdad, y La Justicia.

0 comentarios:

Publicar un comentario