3 ene. 2019


Una medida precautelar suspendió el traslado de la Escuela de Cerámica N° 1 de Almagro, ubicada en Bulnes 45, hacia el barrio de Mataderos donde el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires pretende fusionarla con la Escuela Rogelio Yrurtia en el llamado Polo de las Artes, en Juan Bautista Alberdi 4139. Cecilia Paul, madre de una de las estudiantes del Cerámicas habló con Fernando Tebele y Pedro Ramírez Otero en La Retaguardia y les dio la buena noticia. (Por La Retaguardia)

“Fue un proceso muy duro que requirió de mucha organización y de mucha comunicación por parte de todos los integrantes de la Escuela de Cerámica. Nos contactamos con la escuela Rogelio Yrurtia, que es la otra escuela que también está padeciendo todos estos avances por parte del Gobierno de la Ciudad. El viernes de la semana pasada, despedimos el 2018 con una medida precautelar que dictaminó el juez (Francisco) Ferrer ante un pedido de suspensión del acto administrativo que obligaba el traslado de la Escuela de Cerámica desde Bulnes 45 a la calle Juan Bautista Alberdi 4139, a siete kilómetros de distancia. Es una muy buena noticia por lo que generamos dentro de la comunidad y porque la Justicia escuchó y nos dio la razón”, contó Paul y explicó cuál será la reacción desde el Gobierno, que puso muchas trabas al diálogo con las familias de estudiantes y los docentes del colegio: “El Gobierno seguramente va a apelar esta medida, pero para el momento de la apelación van a tener responder una serie de cuestionamientos que no fueron respondidos ni siquiera en canales informales, como diálogos que los padres hemos obtenido a fuerza de la presión. Con los docentes, lamentablemente, el gobierno impuso los encuentros ejerciendo mucha violencia institucional en esos encuentros. Hubo sanciones a docentes. Fue un mes muy duro para toda la comunidad, pero lo terminamos más unidos que nunca con esta noticia de la medida precautelar”, festejó Cecilia.
El objetivo del traslado del Cerámica para su fusión con el Rogelio Yrurtia en el Polo de las Artes, en el barrio de Mataderos, responde a las intenciones del Gobierno Porteño de achicar la propuesta educativa artística en la Ciudad de Buenos Aires y favorecer posibles negocios inmobiliarios en el edificio que quedaría desocupado: “Uno de los propósitos es el vaciamiento del profesorado. La Escuela de Cerámica tiene un Bachiller y tiene Tecnicaturas y Auxiliares, que son el siguiente paso. Así, le estarían sacando matrícula potencial para que pudieran continuar sus estudios. Hoy por hoy, la Escuela de Cerámica se nutre de la matrícula que le da la Comuna 5. Trasladándola a la Comuna 10, toda esa gente dentro de 4 años no va a poder trasladarse tantos kilómetros para continuar sus estudios. A 15 cuadras de ahí está la otra Escuela de Cerámica, el Fernando Arranz. Con lo cual quedaría vacío ese edificio que es del Gobierno de la Ciudad y lo puede vender a un precio irrisorio, como estamos acostumbrados en esta gestión, para un emprendimiento inmobiliario, cualquiera sea. No es casual que a los 4 días de la votación de la creación de la UniCaba salió esta resolución”, manifestó Paul y contó acerca de las luchas y reclamos que llevaron adelante en la Legislatura Porteña: “Durante todo este año, la comunidad de Cerámica estuvo peleando en la Legislatura la ampliación del edificio: la expropiación del edificio lindero que es un garaje abandonado hace un año y medio para poder ampliar la escuela. Tuvimos una reunión con la gente del Ministerio, con la directora del área Helena Alderoqui. No hay respuestas. Nuestros hijos no son muñequitos que los podemos acumular donde hay un espacio. La educación que imparte la Escuela de Cerámica implica una maquinaria y una instalación que el edificio al que pretenden trasladarla no está preparado para tener. Le pedimos el plano al Gobierno de la Ciudad donde conviven las dos propuestas educativas y no existe ese plano de convivencia. Le preguntamos por la carga horaria y no la tienen. No saben qué título va a otorgar la Escuela. Es la única escuela de la Ciudad de Buenos Aires que da el título de Bachiller con Orientación y Especialización en Fabricación Cerámica. La preparación académica la estaríamos perdiendo”, argumentó.
La educación artística en la Ciudad de Buenos Aires resulta un costo para el Gobierno Porteño y cada vez son menos las propuestas, opciones y vacantes para los y las estudiantes que elijan ese tipo de orientación para sus estudios secundarios: “Nosotros como comunidad generamos una organización interna de defensa, de comunicación y diálogo entre los docentes, profesores, alumnos, centro de estudiantes y las familias. En ningún momento perdimos la perspectiva de lo que está pasando con la educación artística en la Ciudad de Buenos Aires. Cada vez es más difícil llevar adelante una propuesta pedagógica artística en la Ciudad de Buenos Aires. Hubo muchísimos programas que se fusionaron para bajar lo que para ellos es un costo. Nosotros estamos pidiendo que del 75% que ellos no ejecutan y tienen presupuestado, con el 10% de todo eso nosotros ampliemos la Escuela de Cerámica, podamos absorber más matrícula, el colegio Rogelio Yrutia pueda terminar su edificio y  ampliar su propia matrícula. En la Ciudad de Buenos Aires quedan afuera miles de pibes del sistema porque no hay vacantes para Nivel Medio”, expresó Cecilia e invitó a seguir resistiendo para frenar definitivamente el traslado de la Escuela de Cerámica: “Nosotros no paramos. Todas las semanas del receso escolar, de lunes a viernes, estaremos de 10 a 12 y de 18 a 20 horas en la esquina de Bulnes y Rivadavia recolectando las firmas para el proyecto de ley para evitar el traslado del Cerámica”, cerró.

0 comentarios:

Publicar un comentario