19 ago. 2019



Lo dijo Lito Borello, secretario de Derechos Humanos de la CTEP y referente de la organización política y social Los Pibes, en conversación con Fernando Tebele, Pedro Ramírez Otero y Agustina Sandoval Lerner por Radio La Retaguardia. Borello se refirió al resultado de las PASO e hizo un análisis político sobre la situación actual que se vive en el país. (Por La Retaguardia)

Foto: elcirculo.com.ar


Lito Borello pidió la renuncia del presidente Mauricio Macri para que no haya más tragedias y se expresó sobre las políticas de hambre y desesperación del gobierno. El dirigente político y social, referente de la organización Los Pibes que milita en el barrio porteño de La Boca y secretario de Derechos Humanos de la CTEP, habló del resultado de las elecciones PASO del último domingo donde el pueblo plasmó en las urnas el rechazo al gobierno de Macri y hasta los propios medios oficialistas levantaron su blindaje informativo y le soltaron la mano: “Sin duda, contradiciendo todas las especulaciones e investigaciones de las encuestas, que parecen ser casi dioses, las elecciones fueron un torrente popular, un plebiscito en contra de Mauricio Macri y las políticas que este gobierno viene implementando. Ha sido, nuevamente, una manera inteligente de nuestro pueblo de convertir una contienda electoral en un gran grito cerrado para decirle a Macri que no va más, que se le terminó el tiempo. Ha dejado una situación de profunda ilegitimidad del Poder Ejecutivo. Cuando todavía no habían mostrado las cifras, empezaron a haber cambios en los multimedios de ellos, en Clarín, en TN, en el propio Lanata. Ellos mismos le dieron el parte de defunción a Mauricio Macri y, evidentemente, decidieron quemar una torre para salvar al rey, entendiendo al rey no como Macri sino como el poder real. El pueblo ha marcado una excelente manera de darle término a este gobierno de Mauricio Macri”, expresó.
Borello se refirió también a la disputa que existe entre distintas organizaciones políticas y sociales sobre si tiene sentido salir a la calle a reclamar y exigir que se modifiquen las condiciones económicas y el ajuste que instaló el FMI en nuestro país o si, en cambio, esa postura puede ser utilizada por el gobierno para desprestigiar al campo popular y seguir inventando excusas para justificar esta aguda crisis política, social y económica: “Hay diferentes matices que tienen que ver con la prevención de no entrar en el juego de cierta derecha y de una parte del gobierno que puede querer intentar un hecho que termine con muertos. En función de eso hay una lectura, que no comparto, de algunas compañeras y compañeros de que no hay que salir a la calle. Una sensación de que hay que guardarse para no caer en el juego de la derecha. No es nuestro caso. Nosotros creemos que, por el contrario, necesitamos mostrar un pueblo alerta, movilizado, organizado, atento y vigilante. Necesitamos ser parte de una masa crítica de un pueblo que va a tener que lidiar no solo para que se vaya este gobierno lo antes posible para que haya el menor daño posible, sino también contra el poder fáctico que, apenas se instale el nuevo gobierno, va a tratar de dejarle la peor situación que pueda. Necesitamos un pueblo organizado. Hay que encontrar maneras inteligentes de estar organizados y en la calle”, manifestó.

“No damos más”
Sin dudas, los sectores populares han sido los más castigados en este plan de ajuste y pobreza que vino a plantear el gobierno de Macri desde su asunción: “En las últimas décadas se ha ido paleando cada vez más la democracia para que nada cambie. Una democracia que le deja poco margen a los sectores populares. El poder fáctico ha ido maniatando las condiciones de la participación. Somos bastantes críticos a esta democracia renga, donde está roto el Estado de derecho, donde está quebrado el contrato social. El sentido común hace que el padecimiento cotidiano de nuestras compañeras y compañeros tenga muy poca expectativa. Apostamos a la confianza de un pueblo que desde hace 4 años resiste y se organiza, que ha salido a la calle a decir que está digno y rebelde resistiendo estas políticas neoliberales. No damos más”, dijo el secretario de Derechos Humanos de la CTEP.
El dirigente político y social se refirió también a las medidas económicas que anunció el presidente luego de su exabrupto del día después de las elecciones y aseguró que desde el poder intentarán condicionar al gobierno entrante para complicarle su gestión, dejando “un país en llamas”, como calificó Borello: “Mauricio Macri, además de ser un representante de los ricos, de los poderosos, un digno paladar digno de su clase, es muy mal actor. Le hicieron un guión, lo trataron de couchear, tratar de mejorarlo. Está claro que es toda una actuación y que el verdadero Macri es el que habló enojado porque no lo votaron. Está claro que estas devaluaciones las hacen los poderosos y los que tienen plata. Esto es una manera de dejar el país en llamas. Una manera de perjudicar el escenario para la próxima situación, que no la van a poder evitar. No hay nadie que diga que puede cambiar el pronóstico de lo que pasó el domingo pasado. Sabemos que los poderosos van a tratar de perjudicar al próximo gobierno y de dejar las peores condiciones en este país. Nuestro pueblo sufre cada minuto. Con el plebiscito del domingo hay que encontrar una salida institucional que achique el sufrimiento del pueblo, de los trabajadores y de nuestra patria. No sabemos si esto no termina en tragedia. Estas políticas anidan tragedia”, avisó.
Por último, Borello opinó acerca de por qué la crisis electoral del gobierno a nivel nacional y en las provincias no se trasladó a la Ciudad de Buenos Aires, donde la elección la ganó Horacio Rodríguez Larreta: “Construyen sentido y manipulan la sensación. Lo han cubierto y ayudado muchísimo. La Capital tiene un sujeto diferente al conjunto del país. Siempre ha tenido una tendencia desde esos sectores. Desde el campo popular tampoco hemos construido una estrategia capaz de lidiarle la Ciudad de Buenos Aires”, cerró Lito Borello.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario