30 jul. 2019



El primero de agosto a las 17 horas se realizará una concentración en Plaza de Mayo pidiendo justicia por Santiago Maldonado. Convocan familiares y amigos de Santiago y Organismos de Derechos Humanos. También piden que no se cierre la causa. El comunicado de la familia y el informe presentado ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. (Por La Retaguardia)

La convocatoria a Plaza de Mayo para el próximo jueves se dio a conocer en el sitio oficial de la familia en Facebook y fue precedida por un comunicado y por el informe realizado a la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) donde desmenuzan la comunicación oficial del gobierno y el rol de los medios de comunicación.
“Ataques en redes sociales” es el título del informe donde “describen quienes fueron los actores involucrados en la comunicación oficial del gobierno, funcionarios de segunda línea, y también de los periodistas más famosos, operadores y el rol central que asumieron los creadores de noticias falsas y las granjas de trolls que diseminaron los contenidos a través de las redes sociales para polarizar la sociedad”. El ataque tuvo como objetivo ocultar la desaparición de Santiago, instalar pistas falsas, desviar la investigación, criminalizar y deshumanizar a Santiago y a su familia para que las víctimas sean las responsables de su desaparición. A los medios solo les falto el textual: algo habrá hecho.
En el informe señalan que Macri no se pronunció por Santiago Maldonado ni una sola vez, “la Ministra de Seguridad emitió un solo tweet, al igual que el ministro de Justicia. El Ministro de Derechos Humanos fue el más activo, con 3 intervenciones”. El objetivo, desentrañan, era silenciar la comunicación oficial y hablar por otros canales. Los funcionarios de segundas líneas y legisladores tuvieron un rol mucho más activo que el poder ejecutivo. Los dichos de Elisa Carrió, de Yamil Santoro y del diputado Fernando Iglesias fueron los protagonistas de un podio asqueante.
Un sector del periodismo no se quedó atrás: “se presentan tres casos de periodistas de alcance masivo, cuyo discurso pasaba centralmente en deshumanizar a las víctimas. En especial a Santiago y a Sergio”, dice el informe, y se trata de Jorge Lanata, Eduardo Feinmann y Baby Etchecopar. Pero lo más interesante del rol del periodismo quizá sea que otros periodistas poco conocidos hasta ese momento resultaron ser especialistas en el caso de Santiago. “Contaban con información privilegiada, inclusive en algunos casos anticipando las resoluciones judiciales y las próximas acciones del Ministerio de Seguridad”, denuncia el informe. Esos periodistas son Loreley Gaffoglio de La Nación, Silvia Mercado de Infobae y Claudio Andrade de Clarín. Este último recibió un premio de FOPEA por su investigación, lo que sin dudas significaría apedrear a la verdad y disciplinar al periodismo. “Se desprende que el gobierno intentó mediante estos periodistas hacer llegar a la población una versión probable y crear un sentido común, sin llegar al punto de una fake new, introducir cambios en los hechos que prepararan a la población para el desenlace de la aparición del cuerpo de Santiago Maldonado el 17.10.2017”, dice el informe. Acciones psicológicas contra la población.
Llegamos así al troll center. “Los ataques trolls mostraron el lado más siniestro de las redes sociales y de la sociedad. Festejaron la desaparición, la muerte, esparcieron un mensaje de odio que alcanzó a gran parte del país y generó más dolor, angustia e impotencia a la familia de Santiago Maldonado”. En el informe sostienen que funcionaron como amplificador de la comunicación para hostigar a la familia y durante el tiempo que Santiago estuvo desaparecido “circularon más de 7.5 millones de tweets. Estos mensajes se centraron en dos comunidades primarias, una afín al gobierno y otra opositora; en las que se activaron narrativas distintas, una atribuyendo la responsabilidad de este acontecimiento al gobierno y otra desacreditando a Santiago Maldonado, a la comunidad mapuche a la que Maldonado apoyó, y a la oposición en general. Estas dos comunidades estuvieron lideradas por usuarios muy distintos: líderes políticos en la comunidad cercana a la oposición política y trolls/fakes en el caso del gobierno”.

El comunicado de la familia
El 22 de julio de este año la familia difundió un comunicado. En tres puntos cuestionan el accionar de la justicia, advirtiendo que no son los únicos cuestionamientos y piden que no se cierre la causa. 
Todos recordamos al Juez Gustavo Lleral al salir de la morgue judicial. Frente a los micrófonos apenas entrada la medianoche, desde atrás de sus anteojos, lo primero que dijo fue “buenas noches para todos”. El revoltijo de micrófonos y celulares le hizo repetir la frase varias veces y hasta tener el micrófono de un medio (TL9), uno más de la prensa. Habló de un delito grave y dijo que la pericia realizada fue importante. Se determinó que se trataba de Santiago Maldonado. “No hubo lesiones en el cuerpo”, afirmó. Las elecciones estaban garantizadas y la democracia podía quedarse tranquila. Según el comunicado de la familia, el 24 de noviembre volvió a declarar a la prensa: “Maldonado falleció por ahogamiento por sumersión en un cuadro coadyuvado por 'hipotermia'". La familia señala que el juez omitió la parte donde la autopsia dice que se trató de una "muerte violenta". El juez también definió la tarea a seguir como “una reconstrucción histórica”. No parece que eso estuviera pasando.
En el punto segundo del comunicado la familia muestra fotos de billetes encontrados en las ropas de Santiago que están en perfecto estado. El Juez Lleral negó la pericia sobre los billetes, afirman. Por último, adjuntan un texto de la autopsia: "la temperatura corporal estaba fría debido a la crioconservación natural y artificial". El juez no dio explicaciones sobre este punto y desde la familia se preguntan si Santiago estuvo en un lugar diferente al Río Chubut, recordando que: “la crioconservación es el proceso en el cual las células o tejidos son congelados a muy bajas temperaturas, generalmente entre -80 C y -196 C. La temperatura del agua del Río Chubut nunca es menor a 0 C.”.

Una publicación que no tuvo difusión
En el sitio oficial Justicia Por Santiago Maldonado publicaron la convocatoria a Plaza de Mayo, el informe ante la CIDH y el comunicado. Pero en el medio de esas publicaciones quedó perdida una del 21 de julio: “Según el expediente, el Juez Otranto se comunicó con Pablo Nocetti del Ministerio de Seguridad el 3 de agosto para avisarle que iban a realizar un peritaje sobre las camionetas utilizadas en el operativo del 1 de Agosto donde desapareció Santiago. El 5 de agosto, las camionetas habían sido lavadas. Las fajas de seguridad estaban rotas”. Otranto fue el primer juez de la causa y fue apartado por la Cámara Federal de Comodoro Rivadavia por prejuzgar. Nocetti fue defensor de genocidas y ha sido fotografiado hablando con los gendarmes antes de la represión que ocasionó la desaparición seguida de muerte de Santiago Maldonado. A dos años no hay un solo culpable preso.



0 comentarios:

Publicar un comentario