10 jul. 2019



La causa se acaba de reabrir. El fiscal a cargo por la Procaduría por Crímenes de Lesa Humanidad, Pablo Camuña, ordenó a la justicia una nueva evaluación de pruebas. La abogada querellante, María Julia Albarracín, dialogó en el programa radial Tengo una Idea que conducen Graciela Carballo, Carlos Morchio y Nicolás Rosales. (Por La Retaguardia)

Foto de portada: Isauro Arancibia (Diario La Capital)

"El primer asesinado por la dictadura cívico militar fue un maestro". Con esta frase comienza el libro La Oruga y el Pizarrón, del historiador tucumano Eduardo Rosenzwaig, una suerte de homenaje biográfico sobre el maestro Isauro Arancibia. Apenas comenzaba el 24 de Marzo, una patota irrumpió la sede del ATEP (Agremiación Tucumana de Educadores Provinciales) y mató con 120 balazos a Isauro, y con 70 a su hermano Francisco. Hasta el día de hoy no hay justicia para ellos.
María Laura Albarracín es la abogada querellantes. Con ella recorrimos el caso y la causa judicial.

La Retaguardia: Nos gustaría conocer cuáles son las novedades del caso de Isauro y Francisco Arancibia.

María Julia Albarracín: La novedad es que ha sido resuelto por la Cámara Federal de Apelaciones, una apelación que habíamos presentado nosotros como querella de la CTERA (Confederación de Trabajadores de la Educación de la República Argentina), de la familia Arancibia, y que también presentó la Secretaría de Derechos Humanos de la Nación y la fiscalía. Que venía a apelar una resolución de diciembre del 2017 del Juzgado Federal de Tucumán, a cargo del Juez Veja, que había resuelto en eso momento dictar una falta de mérito y sobreseimiento a varias personas que nosotros entendemos como culpables del homicidio de los hermanos Arancibia. Porque en realidad fue la noche del 24 de Marzo que se produjo el asesinato en la sede del sindicato. Entonces lo que la Cámara vino a hacer ahora es a darnos lugar, dándonos razón a los argumentos que nosotros hemos explayado en los escritos de apelación y revocó esa decisión de falta de méritos y sobreseimiento. Por lo tanto, resulta ser una noticia para nosotros muy importante, que la tomamos con las reservas del caso porque no se trata de qué se está resolviendo sobres las culpas de estas personas, sino lo que se está diciendo es que el procesamiento será posible, porque esto ahora vuelve al juzgado de origen del Dr. Veja, y el juez deberá resolver en razón a todo el análisis que hizo la Cámara Federal de Apelaciones. Esto nos podría llevar al procesamiento de esas personas y eventualmente a lo que nosotros queremos y lo que la familia espera, que es el juicio oral.

—LR: Todos sabemos que el responsable político militar de este aberrante hecho fue Antonio Bussi. Hoy en día ¿qué lugar ocupa la familia Bussi en Tucumán dentro del poder político y, por ende, el judicial?

MJA: El hijo de Bussi de hecho ha obtenido un gran porcentaje de votos en la provincia de Tucumán en esta últimas elecciones. Luego de llegada la democracia, el mismo Bussi fue gobernador de la provincia. La causa contra su padre obviamente que está extinta por la muerte de él. Bussi murió condenado como genocida en la megacausa que se realizó acá en Tucumán. La provincia viene realizando 12 juicios por lesa humanidad, los organismo los han propiciados y hemos contado con esa sentencia en ese momento. En este juicio oral se hablará sobre esta participación del poder militar representado por Bussi. Casi con un cambio de mando, porque en Tucumán estaba en el Operativo Independencia cuando llega la dictadura. Nosotros teníamos ya una experiencia de terrorismo de estado antes de la dictadura.

—LR: El ex juez Mario Martínez, que intervino en la causa, tiene una condena por delitos de lesa humanidad, ¿en qué condición está ahora?

MJA: Esto sería así. El ex juez federal Mario Martínez era la persona responsable en el servicio que él tenía que otorgar a la sociedad como parte del poder judicial, el responsable de la investigación de los hechos en ese momento, que se denunciaron por el homicidio de los hermanos. Y así un montón de otras causas más que pasaron por sus manos en esa época en la que él ejerció sus funciones como juez. Y lo que hacía era no investigar lo que pasaba. La causa Arancibia no fue una excepción, porque cuando llegó a sus manos el homicidio de estas dos personas tal como ustedes describen específicamente, la cantidad de balazos puede variar, pero realmente fueron ultimados de una manera terrorífica. Un homicidio además de dos personalidades. De Isauro Arancibia como una persona muy importante dentro del sindicalismo del NOA y de todo el país, porque también fue fundador de la CTERA. Llegando a sus manos esta causa, el juez no instruyó ninguna línea para que se investigara, por eso nosotros pedíamos el procesamiento en cuanto al incumplimiento de sus funciones. El juez tendrá que dar cuenta de lo que hizo en la medida de que se lo procese, que es el siguiente paso que nosotros esperamos que se avance, que se pueda milituar la prueba en consonancia de la sentencia de la Cámara. Se analicen la pruebas, que hay un montón, y que se pueda procesar a Mario Martínez. Que efectivamente estamos hablando de una persona que ya fue condenada en una causa por delitos de lesa humanidad.

—LR: ¿Cómo fue la relación de los dirigentes sindicales con la represión en Tucumán?

MJA: En Tucumán tenemos un montón de personas que estaban nucleadas en la FOTIA (La Federación Obrera Tucumana de la Industria del Azúcar) que como bien trascendió era una de las fuentes de trabajo más importantes de Tucumán y del NOA completo. Justamente su Secretario General, Atilio Santillán, también dos o tres días de instaurada la dictadura es asesinado. Isauro tenía una relación muy importante con la FOTIA. Quizás esta caracterización de Isauro en esta representación que ejercía uno tiene que entenderla que estaba acompañada por la voluntad de los trabajadores. El venía siendo amenazado desde el 74.
Hubo un ensañamiento muy marcado en estos asesinatos, a Isauro tras haber sido asesinado le roban los zapatos nuevos que se había comprado. Esto sería luego un constante durante la dictadura. El dormía en un piecita en el sindicato. Era un hombre austero. Y esa noche se había quedado a dormir su hermano también. La patota policial que irrumpió el sindicato estuvo integrada por Héctor Rodolfo Amaya, Mario Roberto Escalada, Jorge Ragonece, Jorge Sánchez, Julio Coria y Roberto Albornoz.  Esperamos que el castigo les llegue a ellos ya los responsables intelectuales.


0 comentarios:

Publicar un comentario