22 jun. 2019



Luego de tres años de lucha, los trabajadores y trabajadoras del laboratorio Roux Ocefa formaron la Cooperativa de Trabajo Farmacoop ltda, la primera dentro de la industria de producción de medicamentos que propone un comercio más accesible para sus clientes. En el programa Tengo una Idea, conducido por Graciela Carballo, Carlos Morchio y Nicolás Rosales, dialogaron con Bruno Di Mauro, presidente de la cooperativa. (Por La Retaguardia)

Foto: conclusion.com.ar

“El 30 de abril el juez dispuso la continuidad a favor de la cooperativa de trabajo, legalmente somos continuadores de Roux Ocefa. Hoy en día somos un poco más de 70 trabajadores, por suerte se siguen sumando ex compañeros todos los días, pero bueno hay que tener en cuenta que cuando arrancó el conflicto éramos 450”. Así comenzó Bruno, trabajador y presidente de la nueva Cooperativa de Trabajo Farmacoop ltda, que después de tres años de intensa lucha, se convirtió en la primera cooperativa dentro de la industria farmacéutica.
En relación al modo de organizarse para poner en marcha el proceso productivo de la cooperativa farmacéutica, Bruno declaró: “Nosotros tenemos guardias fijas en ambas plantas, porque son dos plantas las que tenemos, la de Lugano y Villa Luro, y después tenemos a casi todos trabajando un turno por la mañana, de 8 a 4 o 5 de la tarde más o menos, y otro turno tarde más reducido”.
En una victoria para los trabajadores y trabajadoras, se pueden suceder algunas dificultades en cuanto a la cadena de comercialización dentro de este tipo de industria. En este sentido, el trabajador y director de la cooperativa planteó que “hay una cierta estructura tradicional en la industria farmacéutica, que implica el laboratorio quien es el que produce los medicamentos. Hay otros que son las droguerías las que distribuyen a las farmacias. Y otra instancia intermedia que se llaman distribuidoras. Esa es la norma. Lo común sería venderle a droguerías. Sin embargo, el laboratorio tiene potestad de venderle directo a farmacias, ahorrándose parte del costo de la comercialización. En realidad el problema no pasa tanto por estos organismos intermedios, sino que tiene más que ver con cómo salir al mercado con productos, que por ahí por estar tanto tiempo discontinuados, tal vez han ido perdiendo mercado”. A pesar de esto, también existen ventajas: “Lo que tenemos a favor es que el laboratorio nuestro para ciertos productos en la gama de sueros y algunas gotas está instalado y algunos clientes lo están pidiendo todavía. Estamos ansiosos a que se sepa rápido que estamos de nuevo con los productos en la calle”.
Respecto a las cadenas de pagos refirió: “Por un lado los medicamentos hospitalarios que vienen a ser los que dependen de lo públicos, de los estados provinciales y municipales donde sabemos que si bien pagan más, tardan más en hacerlo. Y después lo que pasa con la comercialización a lo privado como las clínicas están igual que el resto del país, las cadenas de pago se están cortando en todas las ramas de la industria y del comercio en general pero que tiene que ver más con una cuestión de crisis, de especulación y de que no sabés cuanto va  a salir mañana el dólar”.
Bruno aclaró algunas cuestiones legales de la actual razón social de la empresa: “de cara a lo que es la tenencia de los bienes no tangibles, que son los certificados y las marcas, nosotros seríamos la figura continuadora de Roux Ocefa. Esto tiene que ver con los protocolos de los organismos de control sanitario que necesitan tener una inscripción de establecimiento para que vos puedas manipular esas marcas y certificados, es una cuestión técnica. Somos continuadores, básicamente somos Roux Ocefa”.
“Nosotros tenemos una identidad como laburantes por haber laburado también con el Movimiento Nacional de Empresas Recuperadas (MNER). Donde no perseguimos el interés solamente de los 70 compañeros que somos hoy, sino que queremos de alguna forma, desde la perspectiva de los trabajadores, devolverle algo a la comunidad. Sobre la historia de nuestro pueblo, nosotros nos paramos para recuperar este trabajo y creemos que la salud, como tantas otras cosas, debería ser más accesible. Nos planteamos la posibilidad, en un futuro no muy lejano, de poder abrir farmacias sociales. Salir con productos al mercado que sean importantes y que estén a precios accesibles. Queremos fomentar que otros trabajadores y trabajadoras elijan este camino”, finalizó.


0 comentarios:

Publicar un comentario