30 ago. 2019


Será el próximo lunes 2 de septiembre. Después de un poco más de dos años, el poder judicial de esta localidad del interior de la provincia de Buenos Aires juzgará a integrantes de la Policía bonaerense por las muertes de 7 jóvenes alojados en la entonces Comisaría 1ª. El programa Tengo una Idea que conducen Graciela Carballo, Carlos Morchio y Nicolás Rosales entrevistó a la abogada Margarita Jarque,  integrante del cuerpo de abogados de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM). La Retaguardia participará de El Diario del Juicio, junto a FM La Caterva, Radio Presente y Cítrica. (Por La Retaguardia)

6 ex policías  están imputados por la Masacre de Pergamino, ocurrida en marzo del 2017.  Aquel día,  7 jóvenes alojados en la Comisaría 1ª murieron asfixiados en medio de un incendio. Los uniformados no hicieron nada para rescatarlos.
El caso se transformó en uno de los más terribles hechos ocurridos en una comisaría del país. Las muertes de Sergio Filiberto, Alan Córdoba, Jhon Claro, Fernando Latorre, Federico Perrota, Juan “Noni” Cabrera y Franco “Paco” Pizarro, se transformaron en una bandera de lucha y exigencia de justicia por parte de sus familiares.
En relación al proceso del juicio, Margarita Jarque, una de las abogadas de la Comisión Provincial por la Memoria (CPM), detalló: “En principio el juicio tendrá una duración de un mes y medio aproximadamente. Se  va a desarrollar en los Tribunales de Pergamino. En una sala de capacidad mediana. Es la sala de la cámara de apelación de la localidad, y el tribunal que entiende es el número 1, el único que hay. El fiscal de la causa es el Doctor Nelson Omar Mastorchio, el mismo que llevó adelante la instrucción penal preparatoria; es decir, toda la etapa de investigación y el pedido de elevación a juicio. Las familias están representadas por quienes somos particulares damnificados abogados de ellos, en nuestro caso la Comisión Provincial por la Memoria y tres abogados particulares que están representando a otro grupo de familia”.
Los ex policías Sergio Rodas, Alexis Eva, Matías Giulietti, Brian Carrizo y Carolina Guevara, junto al ex comisario Alberto Donza (que estuvo prófugo más de un año), serán juzgados por el delito de abandono de persona seguido de muerte. Podrán recibir condenas de entre 5 y 15 años de cárcel. En la actualidad, de los seis ex policías imputados, cuatro se encuentran con prisión domiciliaria. Donza y Eva están recluidos en el penal de la ciudad de Campana.

Las pruebas

“La carátula está basada en pruebas que entendemos claramente contrastables, como son los mensajes que las propias víctimas mandaban a sus familias que decían, “nos van a matar”, “vení pronto”, “nos están matando” en referencia a lo que después se supo que había sucedido allí. Por supuesto están las autopsias, las declaraciones de los sobrevivientes que se encontraban compartiendo en otros calabozos cercanos en la misma comisaría, familiares que se acercaron al lugar, otro personal policial, vecinos. Todo esto constituye la prueba que como sabemos en el debate tiene que validarse a través de las declaraciones de todas estas personas. Probablemente, alguna reconstrucción del hecho por lo menos vista de la comisaría. Vamos a trabajar con una maqueta que pedimos como particulares damnificados que se realiza para tener claridad de los testigos en sus declaraciones. También participarán peritos de parte, como la doctora (Virginia) Creimer y otros peritos que han tenido la causa, fundamentalmente de la Policía Federal, que realizó la pericia denominada de “bomberos”, es un poco también una suerte de reconstrucción del hecho. Eso es muy importante a los efectos de cotejar los tiempos que se han tenido por acreditados por la instrucción penal preparatoria: las condiciones de la comisaría, de comunicación del lugar donde sucedió el hecho. Los gritos de auxilio de sobrevivientes y víctimas eran suficientes para haber generado un auxilio pronto, rápido y haber evitado esas muertes. En eso, se constituye la figura del psicopenal, se constituye el abandono de persona sin perjuicio de lo que arroje el debate”, agregó la abogada.
Jarque opinó sobre la violación de derechos humanos de detenidos en penales, cárceles o comisarías de la Provincia de Buenos Aires. “Hay una regresividad en todo lo que sucede en materia de encierro. Estamos en un récord histórico en este momento con 4300 detenidos en comisarías. Y eso no es el único dato a tener en cuenta; además en muchas de esas comisarías, como el caso de Esteban Echeverría por ejemplo, que sucedió a posteriori de Pergamino, son comisarías que se encuentran clausuradas, en muchos casos por el propio ministerio. El caso de Echeverría con cinco clausuras judiciales, además de seguir deteniéndose personas aún estando bajo estado de clausura, en estado de superpoblación. Llegó a haber 40 detenidos en una comisaría que tiene como cupo 10. En Pergamino también había superpoblación, en ese momento más leve. Revisamos los registros, y en el período de un mes hacia atrás había habido el doble de población respecto del cupo que tiene la comisaría. Realmente es muy preocupante toda la política penitenciaria en general. En la provincia hay un registro histórico de 50.000 detenidos. Creemos que esto, como lo demuestra la realidad lamentablemente cobrándose vidas en lugares de encierro, es una suerte de olla a presión. Porque no sabemos cuándo puede volver a suceder un hecho de estas características. También creemos que hay que mirar, en todos estos casos, las responsabilidades que son funcionales y políticas de quienes toman las decisiones. De quienes definen en una resolución que debe haber colchones ignífugos, pero luego no los compran y suceden este tipo de cuestiones.
Por último, tras consultarle que expectativas tenía alrededor el juicio dijo: “fundamentalmente espero justicia y que podamos visibilizar con exactitud lo que sucedió en esa comisaría, pero que, insisto, siguió sucediendo. Y si esto no se acompaña de un cambio drástico de políticas penitenciarias, no tendremos nada para celebrar. Muchas veces las familias en este proceso de duelo dicen: “bueno, a nuestros hijos ya no los vamos a tener pero queremos justicia por ellos y para que no vuelva a suceder”. Esa frase y ese sentimiento, es la expectativa que tenemos como Comisión para este juicio. Es la expectativa de muchos familiares y de personas comprometidas con la defensa de los derechos humanos. Esperemos que así sea”, cerró.
Se espera que las jornadas se lleven a cabo, lunes, martes y miércoles. Se estima que durante el juicio pasarán 120 personas a prestar declaración como testigos, policías y familiares. Se aguarda que la sala sea cómoda, ya que con anterioridad se había solicitado usar el Concejo Deliberante donde se llevan a cabo juicios de lesa humanidad, pero la propuesta no prosperó.
Las familias se están organizando en lo que respecta a los cupos de ingresos, para que la gente de Pergamino y todo aquel que se quiera acercar durante las jornadas tenga un lugar. El colectivo de familiares “Justicia por los 7” y diferentes organismos de derechos humanos estarán allí presentes acompañando.  También habrá una cobertura especial de medios alternativos, comunitarios y populares, de la que participará La Retaguardia. Todo lo que suceda en el juicio se podrá conocer a través de El Diario del Juicio.

0 comentarios:

Publicar un comentario