4 oct. 2019



Permanecían judicializados después de la feroz cacería policial del 10 de marzo de este año en el barrio porteño de San Telmo. En la audiencia del jueves por la mañana fueron sobreseídos por falta de argumentos y pruebas de los hechos por los que se los imputaba. Asunción Prado, miembro del grupo Artesanxs de San Telmo, contó a La Retaguardia sobre la lucha para la liberación de sus compañeros y compañeras y uno de los abogados de los imputados, Brian Nadir Magnaghi, especificó los detalles técnicos de la decisión del juez. (Por La Retaguardia)

Foto: Agustina Salinas

Artesanos, artesanas, vecinos de la zona y vendedores ambulantes fueron detenidos durante la brutal represión sufrida en marzo de este año en la Feria de San Telmo a manos de la Policía de la Ciudad. 18 personas fueron judicializadas y se les abrieron causas bajo la figura de resistencia a la autoridad agravada por violencia. De ellas, cuatro habían sido sobreseídas anteriormente y ayer por la mañana, en una audiencia que se desarrolló en Tacuarí 138 a las 10:30 de la mañana, fueron liberadas de toda responsabilidad y proceso legal las 14 personas restantes. El juez determinó que la acusación de la fiscal, Celsa Ramírez, quien fue responsable de ordenar la represión y de la persecución al grupo artesano, no contaba con argumentos contundentes como para llevar las causas a juicio.
Asunción Prado es una de las artesanas que participó del conflicto, sufrió la violencia de la policía y sostuvo la lucha que permitió, finalmente, el sobreseimiento de sus compañeros y compañeras: “La audiencia fue este jueves a las 10:30. Fuimos de todos los sectores de la feria. Hubo una hora y media de audiencia. Los argumentos que daba la persona que quería llevar las causas a juicio, la fiscal Celsa Ramírez, la misma responsable de la represión, no fueron considerados contundentes. Al contrario, había muchas pruebas a favor nuestro. Había habido un montón de videos y en ninguno se veía algún tipo de agresión de nadie, ni de las personas imputadas ni de las no imputadas. Ahí se caía la cuestión de que había habido una resistencia a la autoridad. Lo otro era la ocupación indebida del espacio público. Tampoco tuvo contundencia. Eran los dos motivos que quedaban en estas causas. Al caerse los argumentos no tuvieron más remedio que el sobreseimiento”, resumió la artesana.
Prado hizo un repaso de lo que fue la persecución policial a principios de este año sobre los artesanos y artesanas de la feria de San Telmo y sus consecuencias: “El conflicto ha tenido secuelas de varios tipos. Hubo 18 detenidos arbitrariamente el día 10 de marzo en la represión. A 14 compañeros y compañeras le habían quedado causas. La acusación de la Fiscalía era por desacato a la autoridad y actos de violencia, lo cual es completamente falso. Fue un ataque feroz programado, planificado y ordenado por la policía por orden del gobierno a todas las personas que estaban en la feria. El conflicto venía resolviéndose por vías legales. En ese contexto, el gobierno decidió reprimir. Nosotros proponíamos la protesta pacífica, haciendo talleres, ollas populares o mostrando nuestros trabajos. Quisieron barrer con todo eso, entraron y rompieron todo. Hasta nos robaron mercadería. De las 18 personas judicializadas, 4 fueron anteriormente sobreseídas por medio de la Defensoría del Pueblo y quedaban aun 14 personas con causas judiciales, que fueron liberadas este jueves”, expresó la artesana.
Uno de los conflictos que también dividió a los trabajadores y trabajadoras de la feria fue el espacio en la calle para ocupar y armar sus puestos: “En el aspecto laboral, por suerte, todas las personas que queríamos recuperar trabajo lo recuperamos. Perdimos espacio. Perdimos una cuadra y media de espacio. Logramos organizarnos solidariamente con compañeros y compañeras que perdieron espacio en otras partes de la calle Defensa. Estamos en buena convivencia, buscando reorganizarnos. Todo lo contrario a lo que tenía pensado la cúpula de la cooperativa El Adoquín, que había pensado tomar nuestra calle y poner a otros compañeros ahí. Eso no sucedió. Salvo algunas personas que decidieron rechazar el acuerdo que se hizo, estamos todas legalizadas. La mayoría decidimos aceptarlo”, concluyó Prado.
El abogado que estuvo en la audiencia y representó a algunos de los imputados fue Brian Nadir Magnaghi. El defensor explicó y argumentó los motivos por los que el juez decidió otorgar el sobreseimiento a los artesanos y artesanas que continuaban judicializadas: “La audiencia fue por un planteo de excepciones diciendo que había cuestiones insalvables en etapa de juicio. Eso hacía que toda esta investigación haya sido nula y por tanto, se tenía que proceder al sobreseimiento de todos los compañeros. Por determinadas irregularidades que se dieron durante la investigación de la fiscal esto no podía seguir. Se tenía que sobreseer a los compañeros y terminar acá la causa. La Fiscal había pedido que esto termine en un debate de juicio. Ella no estaba facultada para ejercer sus funciones en el territorio donde se desarrollaron los hechos. No tiene jurisdicción ahí. De los hechos que se detallan en el expediente y por las pruebas aportadas no se puede concluir que las acciones de los compañeros se pueda meter dentro de esa figura que es la de la resistencia a la autoridad agravada. El juez otorgó el sobreseimiento porque la acusación no era específica sino que decía que los imputados le habían tirado piedras a la policía. Con esa acusación ellos no se podían defender porque no hay un hecho concreto. Eso en un proceso caería. Con esa imputación genérica que hizo la fiscal es imposible determinar qué hizo cada uno, por tanto es imposible que se defiendan. Por eso es nulo y se los sobreseyó. Terminó la persecución penal sobre ellos. Los compañeros están libres de absolutamente toda responsabilidad y proceso”, cerró el abogado.

0 comentarios:

Publicar un comentario