20 may. 2019



Se realizó una nueva Marcha Mundial Contra Monsanto. En la Ciudad de Buenos Aires, el epicentro fue la plaza San Martín en el barrio de Retiro, justo enfrente de las oficinas de la multinacional Monsanto. Luego se marchó hacia el obelisco por la 9 de Julio. En el programa “Hora Libre” que se emite los viernes de 19 a 20 hs conducido por Matías Bregante, Rodrigo Ferreiro y Natacha Bianchi, entrevistaron a Julián Galeano, integrante de la Asamblea Organizativa de la Marcha Mundial Contra Monsanto. (Por La Retaguardia)

Fotos: Natalia Bernades

El sábado 18 de mayo se realizó una nueva Marcha Mundial Contra Monsanto. La convocatoria, por supuesto, también se realizó en la CABA, y arrancó frente al edificio de la empresa que hoy está fusionada con Bayer. Julían Galeano es integrante de la Asamblea Organizativa de la marcha que se desarrolló bajo los lemas "Paren de fumigar las escuelas" y "Agroecología ya". “La intención de la marcha es que sea un tanto artística. Nuestra función principal es difundir esta problemática. Queremos que la sociedad se entere de lo que está sucediendo. Este uso masivo de agrotóxicos realmente está envenenando la sociedad. Sobre todo a los pueblos fumigados que sufren esto, que es un hecho gravísimo”, dijo Julián Galeano.




También comentó que la jornada fue más corta, para esquivar la lluvia de la tarde del sábado. Arrancó con intervenciones desde las 15 hs en la Plaza San Martín. Se contó con charlas de afectados en lucha contra la empresa Nitron en Villa Constitución de la Provincia de Santa Fé. Y agregó que esta empresa es una de las multinacionales que integran el agronegocio -no solo es algo de Bayer y Monsanto, hay otros actores que contaminan-.


En el plano de la generación de conciencia, Julián argumentó: “Esperamos que la sociedad se haga eco de esta protesta, y creemos nosotros que también nos interpela como ciudadanos y que no lleva a tener otro tipo de prácticas. A la hora de consumir, de ir al supermercado, de sentarnos a la mesa. La alimentación es un hecho político, teniendo que ser muy responsables en ese sentido”

Monsanto en Argentina, un campo sin personas

“La fusión entre Bayer y Monsanto lo que busca es apropiarse de las nuevas tecnologías para aplicarlas al agro: como las cosechadoras o los drones que fumigan y que tienen la capacidad de conectarse a internet o a un GPS y hacer solo el trabajo. Estas multinacionales buscan un campo sin personas. Con el envenenamiento y la falta de trabajo han expulsado a los campesinos a vivir en ciudades, en villas miserias, excluidos”, aseguró.


Al referirse a otro modelo de producción dijo: “Nosotros queremos aplicar la ciencia de la agroecología que aplica conocimientos antiguos buscando una forma de producción local, sin venenos. Sin multinacionales de por medio, donde el productor sea quien vende sus productos al consumidor final”.
 Dijo que no quieren entregar el campo a las multinacionales, sobre todo porque la renta del campo es muy representativa, en cambio agregó: “esto podría estar en manos nuestras, de personas que necesitan trabajar”.


El rol del Estado

"El Estado hoy está el cien por ciento a disposición de las multinacionales. Porque les interesa  la renta que da la soja, por la entrada de divisas. Aún perdiendo valor. Esto se hace más visible con la introducción de la soja transgénica en 1996 con Felipe Solá. Se acentuó con el kirchnerismo, encargados de realizar el 'plan agropecuario estratégico argentino', que entre otras cosas permitía que se fumigue a cien metros de las personas. Verlo a Felipe Solá candidatearse asusta un poco”, culminó Galeano.














DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario