22 may. 2019



La joven fue absuelta ayer por la muerte de su beba Xiomara. El juicio no terminó pero la fiscalía retiró la acusación. La lectura del veredicto está prevista para el 29 de mayo y allí se conocerá si Alfredo Leguizamón, que todavía está acusado, será declarado culpable. Farías cumplió 1 año y 9 meses de injusta detención y se espera que su absolución sea un precedente para no replicar en el futuro las condenas contra mujeres vulnerables, sometidas a violencia constante, que no pueden defenderse ni defender a sus hijos de la violencia de género. El abogado defensor, los colectivos feministas y las organizaciones de derechos humanos acompañaron el pedido de absolución  desde el comienzo. (Por Julian Bouvier y Graciela Carballo para La Retaguardia)

Foto: Yanina Farías ayer al recuperar su libertad (Libertad para Yanina)

El 21 de mayo el Tribunal Oral en lo Criminal N°4 de Mercedes, conformado por Fabían Brahim, Viviana Guerrieri y Miriam Rodríguez, resolvió la absolución de Yanina Farías y le otrogó la libertad. En cambio, Alfredo Leguizamón probablemente sea condenado por el asesinato de Xiomara, hija de Farías.  La niña falleció el 6 de agosto de 2017, luego de una golpiza que le propinara Leguizamón, mientras Yanina intentaba cambiarle los pañales. La madre fue detenida en la Unidad Sanitaria de Cuartel V, en Moreno, cuando llevó a la bebé para ser atendida. Farías se enteró en su lugar de detención del deceso y fue acusada inmediatamente de homicidio agravado por el vínculo y se dispuso su traslado a la cárcel de Magdalena, donde fue agredida y torturada por otras internas debido a l estigma de “mala madre” con el que la rotuló la justicia desde el primer momento.
En el inicio de la causa, la fiscalía consideró que Farías “debió velar por la integridad de su hija”. Sin embargo, y a raíz de los testimonios de vecinos y peritos presentados por la defensa, el fiscal Guillermo Altube anunció en la segunda audiencia su pedido de cambio de carátula. En el caso de Leguizamón, solicitó el agravamiento de homicidio simple a homicidio agravado por alevosía; para Farías, la rebaja a abandono de persona. La Comisión por la Libertad de Yanina Farías y el abogado defensor de Yanina, Alejandro Bois, insistieron y sostuvieron siempre con  el pedido de absolución.  El fiscal de esta causa es el mismo que solicitó en su momento la condena de las hermanas Ailén y Marina Jara por defenderse de un sujeto que abusaba sistemáticamente de ambas. Ayer, modificó sorpresivamente su acusación y retiró los cargos, por lo que el tribunal decidió otorgarle la libertad inmediata.
Yanina Farías es una mujer pobre y sometida a constante violencia doméstica. Estas circunstancias fueron verificadas por los peritos de la defensa y de la fiscalía. Alejandro Bois declaró que “los especialistas dejaron en claro la incapacidad de Yanina para enfrentar la situación de violencia y que, por lo tanto, no le es imputable el no haber podido frenarla, es decir que por su personalidad no podía salir de ese círculo”.  A raíz de las repercusiones adquiridas por el caso, la Comisión Provincial de la Memoria (CPM) realizó un relevamiento y comprobó que el 2,9% de las detenidas en penales de la jurisdicción bonaerense han sido acusadas de “malas madres”. Se trata en general de mujeres pobres y carentes de asistencia estatal, que viven en condiciones de extrema vulnerabilidad y no son sostenidas por lazos familiares de contención. Son conocidos y muy similares en varios aspectos los casos recientes de Yanina González, Celina Benítez o Victoria Aguirre (en Misiones) también acusadas por no haber podido defender a sus hijas de situaciones de violencia y abuso. La propia CPM anunció a partir del estudio del caso su intención de actuar como “Amicus Curau” y veedora del desarrollo del proceso judicial de Farías.
Luego de un año y nueve meses de injusta reclusión, Yanina fue declarada inocente. La audiencia fue seguida por las mujeres organizadas en la Comisión por la Libertad de Yanina Farías y varios organismos de derechos humanos. La siempre presente Nora Cortiñas expresó su alegría por el fallo y declaró: “Hay una persecución por género. Por parte de los jueces, abogados y fiscales todavía hay discriminación hacia las mujeres. El ruido que se hace en la calle a veces también ayuda a la cabeza de los jueces”. Aún falta el veredicto para saber cuál es la condena para Alfredo Leguizamón. Podrían ser 22 años o cadena perpetua, según se resuelva si fue homicidio simple o agravado por alevosía. Esto se sabrá el 29 de mayo próximo
Quizás esta resolución tardía, pero con una efectiva aplicación de perspectiva de género, sirva de precedente para que no haya más casos como el de Yanina y otras mujeres no tengan que sufrir más injustos encarcelamientos y vulneración de derechos. Quizás la lucha en las calles y el acompañamiento, tal como lo señaló Norita Cortiñas, obliguen a quienes se encargan de impartir justicia a abrir los oídos y los ojos  para dejar de condenar a las y los más vulnerables
Después de mucho tiempo, Yanina hoy concurrió a la escuela a retirar a sus hijos/as, como cualquier mamá.

0 comentarios:

Publicar un comentario