27 mar. 2019



Lo sostuvo Ana, una de las artesanas que todavía están sin trabajar. Explicó en qué situación se encuentran. Fue en el programa La Retaguardia con Fernando Tebele y Pedro Ramírez Otero. El conflicto se abrió cuando el gobierno de la Ciudad y la cooperativa El Adoquín firmaron un acuerdo por la legalización de 200 puestos ocupando, entre otras cuadras, Defensa al 700, donde ya había un grupo de trabajadores7as con sus puestos montados. En ese contexto, el grupo de 150 decidió abrirse del acuerdo y evitar ocupar las fuentes de trabajo de otros. Pero ahora El Adoquín renunció a ocupar el 700, por lo que se abre una instancia de posible acuerdo. En medio de las idas y vueltas, la Policía reprimió en dos ocasiones. (Por La Retaguardia)

El martes pasado circuló en redes sociales que la cooperativa El Adoquín aceptó ceder la cuadra de Defensa al 700 a los puesteros que ya trabajan allí y quedarse sólo con la de la calle Chile, que también era parte del criticado acuerdo que había realizado con el gobierno de Rodríguez Larreta. Al respecto, Ana explicó: "Yo estoy en Defensa al 1000 y seguimos esperando el amparo judicial que nos permita mientras tanto resolver la cuestión de fondo con el gobierno de la Ciudad de Buenos Aires que obviamente es muy difícil porque vienen vaciando y sacando el apoyo a las ferias artesanales. No es solamente nuestra feria, es por ejemplo la situación actual de plaza Houssay, donde el viernes a la noche un colectivo atropelló a dos artesanos porque los feriantes están trabajando casi sobre la calle", denunció. Según Ana, "siempre el gobierno está haciendo obra pública para poder correr a los artesanos y otras ferias que ha sacado en estos años. Del gobierno no podemos esperar demasiado, eso quiero dejar claro. Hoy siguen plantenando las mismas necedades desde el primer día mandándonos a ferias que ellos mismos vaciaron y que ellos mismos les sacaron el apoyo. Estamos esperando el amparo de la Justicia y poder sentarnos a hablar con el gobierno en mayor igualdad de condiciones".

Equipo completo

Sobre el conflicto entre los propios artesanos a raíz del acuerdo de la cooperativa El Adoquín, Ana explicó: "Hoy somos un colectivo completo. En el amparo somos dos partes distintas porque unos están en el 700 y el 800, 900 y 1000 fueron las cuadras que El Adoquín entregó al gobierno a cambio de este acuerdo. Hoy estamos todos juntos en la lucha, en la calle estamos juntos, legalmente son distintas las situaciones. En realidad, El Adoquín, a fuerza de una represión y diez domingos de lucha unificada del 700 y todos los que no aceptamos ese acuerdo espantoso, aceptó entregar la cuadra del 700 y después de seis horas de negociación de nuestros compañeros del 700. Los que trabajan en esa cuadra no nos dejan en banda, esto continúa en el amparo y esperamos la resolución para todos", aseguró. La jueza en lo Contencioso Administrativo, Romina Tesone, citó a las partes a una audiencia el próximo lunes 1 de abril.
Además, Ana se refirió a las expresiones de solidaridad de artesanos de otras ferias: "Nos han mandado fondos de distintos lugares del país, la feria de Defensa al 600, al 100, nos arman paño comunitario, fondos de lucha. La gente de Perú (y Av. de Mayo), los de Humberto Primo, hay muchas ferias que se solidarizaron. Cada artesano busca la forma de laburar en la semana, obviamente es muy difícil. Mientras algunos luchábamos acá otros se iban a hacer temporada y así nos turnamos para poder hacer un poco de paño y no dejar la lucha. Es muy difícil y estamos todos ajustados. Hay gente que está comprometida; deudas de alquileres tenemos la gran mayoría, algunos con riesgo de desalojo. Estamos moviendo abogados, esto es todos los días, hace diez semanas que no paramos de mover cosas y tratar de resolver.", dijo. "Yo estoy hace 18 años, la mayoría hace más de quince que trabaja en la calle Defensa", contó. "Fue siempre nuestro trabajo. Es muy difícil pensarse en otro lugar. Además, nos dicen que vayamos a otra feria pero, ¿quién garantiza que no nos la van a sacar? Así sacaron la feria de Plaza Italia y ponen en riesgo a compañeros en Plaza Houssay. No hay una política que nos garantice que nos van a respetar algo, que nos van a llevar a un lugar mejor. La política es de atacar a la cultura popular, lo vemos en el cierre de centros culturales. Lo primero que hicieron cuando asumieron fue balear a una murga con balas de goma. Esto es para poner en contexto", agregó Ana. "No es una situación aislada en la que nosotros estamos ocupando algo. Son 15 años que estamos en la calle y ahora se dan cuenta de que tienen que reglamentar. Está todo muy tirado de los pelos, por eso estamos esperando la buena voluntad y que la jueza pueda decir que les dimos todas las posibilidades para que solucionen esto", reflexionó, esperanzada con la cita del 1 de abril.

El tetris de la calle Defens;

"El gobierno de la Ciudad no le dio la legalidad a los del 700, aún aunque El Adoquín haya cedido. El gobierno debería darles la legalidad si tiene esa buena voluntad que dice tener. Nosotros esperamos que el amparo salga para todos, para poder tener nuestra feria en el 800 y sentarnos a dialogar con el gobierno para que se reglamente la feria en el 800, 900 y 1000. Es un camino que hay que transitar", consideró. Es decir que el grupo de artesanas/os que aún quedan fuera del acuerdo, aceptarían instalarse solo en una y media de las tres cuadras que ocupaban antes del conflicto.
"Somos 150 artesanos y artesanas de las cuadras del 800, 900 y 1000. El promedio de puestos que entran por cuadra son 150, pero la cuadra del 800 es larga. Nuestro proyecto de feria ordenado, en convivencia con los vecinos y negocios, es respetando los frentes y entradas a los locales, es nuestro proyecto, lo que estamos trabajando para presentar. Eso nos implicaría una cuadra y media. 800 y mitad de 900. Es lo que queremos proponer. Sentimos que es importante la convivencia. No queremos ahogar a los comercios y por eso pedimos una cuadra y media", justificó Ana. "Si nos dan una cuadra, nos amucharemos un poco más, avanzaremos un poco más sobre una vidriera y pondremos el paño más bajo para no taparnos. Nuestra voluntad está. Si el gobierno no cede una cuadra y gasea artesanos es porque busca otra cosa. Hay muchas versiones sobre lo que se quiere hacer en las calles que no nos dan: la posibilidad de food trucks, de una feria de anticuarios. Hay que llegar a poder convivir en una situación en la que todos cedamos algo", planteó. "Nosotros estamos cediendo y ya cedimos, luchamos para que no nos saquen todas las cuadras. El 800 es una cuadra larga, un poco amuchados y sin dejarles tanto espacio como queremos a todos los comerciantes, vamos a entrar los 150 que somos. Ahí tienen las dos cuadras libres para que el gobierno haga el negocio privado que quiera", sentenció Ana.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario