23 feb. 2019



Lo contó Martina Noailles, vecina del barrio e integrante de Sur Capitalino, en diálogo con Rodrigo Ferreiro en el programa Hora Libre de Radio La Retaguardia. El club ganó una licitación 'a medida' para comprar los históricos terrenos y los vecinos denuncian que sus intenciones no son las que dijeron al comienzo (construir un museo y un gimnasio, entre otras iniciativas). En un barrio con emergencia habitacional, el gobierno de la Ciudad desechó la posibilidad de dedicar ese espacio a sumar soluciones. (Por La Retaguardia)

La periodista del periódico barrial Sur Capitalino, Noailles Noailles, explicó qué dimensión tienen los terrenos, qué función cumplen y qué busca el club: "Hay tres hectáreas en La Boca, que todos conocemos como terrenos de Casa Amarilla. En el barrio los conocemos como los campitos. Eran públicos. En un momento fueron del Instituto de la Vivienda de la Ciudad (IVC) y allí se iban a construir viviendas. Finalmente se hicieron menos de las que estaban previstas y quedó un espacio disponible. Siempre lo deseó, de hecho alrededor está La Bombonerita y otros espacios del club. Lo que ocurrió fue que el IVC se lo pasó al gobierno de la Ciudad, el gobierno a la Corporación del Sur y los terrenos salieron a la venta a través de una licitación", explicó Noailles. "Fue muy irregular, muy a pedido de Boca, donde todo lo que decía era el pliego para presentarse era claramente para que se presente Boca, que finalmente fue el único que ofertó y el que ganó. Un grupo de vecinos, organizaciones del barrio y dirigentes de la oposición hicieron un recurso de amparo en el que plantearon que esta venta de terrenos públicos no pasó por la legislatura como dice la Constitución de la Ciudad en su artículo 82 que establece que es la legislatura la que tiene que aprobar o disponer sobre el dominio público y los bienes que son inmuebles de la Ciudad. En primera instancia, el juez respondió a favor de los vecinos, pero fue apartado a partir de pedidos de Boca y el gobierno", contó. "Pasó a otra jueza, también de primera instancia en lo Contencioso de la Ciudad, y frenó que Boca hiciera cualquier cosa en esos terrenos y dijo que la venta era inconstitucional. Boca y la Corporación del Sur apelaron y se llegó al fallo del 27 de diciembre, dos días antes de la feria judicial, se notificó a las partes recién en febrero: la Cámara de Apelaciones de la Sala II rechazó la demanda, planteó que los vecinos no son representativos porque no hay ningún tipo de cuestión ambiental y que es todo totalmente legal y constitucional porque la Corporación Buenos Aires Sur tiene la potestad de vender terrenos públicos. Este fallo es claramente a favor de Boca y el gobierno de la Ciudad, que son los que quieren que esto quede en manos del club", denunció.

Corporación Buenos Aires Sur

Noailles explicó cómo funciona el ente que ya tiene casi 20 años de existencia. "Es una sociedad del Estado que fue creada en el 2000. Empezó a funcionar en 2001 y fue creada para el desarrollo de los barrios del sur de la Ciudad. Es cierto que tiene la disponibilidad de terrenos, pero se piensa que el desprendimiento de terrenos públicos tengan que ver con el desarrollo de un barrio. Ya en los últimos años, sobre todo con la asunción de Macri, empezó a funcionar como una inmobiliaria pública. Se creó también la Corporación Puerto Madero", recordó Noailles. Para la periodista, "venden terrenos que son de todos, en este caso terrenos públicos, de uso de los vecinos. Sin que pase por representantes que definan qué se va a hacer ahí. Iban a ser para viviendas, que es la gran problemática del barrio. La ley dice que el IVC se puede desprender de los inmuebles si son para un uso de salud, educación o seguridad, no tendría razón de ser si se los va a quedar Boca. El tema, también, es qué va a hacer Boca con esos terrenos, porque esta dirigencia del club actual, macrista, quiere ahí construir un estadio, lo viene impulsando Angelici desde 2011 más o menos", advirtió. "Hasta acá no había podido, ellos funcionan a mediano plazo, no con tanto apuro y esperando las coyunturas y en diciembre hay elecciones. Un proyecto como este, si finalmente Boca se queda con las tierras y la legislatura aprueba la rezonificación, que desde octubre hay un proyecto de ley esperando el momento adecuado, van a poder construir el estadio shopping como le llaman quienes se oponen y quieren que Boca siga jugando en la Bombonera", explicó.

Licitación trucha versos organización genuina

"En el pliego que presentaron en la licitación hablan de construir ahí un museo, un gimnasio, algo vinculado a la salud de los deportistas. Se plantea en el proyecto un lugar del club multifunción. Si hubieran dicho que querían hacer un estadio no se los podían vender porque la zona no es apta. Hay que ver si, siendo de ellos, querrían hacer otra cosa. Se presentó un recurso de inconstitucionalidad que la propia Cámara debería aceptar para que vaya al Tribunal Superior de Justicia pero las esperanzas allí son peores que las de instancias previas".
En contraposición, Noailles detalló: "La organización vecinal viene desde hace mucho. Desde que se supo que se iba a licitar ese lugar hubo marchas al ministerio de Modernización, a la Corporación del Sur, fuimos en el momento en que se abrían los sobres y la llenaron de policías. Se hicieron un montón de marchas y actividades culturales en el barrio y en los campitos, que ahora están alambrados con una garita adentro aunque la jueza dijo que lo tenían que sacar y no lo hicieron. Eso está hace un año", denunció la comunicadora. "Se hicieron acciones, movidas culturales mostrando que el lugar funciona como un espacio de recreación en un barrio que vive hacinado en conventillos, ahí toca la murga Candombe, la gente va de picnic, se utiliza mucho como espacio público, pero nada hizo que la iniciativa se pueda revertir. Boca todavía no pagó los terrenos, le dieron cómodas cuotas a lo largo de catorce años. El total es 180 millones de pesos (poco más de cuatro millones de dólares), el metro cuadrado es muy barato, y las facilidades también", aseguró.

La dirigencia, a espaldas del barrio

"Desde la dirigencia del club no nos acompañaron. Los que estuvieron haciendo fuerza ahí son los chicos de Boca Es Pueblo, que intentan presentarse como agrupación, algo muy difícil en Boca porque tenés que tener millones de pesos de avales. Hubo dirigentes opositores que acompañaron. Hay un dirigente opositor que se presentó en el recurso mismo. En Boca hay distintas miradas, hay quienes comprar las manzanas aledañas al lado chato de la cancha para ampliarla y que quede donde está. Eso está siendo bastante complicado porque la dirigencia de Boca fue a hablar con los vecinos dueños de esas manzanas y evidentemente les están ofreciendo menos dinero de lo que valen porque eso no prosperó", consideró Noailles. "Aunque sea uno que no quiere, no pueden demolerlo. Eso viene costando. Ese es el plan B para los que dicen que la cancha de Boca no da por la cantidad de espacio, que es algo discutible porque hay una elección elitista de cómo los socios pueden entrar a la cancha. Hay muchísimas entradas que son para los turistas y eso hace que se achique la disponibilidad para los socios. Si suponemos que hay que ampliar la cancha sí o sí, la otra forma es ampliar hacia ese lado y si Boca pusiera el dinero que corresponde lograría que se tiren esas dos manzanas abajo y que se pueda ampliar ahí. Es muy loco pensar una cancha a dos cuadras de la otra", graficó Noailles.
Sobre el panorama electoral en Boca, Noailles contó: "Angelici no puede seguir por estatuto, tendría que modificarlo y ya dijo que no quiere. Hay oposición. Se nombra a un tal Ibarra, que fue funcionario del gobierno de la Ciudad, también quien está a cargo de Boca Social. Son todos políticos parte de la gestión de Macri en el gobierno de la Ciudad e incluso de la Nación".

0 comentarios:

Publicar un comentario