19 nov. 2019



Horacio Lalli, socio fundador y uno de los trabajadores de la cooperativa del Hotel Bauen, diálogó con Fernando Tebele y Pedro Ramírez Otero en el programa La Retaguardia. Allí comentó la situación actual a partir de una nueva fecha de desalojo prevista para el 2 de diciembre. También repasó los 16 años de lucha y resistencia tras la recuperación luego de una quiebra fraudulenta, destacando la solidaridad, el reconocimiento y apoyo de la sociedad. (Por La Retaguardia)


“Estas son cosas que se vienen sucediendo de un tiempo a esta parte y que cada vez se van a ir complicando más porque la idea que tiene acá el Gobierno de la Ciudad es ir tratando de esmerilarnos de la mejor manera que puedan para ver si de una vez por todas pueden consumar el desalojo del Hotel Bauen, cosa que vamos a resistir. Y una de las medidas que van tomando es que nos van aplicando clausuras, en este caso por dos libretas sanitarias. Son cosas que pueden pasar pero quizá con un llamado de atención de una situación así también se puede solucionar. Sin embargo viene la clausura con guardias policiales. Teníamos eventos, un “Tattoo” (evento de tatuajes) para hacer, tuvimos que desarmar todo. Lamentablemente el daño que nos han ocasionado a nosotros desde el momento que nos vetaron la ley de expropiación, no paran y nos mandan el desalojo permanentemente”, comenzó detallando Horacio Lalli, uno de los socios fundadores de la cooperativa del Hotel Bauen.
El trabajador mencionó un plazo determinado: “la fecha de desalojo fijada está prevista para el día 2 de diciembre, es el último plazo del cual fuimos notificados. Estamos trabajando sobre eso, nosotros vamos a hacer lo que hicimos siempre, trabajar de manera pacífica. Vamos a resistir la medida, vamos a pedir el acompañamiento que hemos pedido siempre. Estamos proyectando nuevamente una noche de vigilia y que se entienda de una vez por todas que nosotros lo único que queremos es trabajar. No queremos ningún edificio no queremos que nos regalen nada, es más nosotros somos los primeros en pegar el grito en que este es inmueble que está enclavado en plena Ciudad de Buenos Aires pertenece al Estado. Queremos conservar las fuentes de trabajo porque los tiempos que están pasando son muy difíciles. Esto se manejó siempre de una manera muy espuria, con quiebras fraudulentas. A nosotros nos costó mucho ponerlo en funcionamiento, llevamos  16 años trabajándolo. Somos 60 familias que no queremos quedar en la calle”.
En referencia al anterior intento de desalojo aclaró: “Teníamos una situación parecida a esta, y la Cámara en ese momento ordena frenar todo y darle una revisión otra vez. Fue una decisión judicial, donde se citaron las partes, nosotros estuvimos charlando con quienes reclamaban el inmueble. Aún así, en ese momento, dando algunas pautas como para que esto pueda tener un viso de solución, ellos no han hecho nada. Ni siquiera lo que la justicia les ha recomendado, que si bien a nosotros nos obliga a salir y que tiene que aplicar la indemnización a todos los trabajadores y 50 de ellos tomados bajo dirección patronal. Sabemos con qué bueyes aramos y sabemos que eso no va a ocurrir simplemente porque esta solución que la Cámara propuso en su momento a través de la jueza es la solución que hubiese evitado el conflicto ya por aquel año 2001. Entonces la pregunta se cae por sí sola, si no lo hicieron antes, ¿Por qué lo van a hacer ahora?.

DESCARGAR

1 comentarios:

  1. Excelente hotel el Bauen administrado por la Cooperativa de trabajadores y no por supuestos dueños vagabundos.

    ResponderEliminar