20 jun. 2019



Lila Wolman, integrante del Equipo de Coordinación del Centro Educativo Isauro Arancibia, denunció la grave situación edilicia en la que se encuentra la escuela luego de los días de tormenta e invitó a una conferencia de prensa el viernes a las 8:30 en Paseo Colón 1366. La docente dialogó con Rosaura Barletta y Luis Angió en el programa Otras Voces, Otras Propuestas. (Por La Retaguardia)

Luego de las tormentas del fin de semana, el Centro Educativo Isauro Arancibia quedó en muy malas condiciones y, sobre todo, peligrosas para quienes lo transitan día a día: "Cuando llegamos a la escuela nos encontramos el SUM absolutamente inundado, las aulas inundadas, llaves de luz en cortocircuito, las luces titilando, un panorama aterrador. No podíamos darles el desayuno a nuestros estudiantes porque estaba inundado también el comedor. El sábado la escuela abre porque hay un centro de actividades infantiles y cuando llegaron se encontraron con que el pluvial no podía contener el agua de la lluvia y caía torrencialmente el agua sobre las llaves de luz", denunció Lila Wolman, integrante del Equipo de Coordinación de la escuela. "Había cincuenta niños y niñas. Hace un mes estaban probando el sistema de calefacción nuevo que pusieron y explotó un caño en el jardín, se inundó de agua hirviendo la sala de los bebés que por suerte en ese momento ya no estaban. Ese es el panorama con que nos encontramos después de una inversión millonaria. Pareciera que fue pensada para que nuestros estudiantes continúen a la intemperie, que es de donde llegaban hoy con las frazadas después de tener tantos días de frío en la calle", explicó.
"Cuando nos encontramos con este panorama llamamos inmediatamente a las autoridades pidiendo respuesta como hacemos permanentemente y nos dijeron que había muchas escuelas en la misma situación, que no les parecía tan grave después de semejante tormenta. El Isauro existe hace veinte años, originalmente como una escuela primaria para jóvenes y adultos. Por sus características inclusivas se fue llenando de personas en situación de calle. No porque sea una escuela para gente en situación de calle sino porque es una escuela donde el que llega es bienvenido o bienvenida. En estos veinte años estuvimos en instituciones alojantes y en 2011 conseguimos el edificio donde estamos ahora, en Paseo Colón y Cochabamba", recapituló Wolman. "Al segundo o tercer año de estar ahí nos dijeron que iba a pasar el Metrobús, por lo cual lo iban a derrumbar. Resistimos junto con la comunidad educativa y decidieron que no lo iban a derrumbar. Ahí invirtieron 14 millones de pesos que, lo había decidido la Legislatura, eran para la remodelación. Luego de la remodelación volvieron a la carga con el proyecto del Metrobús. No lo iban a tirar abajo pero nos querían sacar diez metros del frente.Esa fue la obra que tardó un año en hacerse, otra vez invirtieron millones de pesos y así entregaron la obra. Tenemos una panadería, es un emprendimiento donde trabajan muchos de nuestros estudiantes. Todavía no pudieron recomenzar las actividades allí porque la instalación de gas está mal hecha. Desde que empezó el año nos encontramos, día tras día, con una dificultad nueva", aseguró.
"Después de tanto desamparo e intemperie para los estudiantes, de un fin de semana tan duro, decidimos que estén en la escuela. Buscamos un único lugar donde podíamos estar todos, que estuviera seco y ahí nos amuchamos. Subimos la comida a las aulas porque no se podía usar el comedor. Pensando en que nuestros estudiantes se merecen escuela. Se levantan de la vereda, vienen a la escuela, y se merecen tener lo que vienen a buscar. Realmente, creo que no están dadas las condiciones, porque corremos riesgo los docentes y todos en un lugar donde chorrean las paredes. El viernes vamos a hacer una conferencia de prensa con el sindicato a la cual los invitamos", convocó Wolman.
"Nosotros, al trabajar con una población que pretende ser invisibilizada, somos un grano. Somos los maestros y las maestras de los pibes que están durmiendo en las calles de nuestra ciudad. Cada día más. Nuestros pibes son los que este gobierno pretende como los violentos sin darse cuenta de que son los chicos que están en peligro. A veces sentimos que hay una mala intención con nosotros. Han invertido mucho dinero. Esto es claramente una malversación de fondos del Estado. No hay otra explicación posible", denunció.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario