25 jul. 2019



Costas Isijos, dirigente de Unidad Popular, y ex viceministro de Defensa de Grecia en el primer período de Syriza dialogó en el programa Enredando las Mañanas, de la Red Nacional de Medios Alternativso. Su mandato duró desde las elecciones de enero de 2015 hasta julio del mismo año cuando, luego de la traición del primer ministro Alexis Tsipras, se apartó junto a otros Ministros y Diputados. (Por RNMA)


RNMA: ¿Cuál es la situación actual en Grecia después de las elecciones?

Costas Isijos: Tsipras ganó las elecciones en enero de 2015 y abrió una gran expectativa para que termine a la pesadilla neoliberal. El paquete de ajuste que se había llevado a cabo desde el 2009 terminó con cientos de miles de puestos de trabajo menos, salarios que bajaron al 50 o 60%, jubilados que perdieron el 60% del dinero que sacaban cada mes.
Tenemos los últimos 10 años más de 600 mil griegos que emigraron del país, la mayoría de ellos jóvenes y bien formados. Estamos hablando de un país que tiene 11 millones de habitantes. 600 mil es un gran número y Grecia perdió el  25% de su PIB (PBI) en estos últimos 9 o 10 años.
Tsipras ganó con un porcentaje bastante alto en 2015 y con un programa no solamente de aliviar al pueblo, sino con un programa electoral en el cual había estrategias de salir de este callejón que nos habían metido los acreedores, el FMI, los estados europeos, los otros 27 estados europeos y el Banco Central Europeo. Estos tres acreedores en Grecia son conocidos como la “troika”.
Tuvimos un problema inmenso en la sociedad. 40% de desempleo y 60% de la juventud desempleada. Ahora tenemos un 18%, pero tenemos al mismo tiempo mucha emigración que oculta también el desempleo, porque son jóvenes que se van del país.
No hay mejorado mucho los números y al mismo tiempo la política que implementó Tsipras no llevó a cabo su programa y sus promesas electorales. Esas fueron las razones por las que seis ministros y 50 diputados nos retiramos del gobierno. Eso creó un problema.
Tsipras llamó a elecciones de gobierno después de haber dado la espalda al pueblo griego, cuando este votó en ese famoso referéndum donde el 62% negó totalmente las propuestas de los acreedores y pidió a Tsipras que siga otro camino alternativo de soberanía económica, social de Grecia, no lo hizo. Llegó a ganar las elecciones de vuelta en un shock electoral dentro de 25 días después del referéndum. En estos últimos cuatro años siguió con una política podemos decir conservadora, de derechas, o socialdemócratas, complaciente con los acreedores. Cumplió con los acreedores en todos los puntos que ellos pidieron, privatizaciones, baja de sueldos y también cumplió como un fiel aliado a Israel y EE.UU., porque ya Grecia es uno de los soldados ejemplares de la OTAN en la región.

RNMA: Esa negociación tiene que ver mucho con Turquía.

CI: Con Turquía pero también con el Proyecto EastMed que es el proyecto de una ruta de gas que se va a construir desde Israel y Chipre pasando por el sur de Creta y llegando a Europa. Es un proyecto muy grande de más de 20 mil millones de euros y en esta construcción estos tres países bajo la supervisión de Pompeo de EEUU, y del establishment norteamericano, han llegado a un acuerdo. Están construyendo esta ruta de gas de las reservas de Israel y de Chipre hacia Europa y Turquía está fuera del juego. Eso crea problemas entre Grecia y Turquía, Chipre, Israel y Egipto que son los cuatro o cinco jugadores en esta región.
Tsipras está completamente de acuerdo con las estrategias de la OTAN en la región. Contra Siria, contra el pueblo Palestino. Un fiel aliado desgraciadamente al estado israelí que está llevando a cabo un genocidio contra el pueblo palestino en este momento.
Este es uno de los graves problemas y razón de la derrota de Tsipras (en elecciones parlamentarias este año). Si el pueblo no estaba contento con el programa de Tsipras, ¿por qué votó a la derecha y no más a la izquierda? Podría decir que el castigo es un autocastigo del pueblo griego porque no votó  a favor del programa de Michitakis, un fiel aliado al neoliberalismo tradicional europeo de Thatcher y de otros actores principales del neoliberalismo en Europa en los últimos 20 o 30 años y un fiel aliado del establishment norteamericano, de Trump y de Obama. Entonces el pueblo castigó  a Tsipras pero al mismo momento se auto castigó votando un programa muy abstracto: que se vaya Tsipras, que se vaya la corrupción, y al mismo tiempo no tenía mucha idea de que este programa muy neoliberal con muchas privatizaciones que también está en su plan estratégico, por ejemplo la venta de islas del Mar Egeo a multinacionales privadas o a príncipes árabes, a las monarquías árabes, etc.
Estamos en un momento muy complicado, muy difícil, un encubrimiento del engaño que desembocó en lo que pasó con Tsipras en estos últimos cuatro años.
Termino con estos datos que quiero que los anoten porque son muy importantes: en 2010 el primer rescate fue una deuda de 110 mil millones de euros; el segundo rescate 100 mil millones de euros en 2011 y en 2015 el tercer rescate votado por Tsipras  80 mil millones  de euros. Nos hace casi 300 mil millones de euros para un país tan pequeño, con una población de 11 millones. Y vamos a estar bajo la supervisión de la “troika” para cumplir con todos estos programas. Para poder pagar estas deudas se necesitan más de siete generaciones y quizás ello no alcance. Así que tenemos un experimento global en lo que ha pasado en Grecia en los últimos años.

RNMA: Varoufakis, el ex ministro de Economía de Tsipras y el que estaba negociando con el FMI para decirle no a los acuerdos en base al programa que habían levantado ustedes y que luego de la traición se fue, decía que en el 2025 lo más probable es que haya un giro de la ultraderecha en toda Europa.

CI: No sólo lo dice Varoufakis. Lo dice la vida diaria. Si ves las elecciones europarlamentarias que se realizaron hace dos semanas tuvimos una subida de la extrema derecha increíble. Aunque Amanecer Dorado que es el partido neonazi en Grecia, no pasó la barrera electoral que es del 3%, sacó 2,9%. Pero un nuevo partido que apareció en su lugar un poquito más modernizado entre comillas, muy parecido a la política de Urban en Hungría y de Salvini en Italia. Un partido de extrema derecha, de ortodoxia griega muy religioso, muy antiinmigrante, sacó 3,7% así que combinas los votos de Amanecer Dorado, los votos de este nuevo partido que se llama Solución Grecia, que lo dirige un tal Velopulos y combinas los votos de otros pequeños partidos de la extrema derecha en Grecia suma más del 12/13%. Lo que está sacando la extrema derecha en Francia. Vox y Le Pen en Francia; Vox en España, Salvini en Italia, en Austria, 20%, en Alemania, 10/11%. Tenemos una subida increíble de la extrema derecha y del neo fascismo, o del cripto neonazismo que lo podría calificar de esa manera también que este es un gran peligro para la paz en Europa. Es un gran peligro porque no se presenta solamente como un modelo anti sistémico que atrae a muchas juventudes desgraciadamente. Muchos jóvenes empobrecidos que no tienen la educación necesaria que deben tener en las escuelas públicas y reaccionan de una manera muy violenta a lo que están sufriendo con el desempleo, con la marginalización social. Estas políticas neonazis los atraen mucho. Tenemos que tener en cuenta que también tiene la culpa la social democracia y una parte de la izquierda que no presenta verdaderas alternativas a los pueblos de Europa.

RNMA: Luego de la ruptura formaron el partido Unidad Popular ¿Como ves esa perspectiva ? ¿La desmoralización de la clase hace que cueste mucho este renacer de la izquierda?

CI: Estamos tratando de crear fuerzas de unidad en la sociedad. Si la izquierda no se une, no conduce y no tiene un camino de unidad programática que le puede dar salida a los problemas reales de la sociedad, si sigue divida y peleándose entre ella en una guerra civil increíble muy fuerte entre los diferentes partidos de la izquierda, esto va a ser un desastre que los van a pagar los pueblos de Europa como lo han pagado en la década del 20/30 del siglo pasado. Por eso creo que es muy importante, no solamente para Unidad Popular, para el partido de Varoufakis, para el partido comunista de Grecia y otras fuerzas de izquierda que si las juntamos todas son más del 15/20%. Tienen que encontrar la forma de unirnos porque si no lo hacemos eso ahora mañana va a ser muy tarde.

0 comentarios:

Publicar un comentario