20 oct. 2019



Lo dijo Aníbal Cano del Frente Popular Darío Santillán - Corriente Nacional, en diálogo con Fernando Tebele y Pedro Ramírez Otero del programa La Retaguardia, sobre la situación dramática que viven los barrios de La Matanza por el temporal. La organización está juntando donaciones para acercar a las familias inundadas. Para coordinar cómo hacerlas hay que comunicarse al 11 3074 3178. (Por La Retaguardia)

Foto: Colecta que impulsa el FPDS-CN

En plena campaña electoral, la intendenta de La Matanza, Verónica Magario, y la gobernadora María Eugenia Vidal, se tiran con responsabilidades compartidas para sortear el impacto político de la situación. Ya son cinco mil los evacuados en el partido de La Matanza y 20 mil afectados y pertenecen, mayoritariamente, a los barrios más empobrecidos. Además, la situación empeora aún después de haber atravesado las lluvias más intensas por el desborde posterior del Río Matanza. “Venimos acompañando merenderos y espacios de organización territorial en los barrios de Oro Verde, en La Palangana, en Virrey del Pino, en San Pedro. A lo largo de los barrios que bordean la ruta 3 hacia los kilométros, hacia el lado de Cañuelas, la situación es desesperante. Da mucha rabia. Hay vecinas y vecinos con el agua hasta la cintura, que perdieron todas sus cosas, que no pueden salir de sus casas a trabajar. La salud de niños y niñas se deteriora porque hace mucho frío y no quedan frazadas. Es una situación muy desesperante para las familias y que da mucha rabia”, explicó Cano.
El militante se refirió a las razones por las que la situación empeora aún habiendo pasado la etapa más dura del temporal: “A lo largo del cauce del Río Matanza hay una serie de compuertas que se van abriendo a medida que se van llenando zonas. Lo que hace es que el caudal del río rebalse porque no da a basto para contener la cantidad de agua. Lo que termina sucediendo es que, posterior a las lluvias que golpearon tan fuertes, se viene una crecida, una especie de sudestada que hace que el agua suba y termine inundando todos los barrios post lluvia. Los efectos esta semana se siguieron viendo y tuvo picos más altos el lunes y martes, cuando se vio a niveles a los que hacía mucho que el agua no llegaba. En 2015 fue la última inundación con estas características, de tal magnitud, aunque basta que caigan un par de gotas para que se inunde el barrio”, aseguró.

Colecta que impulsa la organización La Poderosa

“Hay obras que contribuyen a las inundaciones. Hay urbanización no planificada, con fines electoralistas. La Matanza es el apogeo de ese tipo de políticas. Hubo organización de vecinas y vecinos para llegar a las personas más damnificadas por los daños de la inundación. Apostamos a procesos autogestivos. Que esto se pueda dar en el barrio está muy bueno ante la ausencia de un Estado que no se acercó y si lo hizo dejó dos galletitas, unas botellas de agua, dejaron miseria. Son las mismas vecinas y vecinos quienes organizaron ollas populares para ayudar a las personas inundadas, siendo que ellas y ellos también están inundados”, destacó el integrante del FPDS-CN.
“Para recibir donaciones tenemos un contacto que está circulando (11 3074 3178). Particularmente ropa de niñes, frazadas, alimentos, artículos de limpieza también. El problema posterior viene cuando el agua baja y queda todo lo que va dejando alrededor. La situación tiene una carga histórica de muchos años de luchas ambientales. Está la situación con Klaukol en la zona, el Ceamse, ninguno de los distintos colores en el municipio se ocuparon. Parece que ahora en octubre tenemos la solución mágica, pero sabemos quiénes están en La Matanza y sabemos que históricamente no se han ocupado nunca de los problemas de las vecinas y vecinos”, denunció Cano. “Prometen un montón de cosas pero no hablan de qué van a hacer con el problema de las violencias en los barrios, de las mujeres, de la cantidad de pibas desaparecidas, como de las condiciones de los barrios, la infraestructura, de dónde va a salir el presupuesto para abordar todo eso. Ya sabemos que en octubre nos van a volver a vender una solución mágica y enfrascada y sabemos que implica relaciones internacionales que nos ponen en las peores condiciones. Hemos tenido diálogo con funcionarios que dijeron que la solución para este tipo de barrios es pasar con una topadora. Con ese tipo de personas estamos teniendo comunicación”, planteó.
Por último, el militante destacó el rol de “las compañeras de los barrios son las que paran la olla y se ponen al hombro inclusive a los pibes y salen a llevar un plato de comida a las familias más afectadas”.

0 comentarios:

Publicar un comentario