10 jul. 2019




Crónica de una tarde solidaria y fría, que se convirtió en otra jornada de represión por parte de la Policía de la Ciudad, que impidió la instalación de una carpa para personas en situación de calle promovida por algunas organizaciones sociales que vienen trabajando la problemática. (Texto y fotos de Natalia Bernades para La Retaguardia)



Proyecto 7, junto al Movimiento de Trabajadores Excluidos (MTE), el Movimiento Popular La Dignidad (MPLD), el Frente Popular Darío Santillán (FPDS) y la Confederación de Trabajadores de  la Economía Popular (CTEP) organizaron una jornada solidaria con ollas populares, colecta y reparto de donaciones, que iba a ser acompañado con la instalación  de una carpa refugio para la gente en situación de calle. La represión policial lo impidió.



La actividad comenzó a las 12 horas, al lado del obelisco y con fuerte presencia policial. El sol daba un pequeño alivio a las personas que están en situación de calle, pero sabíamos que al llegar la noche volverían el frío y el desamparo. Las agrupaciones que organizaron la jornada conocen la problemática. Son quienes realizaron el Censo Popular de Personas en situación de Calle 2019, que dio como resultado que sólo en la Ciudad de Buenos Aires hay 7251 personas en la calle. 40 son mujeres embarazadas y 871 niños y niñas.



Finalizada la olla del almuerzo, y ante la permanente presencia policial, en asamblea se decidió realizar un anillo humano para poder instalar la carpa. Al ver la gente organizada, la policía se preparó para reprimir. Los primeros colchones llegaron junto a los gases lacrimógenos y los palos. La policía se llevó detenidas a dos personas y varios colchones. Colchones que estaban destinados para que la gente no durmiera sobre un cartón una noche de cinco grados. La situación se mantuvo tensa por varias horas. Las mujeres, que antes habían estado cocinando en las ollas y amasando tortas fritas, se sentaron en acto pacífico frente a las motos policiales. A las 18 horas, Alejandro Amor, Defensor del Pueblo de la Ciudad, intervino como mediador. Se acordó hacer la olla de cena pero no el refugio y una reunión en el Ministerio de Desarrollo Social, que se estaba por llevar adelante al cierre de esta nota, a las 16 horas. Parte del acuerdo era que se retirara la policía para realizar la cena en paz. Lejos de cumplir el acuerdo, a modo de provocación, la policía motorizada circuló bien cerca del cordón realizado por las mujeres.
La pregunta que queda en el aire es si cumpliran las promesas o, al igual que la policía ayer, seguirán provocando a las personas más vulnerables.




















1 comentarios:

  1. Excelente registro fotográfico y gran crónica de una jornada dura y gris

    ResponderEliminar