23 mar. 2019



En pocos días comenzará el juicio por la represión genocida a la Coontraofensiva de Montoneros en 1979 y 1980. La fiscal Gabriela Sosti, quien ha participado en diversas causas por delitos de lesa humanidad como circuito ABO, será parte en este proceso que se iniciará el 9 de abril. Sosti dialogó en Radio La Retaguardia con Fernando Tebele y con Víctor Basterra en Oral y Público, el programa de los juicios a los genocidas. (Por La Retaguardia)

La fiscal Sosti hizo una introducción a lo que será este nuevo juicio que pretende condenar los delitos de lesa humanidad cometidos por el Terrorismo de Estado durante la última dictadura contra la Contraofensiva Montonera y, a la vez, repensar ese momento específico de la historia política de nuestro país: “Los juicios son una posibilidad inmejorable para reclamar la historia, para revalorizar el sentido de la historia. La idea de este juicio es desarmar ese mito construido con versiones aisladas. La posibilidad de este juicio es la de correrse de las respuestas y armar otras preguntas y respuestas. Nadie desconoce el episodio, pero el juicio es una buena oportunidad para reencontrarnos con ese momento político. Las diferentes manifestaciones del poder opresor están pendientes de ser leídas con una dimensión política un poco más amplia. Es un esfuerzo que implica un profundo conocimiento de la historia poder leer esos episodios en el contexto en que sucedieron. La historia siempre se escribe de manera sesgada. El episodio de la Contraofensiva es interesante porque es nada menos que la historia de Montoneros, una de las organizaciones armadas más emblemática del mundo dentro de la coyuntura de los '70. Es interesante para que produzca lecturas, re lecturas y análisis”, reconoció Sosti.

Juzgar, pero no por centro clandestino

Para la fiscal, la particularidad de este juicio es que no gira en torno a crímenes de lesa humanidad cometidos en un centro clandestino específico sino que se centra en el aparato de inteligencia responsable de estos delitos incluso los perpetrados fuera del país, llevando la represión estatal por fuera de los límites de la Argentina: “Los agentes del Estado que van a ser juzgados son todos los que intervinieron en la estructura de inteligencia. En general, estamos acostumbrados a los juicios de lesa humanidad anclados en un centro clandestino. En realidad, la represión fue armada por un diseño y una estructura de inteligencia que superó la instancia de ese centro clandestino. En este caso particular, se abre una dimensión mucho más increíble y siniestra -y nos hace pensar en la inteligencia de hoy en día-, porque la inteligencia atravesó la frontera. Invadió la soberanía de Perú, de Bolivia, de Brasil y de España. Insisto en que supera los límites del centro clandestino. Es un desafío el de poder dar cuenta de cómo la planificación estuvo armada desde ese lugar, por los distintos destacamentos de inteligencia. La represión más global fue la del Cóndor. Esta causa lo que va a hacer es abrir esa perspectiva a una más amplia”, vaticinó.
Víctor Basterra intervino durante el relato de Sosti y aportó, como siempre, datos valiosos a la hora de reconstruir vivencias y reconocer protagonistas de aquella brutal represión. Si bien no pertenecía a esa organización Basterra dice que cayó porque la represión se intensificó: “Yo era un activista gremial, no pertenecía a Montoneros. Me chuparon en la época de la primera contraofensiva, en el '79. Viví parte de los '80 haciendo tareas de mano de obra esclava viendo como los tipos hacían desastres y trasladaban compañeras y compañeros desde Campo de Mayo a la ESMA, y de la ESMA a Campo de Mayo. Con una compañera, Alcira Machi de Duarte, hablamos durante un descuido del guardia. Yo le fui a llevar un vaso de gaseosa. La tenían escondida en una piecita. Me contó que la habían llevado a Campo de Mayo y había visto a 50 compañeros, entre ellos a Petrus. Después me enteré de que Petrus era (Horacio Domingo) Campiglia, el compañero de Pilar Calveiro”, rememoró Basterra.
Después de escuchar a Víctor, Sosti se refirió a los y las sobrevivientes como “gente que amó la vida y soñó con un mundo mejor” y sostuvo que su papel a la hora de dar testimonios “es de un valor que no podemos dejar de destacar. Es fundamental la tarea de los sobrevivientes para reclamar la memoria. Sin eso nunca vamos a ser libres”.
La fiscal hizo referencia a quiénes serán los imputados de este nuevo juicio y su rol durante el genocidio: “Fueron funcionarios del Estado. El Estado, puesto a disposición de ciertos sectores de poder. Son inconstruibles estos duelos horribles que destruyen y machacan la carne sin ningún reparo. El Estado, hoy en día, está sacando personal policial con un nivel de violencia inusitado. Lo que pasó en los '70 no pasó solo en los '70. Es parte de una dinámica histórica que hay que tener muy presente. No para quedarse anclado en el relato de la tortura. La tortura tiene una función. No hay manera más efectiva de dominar que induciendo dolor. En todo esto tenemos que estar muy atentos”, avisó Sosti.
Este nuevo proceso que juzgará los delitos de lesa humanidad cometidos durante la Contraofensiva Montonera iba a comenzar el martes 26 de marzo; sin embargo, la justicia lo aplazó hasta el 9 de abril. Las audiencias serán una vez por semana y se estima que podría durar un año. El Tribunal de San Martín será el mismo que actualmente está juzgando el crimen de José Díaz en la represión de La Tablada, aunque con otra composición. La Retaguardia participará de El Diario del Juicio, que se podrá visitar en https://juiciocontraofensiva.blogspot.com

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario