29 ago. 2019



Con 43 años de lucha por saber la verdad sobre su hija, su yerno y su nieta o nieto, Baravalle explicó en conferencia de prensa el porqué de esta nueva presentación. Las voces de Gabriela Conder, Adolfo Pérez Esquivel y María Victoria Moyano Artigas. (Por Paulo Giacobbe para La Retaguardia)

Fotos: Luis Angió

Cuenta la leyenda de las visitas guiadas a la Plaza de Mayo que si la bandera argentina que flamea gigante en la Casa Rosada tiene abajo una bandera argentina pequeñita, es porque el presidente está trabajando, o mejor dicho, está en su lugar de trabajo. En esta mañana de lunes soleado se da esa situación. Hay un par de móviles de televisión en la esquina de Rivadavia “porque adentro están los del FMI”, afirma un hombre mientras toma un café en ese tiempo muerto que provoca la espera de la noticia antes de ser cocida y deglutida. Las rejas de las entradas de Balcarce 50 están abiertas, en un rato van a cerrar una. Apostados cada diez metros, policías de la ciudad permanecen parados, mirando hacia la plaza. Para hablarse se gritan. Uno compró una cafetera eléctrica que va a pagar en cuotas con el próximo bono. Niños de guardapolvo blanco son contados por sus maestros mientras permanecen sentados al lado de la reja de Irigoyen. Turistas se sacan fotos sobre lo que era una calle y ahora es una peatonal, posan un rato antes del clic, con la Casa Rosada a sus espaldas. Mucho oficinista apurado, a paso dólar. En el monumento a Belgrano, un grupo de mujeres pega con cinta una bandera con el pañuelo de las Madres y las leyendas irrenunciables:“30.000 detenidos desaparecidos presentes. Memoria Verdad Justicia”.


Un policía habla por handy, dice ser el encargado de la logística de la plaza. Espera instrucciones. A su alrededor se le juntan otros, hablan entre ellos. Logística no considera necesario cerrar completamente la plaza, va a dejar las calles abiertas, pero va a reforzar la puerta del medio, “por las dudas”. Como siempre, sobre la calle, en esa zona vedada para manifestaciones opositoras, hay varios colectivos de la policía.
En el monumento a Belgrano, además de la bandera con el pañuelo de las Madres, colocaron una bandera por Jorge Julio López, y otra que dice: “LOS HIJOS DE NUESTROS COMPAÑEROS NACIDOS EN CAUTIVERIO ¿DÓNDE ESTÁN?”. Otro cartel tiene dos fotos con los rostros de Ana María Baravalle y Julio César Gallizzi, en el medio de ellos la silueta de una cara que no se conoce, Camila o Ernesto.
Un hombre sobre el mástil del monumento parece rezar. Lleva un cartel pidiendo la atención delos periodistas. Está envuelto en una bandera argentina y tiene anteojos de sol. Su reclamo es otro.
Adolfo Pérez Esquivel habla frente a un enjambre de periodistas. Explica el motivo por el que estamos en ese lugar. Mirta Baravalle, co-fundadora de Madres y de Abuelas de Plaza de Mayo, va a brindar una conferencia de prensa informando que presentará un habeas corpus pos su hija, su yerno y su nieto, Camila o Ernesto. Ana María, cuando fue secuestrada, estaba embarazada de cinco meses. Las preguntas de los periodistas al premio Nobel de la Paz van girando hacia la coyuntura. “Las medidas del gobierno (después de las PASO) son manotazos. No tuvieron políticas claras, sociales, este gobierno neoliberal privilegia el capital financiero sobre la vida del pueblo, entonces está destinado al fracaso. Un gobierno que no está al servicio del pueblo está contra el pueblo”. Habla de timba financiera y sobre la deuda con el FMI es tajante: “hay que hacer una auditoría sobre el Fondo Monetario Internacional, qué pasó con ese dinero, y renegociar esos capitales”. Hace apenas unos minutos Mirta Baravalle llegó caminando de la mano de Elia Espen. Una joven, con pañuelo verde en la mochila, se les acercóy les habló. “Madres, gracias por su lucha”.
El generador hace una pequeña explosión y el equipo de la ronda de los jueves se prende. Está todo listo, comienza la conferencia de prensa.


El Monumento a Belgrano

El jueves previo a la conferencia de prensa, en el programa Oral y Público, Fernando Tebele charló con Mirta Baravalle anticipando la convocatoria: “Es una necesidad y un derecho que tenemos de saber qué pasó con nuestros hijos e hijas, siento esa necesidad antes de partir de este mundo. Tener la posibilidad de abrazar al hijo de mi hija, de Julio César y Ana, y contarle quienes eran sus padres. Qué personas eran. Pese a todas las actividades y reclamos, las presentaciones de habeas corpus, a organismos de Derechos Humanos, nacionales e internacionales, nunca tuve ninguna respuesta. La justicia nos ignoró por completo”.
El lugar elegido para la conferencia de prensa no es casual. En ese monumento se reunieron por primera vez las Madres el 30 de abril de 1977, eran apenas unas pocas mujeres, Mirta era una de ellas. Algunas fueron secuestradas y llevadas a la ESMA, torturadas y arrojadas al mar en los vuelos de la muerte. La fecha para la presentación tampoco es un capricho. El 27 de agosto se cumplieron 43 años de los secuestros de Ana María y Julio César. Ese mismo día los juzgados federales de San Martín recibieron el escrito.
Este nuevo pedido a la justicia es posterior a una triste noticia. Mirta pensaba que un joven podía ser su nieto y había pedido que le tomen una muestra de ADN. “Si se hubiese hecho mucho antes, hubiese tenido otra oportunidad de seguir buscando. Porque tenía esa seguridad de que podía ser, por lo que estuve investigando y conocía. Pero no dio, no dio. No se incorporaba ese joven a la familia bilógica nuestra”, lamentó Mirta en Oral y Público.

En la conferencia de prensa


Dijo Adolfo Pérez Esquivel: “Esto de presentar el recurso de habeas corpus ante la justicia nos pone en evidencia que todavía tenemos un largo camino que recorrer”.
Mirta leyó una carta: “Desde que fueron secuestrados-desaparecidos no he tenido noticia alguna, el Estado los ha desaparecido y no sé nada de ellos y hasta el día de la fecha mi nieto o nieta sigue sin saber su verdadera identidad. Este habeas corpus pretende ser una herramienta para que por fin el Estado, representado por los tres poderes -Ejecutivo, Legislativo y Judicial- que sigo señalándolos como responsables, se pongan en movimiento para saber qué pasó con mi hija, mi yerno y se le restituya la identidad a mi nieta o nieto que nació en cautiverio a principios de enero de 1977. El firme reclamo de justicia de esta madre es porque estos crímenes siguen impunes desde la cruenta dictadura cívico-militar y eclesiástica, continuando los gobiernos constitucionales con las prácticas de ocultamiento desde hace 43 años. El Estado tiene la obligación de abrir los archivos y de buscar a nuestros 30 mil detenidos desaparecidos y a los más de 400 nietos y nietas utilizando todos los recursos y tecnología que tiene a su disposición. Exijo una pronta respuesta sin más excusas, dilataciones y encubrimientos”.
Gabriela Conder, de la Gremial de Abogados: “No es algo nuevo, ya habían presentado en el año '78 un habeas corpus para tener información de qué pasó. Y desde esa época Mirta no tuvo respuesta, desde la Gremial de abogados vamos a hacer todo lo posible para que la justicia nos diga dónde están. Tiene la obligación el Estado de decir dónde están, tiene que poner todo en movimiento para encontrar a su nieto o nieta. Desde la dictadura hasta hoy, el Estado sigue con estas prácticas de ocultamiento de todos los nietos. Hoy en día todos los nietos apropiados tienen un DNI falso. Entonces es el mismo Estado que sigue con este delito, es tiempo que después de 43 años esto termine.”
La conferencia de prensa fue trasmitida en vivo desde el Facebook de La Retaguardia y ahí está disponible para escucharla completa. Lo escrito es apenas un resumen. También participaron Elia Espen, la nieta recuperada María Victoria Moyano Artigas y el padre Alberto Franco, de Colombia. Después de la conferencia, María Victoria habló con La Retaguardia: “Mirta ha encontrado muchísimos nietos, como me ha encontrado a mí. Pero no pudo encontrar al suyo, lo que después de 43 años y con la edad que tiene, es cada vez más apremiante. Más allá de solidarizarnos, de estar con ellas y todo, no solo acompañamos, sino que asumimos la responsabilidad de seguir buscando a nuestros hermanos. Faltan 400 y es nuestra obligación. Tuvimos la posibilidad de encontrar nuestra identidad y vamos por todos los que no pudieron encontrarla. Ese es nuestro compromiso”


—La Retaguardia: Con Mirta has estado en varias luchas además de estoque estás diciendo.

—María Victoria Moyano Artigas: Imaginate que la conozco desde mis 9 años. Hemos compartido las calles, desde todo punto de vista. Hemos acompañados a los trabajadores cuando salen a luchar, cuando son reprimidos o cuando pelean por su fuente de trabajo. Hemos acompañado a los estudiantes, a los pueblos aborígenes. Hemos ido a los Encuentros de Mujeres juntas. Mirta ha defendido cada uno de los Derechos Humanos de este país y yo fui educada por ella y siempre lo hemos hecho juntas.

—LR: En lo que están denunciando en el día de hoy, es fundamental la apertura de los archivos. Uno de los archivos que no se abren es el de la Iglesia.

MVMA: No dan datos que son significativos. La Iglesia ha cumplido un rol fundamental en lo que respecta a la apropiación de bebes y niños, son cómplices responsables como institución de la desaparición actual de nuestros hermanos. Además del rol que cumplieron en la dictadura genocida en la desaparición de nuestros padres. Que no los abran es protección para todos aquellos colaboradores y cómplices de la dictadura genocida.

—LR: Con el tiempo se puede dar que algunas de las familias que tienen un nieto robado, con la muerte de alguna de esas personas en esa familia, alguien hable, ¿crees que eso es posible?

MVMA: Cada vez está pasando más, cuando hacemos ese pedido a la sociedad significa que sí, que todo el que sabe denuncie. En muchos casos ha habido mucho miedo, pero se ha avanzado un montón y se perdió el miedo y hay cada vez más denuncias. Las familias tienen miedo a las consecuencias legales, pero es muy importante que las familias se atrevan a denunciar. No se puede vivir sin identidad, con la identidad fraguada.

—LR: Estas cosas las puede ver uno de esos chicos, ahora ya adulto.

MVMA: Incluso plantearles las dudas y que ellos tengan la posibilidad de buscar. Aunque yo soy de las que opinan que nosotros no nos tenemos que buscar a nosotros mismos, sino que tiene que ser el Estado, pero si hay una inquietud nosotros nos podemos poner ala cabeza de nuestra propia búsqueda. Uno no tiene ni por qué sospechar, ni tiene la responsabilidad de buscar su propia identidad, pero siempre es más sano saber la verdad, así que si eso sucede está bien también.

0 comentarios:

Publicar un comentario