3 jun. 2019



El integrante del EDI (Economistas de Izquierda), Eduardo Lucita, realizó una lectura política de la candidatura presidencial del kirchnerismo y analizó la economía argentina de cara al futuro más cercano. Esta participación tuvo lugar en el programa radial Tengo una idea, conducido por Graciela Carballo, Carlos Morchio y Nicolás Rosales. (Por La Retaguardia)

“Es ya un lugar común decir que el anuncio de la impensada fórmula electoral Alberto Fernández-Cristina Fernández (de Kirchner) sacudió el tablero preelectoral y obliga a un reposicionamiento de todos los jugadores. Es producto de una lectura crítica de la realidad y de los límites que impone la crisis”. Así comienza reflexionando Eduardo Lucita en su texto publicado en diario La Arena de la Pampa, titulado ¿la fórmula por fin encontrada?. En esta misma línea continuó reflexionando: “ha sido una suerte de jugada de ajedrez. Algún ajedrecista diría fue una apertura tipo peón, cuatro rey, y al mismo tiempo tiene el efecto de una carambola tres bandas dejó totalmente desorientado al macrismo que estaba todo preparado para avanzar sobre la grieta, sobre una fuerte polarización”.
El economista se animó a más y aseveró: “Agitó las aguas y aceleró los procesos dentro de 'alternativa federal' con Lavagna, ese es un laberinto que no se sabe qué va a pasar. También agitó las aguas al interior del kirchnerismo, porque de alguna manera  la designación de Alberto Fernández es un corrimiento de centro derecha incrementando el sesgo conservador que viene mostrando Cristina desde ya hace un tiempo a esta parte”.
Al destacar la figura estratégica del candidato a presidente de la formula dijo que “Alberto Fernández es un hombre de relaciones públicas, es un amigable componedor, negociador. Se lleva bien con los mercados, se lleva bien con Magneto, con Clarín, es decir que puede suturar las heridas que dejó el kirchnerismo a diestra y siniestra durante doce años. Es el hombre indicado para eso. El kirchnerismo está rindiendo exámenes de sangre todo el día diciendo que no va defaultear, que ellos son pagadores de la deuda, etc.”.
Para Lucita, la frase de Cristina “que los pañuelos verdes y celestes tengan que caminar juntos” marca un signo de la época. Al mismo tiempo considera que el anuncio de la candidatura fue inteligente, porque para él dan por hecho que ganan en primera vuelta, y que esta fórmula es la consecuencia de la necesidad de querer aumentar su base de sustentación para poder gobernar.
“Dan por hecho que ya van a gobernar y que necesitan ampliar las alianzas, porque lo que deja el macrismo es ingobernable. Es una doble herencia la que se recibe, que se va a descargar sobre el pueblo trabajador y los sectores populares, porque el capitalismo no tiene otra forma de resolver esto”, dijo.

Economía: renegociar la deuda, esa es la cuestión

Luego de referirse a la macroeconomía en el plano internacional opinó sobre las medidas económicas más urgentes. “Cualquier gobierno que venga tiene que renegociar la deuda con el FMI, no solo un estiramiento en los plazos de pago, sino que tienen que ver qué van a hacer con los intereses, que son el 3 o 3.5 del PBI. El Fondo exige para el año que viene, no déficit fiscal cero, sino un superávit de por lo menos un 1%. Eso significa continuar con la política de ajuste, que lo que queda es el gasto público, que son centralmente jubilaciones y pensiones”
Otra variante a tener en cuenta para Lucita es recuperar el mercado interno: “tratar de recuperar la capacidad industrial que es la que genera trabajo”. La misma hoy se encuentra en el orden del 50%, para el economista esto puede ser una ventaja, porque se podría recuperar la producción sin necesidad de ningún tipo de inversión.
“Este gobierno ya castigó lo bastante con las tarifas y difícilmente den marcha atrás, probablemente no las aumente y entre en una negociación para desdolarizarlas”, continuó.
Según Lucita, la desocupación ronda el 12%, la caída del salario real es muy fuerte, y la inflación es difícil bajarla sustancialmente. En relación al dólar refirió: “Si mantienen este tipo de cambio, va a haber un desfasaje, y si quieren que las exportaciones continúen aumentando, tienen que tener un dólar competitivo”.
“La crisis no es tan profunda como la de 2001 pero tengo la impresión que va ser más extendida”, sentenció.
Por último, mencionó el movimiento de “fugas de capitales”, y en este sentido afirmó, con asombro y críticamente, como el kirchnerismo en la actualidad asumió la palabra “cepo” en relación al control de tipo de cambio, para él una palabra que había sido tomada por la derecha.

0 comentarios:

Publicar un comentario