10 jun. 2019



El jueves 13 de junio a las ocho y media en los Tribunales de Lomas de Zamora comienza el juicio a Giuliano Armando Fattori, de la Policía Local de Almirante Brown, por el asesinato de Leonel Sotelo de 19 años, fusilado el 1ero de diciembre de 2016. La mamá de Leo, Noemí Robelli, se acercó a CORREPI después del asesinato de su hijo y tiene buenas expectativas en el inicio del juicio. (Por La Retaguardia)

“Mi hijo iba a unas picadas que se hacen en Yrigoyen en la localidad de Burzaco y se cruzó con este policía asesino Giuliano, lo que supuestamente dice es que los chicos lo quisieron robar y es todo mentira. Los chicos no tenían arma, no se encontró ningún arma y el amigo que iba con Leo en la moto recibió un impacto por la espalda, por la cola, que le salió por la rodilla. Y mi hijo  recibió tres impactos, dos por la espalda”, dijo a La Retaguardia Noemí Robelli, mamá de Leonel Sotelo.
El chico que viajaba como acompañante en la moto quedó detenido desde ese día, dice Noemí. “Y ahora, después de tanta lucha, se va a hacer el juicio. El policía dijo que hubo intercambio de disparos, pero los chicos no tenían arma. En las pericias solo se encontraron vainas del arma del policía. Para mí es un asesino porque a mi hijo lo remató de atrás. No sé qué se le pasó por la cabeza a ese policía”, reflexionó Robelli. “Mi hijo trabajaba, él tenía su trabajo. Su papá tiene un lavadero de autos y él trabajaba con sus hermanos ahí. Hacía dos semanas se había comprado la moto”.
Noemí cuenta que se acercó a la Coordinadora Contra la Represión Policial e Institucional, CORREPI, desde el día que el policía le disparó a su hijo y así comenzó su lucha por justicia: “Yo no pensé que me iban a matar a un hijo, yo veía por la tele que estaban matando chicos y todo eso, pero nunca pensé eso. Cuando me acerqué a CORREPI vi que son un montón de casos y hoy más, que está la vía libre para que sigan matando a los chicos. Hay muchos casos, muchas mamás, esto que pasó en San Miguel del Monte es feísimo también, lo que hicieron con los chicos”.

Amenazas y encubrimiento

“El primer año pasaban por casa, provocando. En mirar a mis hijos que estaban sentados en la puerta y provocando para que les digan algo”, explica con tranquilidad Noemí. Sucede que el policía que le disparó a su hijo desempeñaba sus funciones en una delegación a diez cuadras de su casa, y sus compañeros de armas, con ese espíritu tan característico de la fuerza, decidieron mostrar de esa manera el afecto por el amigo caído en desgracia. “Tratamos de evitar todo eso, ignorándolos”.
Desde CORREPI publicaron una nota denunciado la actuación del fiscal: “el primer fiscal a cargo de la causa, Pablo Rossi, curiosamente a cargo de la fiscalía temática de 'violencia institucional', decidió el mismo día del asesinato que no hubo delito, y definió el fusilamiento de Leo como legítima defensa del policía. Gracias a la lucha incansable de  familiares y amigos/as de Leo organizados en CORREPI, logramos que se desvincule a este fiscal y que se continúe investigando el hecho. Con la intervención de la fiscalía general, se designó otra fiscal, que dictaminó que era necesario que la causa se eleve a juicio oral, aunque apenas por homicidio con exceso de la legítima defensa, a pesar que las pericias confirmaron que las 9 vainas y el proyectil recuperados pertenecían al arma reglamentaria de Fattori y no hay señales de otras armas en la escena. No obstante, la fiscalía sostiene que se debe juzgar a Fattori por 'exceso en la legítima defensa', mientras que desde CORREPI sostenemos que se trató de un homicidio agravado por la condición de miembro de una fuerza de seguridad”.
Fattori “nunca estuvo preso. Y ahora que se viene el juicio creó una página convocando a policías que le hagan el aguante, para que estén del lado de él. Yo tengo mucha fe que va a quedar preso, quiero y creo que se va a hacer justicia por Leo. El policía le quitó la vida a mi hijo sin mediar palabra”, concluye Noemí, quien el jueves pasado, en la Ronda de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, se sacó una foto con Nora Cortiñas, como muestra de apoyo.
El juicio comienza este jueves a las 8:30, en los Tribunales de Lomas de Zamora, en Camino Negro y Larroque. Desde CORREPI convocan a acompañar.

0 comentarios:

Publicar un comentario