7 may. 2019



El debate oral que tiene como víctimas a Alfredo Ramón Olivera, Pedro Olivera, Miguel Ángel Godoy y César Minue, comenzó plagado de recursos dilatorios. La defensa solicitó el traslado de Milani a un cuartel del Ejército y la nulidad de los requerimientos para la elevación a juicio de la causa. La próxima audiencia será el 17 de mayo y se estima que el proceso se extenderá hasta agosto, la cita es en las oficinas del Tribunal Oral Federal N°1 de La Rioja. Milani es acusado por torturas, secuestros e interrogatorios y en total son once los imputados en este juicio. Desde Enredando Las Mañanas, el programa matutino de la Red Nacional de Medios Alternativos, dialogamos con Alfredo Olivera, una de las víctimas del represor. (Por RNMA)

Además de César Milani, están imputados Roberto Catalán, Leónidas Moliné, Miguel A. Charello, Eriberto Goenaga, Ángel Pessetta, Domingo Vera, Carlos Rodríguez Alcántara, Félix Bernaus, Arnolio Cecilio Mercado y Alfredo Santacroce.
Sobre los pasos a seguir, Olivera contó: "Yo no declaro todavía. La mecánica es que primero se lee la elevación a juicio, en la que se dice quiénes son los imputados, los delitos por los cuales han sido acusados y después de eso vienen los testigos. Creería que se les va a preguntar a los imputados si quieren declarar y después recién los testigos de la querella. Mi denuncia es muy anterior a la de (Alberto) Ledo, aunque la historia de él sea anterior en la práctica. Fue desaparecido en 1976 y mi padre y yo fuimos secuestrados en marzo de 1977. Mi declaración fue hecha en 1984 ante la Comisión Provincial de Derechos Humanos, y sobre Ledo aún no estaba claro quién había participado en su desaparición. Hubo información después de que Milani lo tuviera como secretario. En esa condición desapareció en Tucumán. En 1979 lo denuncié estando detenido en la Unidad N°9 de La Plata", recordó Olivera. "El juez en ese entonces lo llamó a declarar porque yo hablé de su presencia hostil cuando me llevaron a declarar al juez federal a los diez días de mi secuestro. El secretario del juzgado que me tomó la declaración le preguntó cómo se llamaba, y él le dijo que Milani. Yo lo retuvo, memoriándolo. Repitiendo 'Milani, Milani, Milani'. En 1979 se presentó por primera vez la oportunidad para denunciarlo y lo denuncié. Inmediatamente el juez lo llamó a declarar y él aceptó que llevaba detenidos políticos al juzgado federal. Por los medios dijo que no, que jamás había participado, que tenía actividades de ingeniería porque pertenecía a un batallón de ingeniería", citó. "Nada que ver con lo que él declaró en 1979, que efectivamente él llevaba presos y negó que hubiera estado en la sala, dijo no haber estado, que estaba en el hall. Pero en el hall estaban mis familiares, esperando que termine la declaración porque, inmediatamente, en marzo de 1977, me pusieron en contacto con ellos. Mintió ya en ese entonces pero queda demostrado por su legajo que él fue el oficial de servicio que estuvo a cargo el 12 de marzo cuando se llevó detenido a mi padre e hizo un allanamiento ilegal en mi domicilio. Tiraron todo violentamente, esa noche fue una cosa tremenda. Esas son las circunstancias", concluyó el panorama.

"No sé por que Cristina lo mantuvo"

"Milani está detenido por mi causa, lleva dos años y si se cumplieran tres sin juicio debería quedar en libertad. O sea que para mí necesariamente tiene que ser antes del 17 de febrero del año próximo. La Cámara de Apelaciones había recomendado al Tribunal Oral Federal que lo hiciera el año pasado. No sabemos cuáles fueron los motivos para demorarlo desde noviembre del año pasado hasta ahora. Pero de ninguna manera esto tiene que ver con Cristina Fernández de Kirchner. Yo apoyo al movimiento nacional, vengo de la democracia cristiana de humanismo y liberación, de Carlos Auyero. Nosotros sosteníamos el socialismo cristiano y creíamos que había que conformar un movimiento nacional y popular que saque adelante al país. El kirchnerismo, Néstor, tomó lo que decíamos", aseguró Olivera. "De ninguna manera nosotros hemos obstaculizado, al contrario. Yo digo que no sé por qué Cristina lo mantuvo como jefe del Ejército cuando en la fiscalía que intervino en este caso sabían perfectamente que yo lo denuncié en el año 1979. No puede ser que lo hayan mantenido, ¿por qué lo mantuvieron? ¿Cuál es la razón para mantener a alguien que fue denunciado por apremios ilegales y actos represivos?", interpeló. "Yo creo que hizo mucho daño. Yo pertenezco al grupo de apoyo a Madres y en tal condición hemos sacado muchas cosas reivindicando la política de derechos humanos del gobierno anterior. Comenzando con el reconocimiento que hizo Néstor pidiendo perdón en nombre del Estado por los actos cometidos durante el Terrorismo de Estado. No se nos puede decir a nosotros que estamos pasándonos para el otro lado. De ninguna manera. Al contrario, nos deben una explicación. Por qué hicieron eso, por qué lo sostuvieron si lo hemos dicho en cada declaración, en cada pronunciamiento a partir de que surgió el nombre de Milani como Jefe del Ejército", agregó. "Dijimos que estaban cometiendo un error, que Milani había participado en delitos de lesa humanidad. Si no lo reconocieron entonces teniendo los elementos. La imputación de Milani en primer lugar en mi causa, surgió porque la unidad fiscal que intervino en Buenos Aires le recomendó a la fiscal en ese momento interina en mi causa que lo imputara. Perfectamente sabían que había elementos para sostener que Milani había participado en hechos represivos. No acepto, no aceptamos de ninguna manera, que se nos quiera poner de un lado o el otro de la cuestión. Lo único que queremos es justicia y lamentamos que haya gente que todavía crea que esto está hecho por el macrismo o cosas así. Tenemos todos los elementos para decir cómo fueron los hechos", aseveró.

"Quisieron hacer una especie de reconciliación entre el pañuelo y el General"

"Creo que Cristina estuvo mal asesorada. Que estos hechos no pueden ser amnistiados. No sé cuándo llegará el momento en que la gente pueda olvidarse. Ellos han visto la brecha que hay entre los delitos de lesa humanidad cometidos por la dictadura y el repudio de parte del pueblo. Creo que con la figura del general populista, que de ninguna manera se asimila a Perón, un general del movimiento popular y nacional, y el pañuelo blancoe; ellos querían hacer una reconciliación. Esa es la idea", consideró Olivera. "Creo que una desgraciada idea, querer hacer una especie de reconciliación a partir del pañuelo y el general. Cuando el Ejército no ha reconocido todavía como corresponde los delitos de lesa humanidad. Todavía siguen reividicando delitos no ordenados por la Constitución sino por la doctrina de seguridad nacional parida por el Pentágono Norteamericano. El Ejército, como institución del Estado, nunca tendría que haber obedecido a esa doctrina de Estados Unidos. Esto fue en 1964, cuando se instaló que había un enemigo interno que eran comunistas, socialistas y todos los que se opusieran a las políticas de Estados Unidos", recordó. "Jamás tendrían que haber adherido. Se sometieron a una preparación para matar. Aprendieron cómo interrogar, cómo torturar. Eso aprendieron y eso aplicaron. Han mancillado a una institución que estaba para defender al país ante un ataque exterior. Hoy se cubren en haber hecho desaparecer los archivos. Todo lo que hacemos los empleados públicos se archiva, o la copia. Ellos han hecho desaparecer todos los registros. Por eso hoy alegan inocencia. No debería tener inconveniente en poder acreditar quién me detuvo a mí. Yo creo que ese tipo es (Alfredo Solano) Santacroce. No lo puedo meter porque a las órdenes de servicio las hicieron desaparecer y los registros no están", denunció.

0 comentarios:

Publicar un comentario