21 nov. 2019



Lo dijo Elsa Schvartzman, integrante de la Campaña Nacional por el Aborto Legal, Seguro y Gratuito. Shvartzman explicó a La Retaguardia la importancia de que se concrete la resolución de la Interrupción Legal del Embarazo con rango ministerial que impulsó el Secretario de Salud, Adolfo Rubinstein y que, según se anuncia, sería derogada mañana. Si bien esta nueva resolución no modificaba la ley vigente, sí ampliaba, respecto al protocolo del año 2015, la protección a las personas que solicitaran la interrupción legal del embarazo y a quienes realizaran la práctica. (Por La Retaguardia)

Foto: Archivo Natalia Bernades/La Retaguardia

La resolución emitida por la Secretaría de Salud del Ministerio de Desarrollo Social había sido publicada el miércoles por la mañana en el Boletín Oficial. Algunas horas más tarde, desde el Poder Ejecutivo se ordenó su derogación. Elsa Schvartzman, quien integra la Campaña Nacional por el derecho al Aborto Legal, Seguro y Gratuito, habló con Fernando Tebele y con Pedro Ramírez Otero en La Retaguardia y explicó en qué cuestiones suma al protocolo de Interrupción Legal del Embarazo esta nueva resolución que había sido ordenada: “Lo que hace este último texto es incorporar todas las recomendaciones de la OMS que tienen que ver con el consentimiento informado y la atención de personas menores de 15 años y personas con discapacidad. El consentimiento informado es ineludiblemente personal y nadie puede firmar un consentimiento en nombre de otra persona arguyendo su edad o su condición de discapacidad. El embarazo de una persona menor de 15 años se puede interrumpir arguyendo a la causal de salud por los riesgos que implica un embarazo a esa edad. Una variación tiene que ver también con la objeción de conciencia. Se establece que es individual y no institucional. El protocolo del año 2015 obligaba a los objetores a hacer la práctica si no se encontraban médicos dispuestos a hacerlo. En el nuevo texto sólo les obliga a informar y pueden declarar su objeción en el plazo de 24 horas. Establece, entonces, la causal salud como definición integral tal como lo estipula la OMS y consta en la Constitución del '94. La otra causal es si la persona que la solicita fue víctima de una violación. El protocolo del 2015 está mejorado. Es importante remarcar que esta resolución tiene un carácter superior a un protocolo de atención. Tiene una fuerza legal de mayor aval, pero no implica una obligatoriedad. Protege a las personas que la solicitan y a quienes realizan la práctica de acuerdo a la ley”, destacó Schvartzman, y aclaró: “Esta resolución no crea derechos nuevos ni amplía causales. No modifica las leyes. Establece con claridad la manera de garantizar el acceso al derecho. Es una postura de políticas públicas de garantizar derechos. ”.
La integrante de la Campaña se refirió al significado de la derogación tan inmediata de la resolución: “La derogación implica una interna. Implica que las presiones de la derecha son muy fuertes. Las declaraciones de (Federico) Pinedo son impactantes. Desinforma. Dice que la resolución no puede crear leyes nuevas, que no lo hace. La resolución establece códigos de procedimiento. La embestida es muy importante, hay que tenerla en cuenta. Pinedo y otros son personajes con mucho poder político y económico. Hay que estar atentos y atentas. La situación regional es muy preocupante. Nuestra lucha no debe decaer”, alentó Elsa.
Schvartzman dio su opinión respecto a la presencia del presidente electo, Alberto Fernández, en la presentación del libro Somos Belén, la historia de la joven tucumana presa injustamente debido a un aborto espontáneo: “Yo estaba sentada a dos butacas del presidente electo. Le acerqué un pañuelo de la campaña y se lo puso sobre la falda. Fue la foto histórica. Me pareció un gesto importante. Nunca un presidente electo, que no está en campaña, se pronunció públicamente con esa contundencia. Cuando habló dijo que acordaba con todo lo que se había dicho allí. Se habló de despenalización y legalización del aborto. Dijo que había que garantizar los derechos de todas. No mencionó el proyecto de la Campaña. Algunos medios dijeron que piensa presentar un proyecto propio. Cuando se trata un proyecto se tratan todos los proyectos que tienen que ver con el mismo tema. Estamos muy expectantes. Vamos a seguir peleando por nuestro proyecto que tiene una adhesión importante a nivel social y de votos. Es una construcción colectiva que viene desde el año 2007 con un referendo social muy importante. El debate de los nuevos años 20 ya no va a ser aborto sí o aborto no, sino qué va a decir ese nuevo texto”, expresó.
La militante aprovechó para diferenciar lo que es la despenalización del aborto de la legalización: “La despenalización implica sacarlo del Código Penal y que no sea considerado ilegal. No se penaliza a las personas que practican un aborto por voluntad. No irían presas. La legalización implica considerarlo una práctica médica garantizada en sectores de gestión pública y gestión privada. Una práctica legal, segura y gratuita. No solamente que no esté criminalizado sino que se garantice su práctica como un derecho universal de acceso a la salud. Es fundamental porque sino el tema queda librado, de nuevo, a las diferencias sociales y posibilidades económicas. La legalización implica un tema no solo de salud pública sino también de derechos humanos y de justicia social”.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario