12 nov. 2019



Se realizó en la Ciudad de Buenos Aires una multitudinaria marcha en repudio al golpe de Estado en Bolivia. Organizaciones sociales, políticas, estudiantiles, de derechos humanos, sindicales, entre otras, junto a un sinfín de personas por fuera de esas columnas, marcharon desde el Obelisco hasta la Embajada del Estado Plurinacional de Bolivia. La presencia de bolivianos residentes en Argentina también fue muy nutrida. (Por Paulo Giacobbe para La Retaguardia)

Foto: Vicki Otero


Vestido de uniforme verde camuflado, sentado, acompañado por militares a su lado y a sus espaldas, Williams Kaliman, comandante en Jefe de las Fuerzas Armadas del Estado Plurinacional de Bolivia, desde atrás de sus anteojos, leyó pausadamente un comunicado de prensa del mando militar y de las fuerzas armadas: “Luego de analizar la situación conflictiva interna sugerimos al presidente de Estado que renuncie a su mandato presidencial permitiendo la pacificación y el mantenimiento de la estabilidad por el bien de nuestra Bolivia”. Eso resultó terminante. El golpe de Estado que Evo Morales había denunciado el sábado por la mañana estaba consumado el domingo por la tarde.
Vestido de blanco, con la bandera de Bolivia  y la wiphala a su espalda, sosteniendo un micrófono con las dos manos, Evo Morales dio la noticia. Habló de golpe cívico, político, policial. Dijo que su obligación es buscar la paz y denunció que grupos oligárquicos conspiran contra la democracia. “Duele mucho. Estoy renunciando, enviando mi carta de renuncia a la asamblea legislativa plurinacional de Bolivia”. El vicepresidente Álvaro García Linera, a su lado, también renunció. Entre los dos repasaron los logros del gobierno, de cómo levantaron a Bolivia. La reducción de la pobreza y el crecimiento del país. Pero también relataron cómo actuaron los grupos violentos de derecha contra los campesinos y como la policía se convirtió en grupo de choque. “Policías armadas con armas de fuego han salido a perseguir campesinos en los campos, en las comunidades. Familias de trabajadores han sido intimidadas, secuestradas, su casas quemadas, su ropa destruida y en las últimas horas han querido provocar muertes”, dijo Linera y sentenció: “El golpe de Estado se ha consumado”. Evo Morales pidió a los golpistas Carlos Mesa y Luis Fernando Camacho que no sigan quemando casas y persiguiendo a sus hermanos y hermanas, que no sigan secuestrando y maltratando a familiares de sus dirigentes, que no perjudiquen a gente humilde. “Mi pecado es ser dirigente sindical, indígena, cocalero. No puedo entender cómo pueden usar la biblia para maltratar a la familia”.  Dijo que a su custodia le ofrecieron 50.000 mil dólares para que lo entreguen a los golpistas. Y también habló de la Organización de Estados Americanos: “Me he convencido de cómo los técnicos de la OEA no están al servicio de familias humildes, sino están al servicio de grupos de poder”.
Luis Camacho, el líder golpista, llamado líder cívico por los medios de comunicación hegemónicos, antes del pronunciamiento del camuflado Kaliman, rechazó el llamado a elecciones realizado por Evo Morales en la mañana y dijo que la OEA había demostrado el fraude en las últimas elecciones.  La OEA iba a emitir un informe de las elecciones el martes, pero se anticipó difundiendo un informe preliminar el domingo. “La OEA nos ha demostrado que el fraude fue obvio”, dijo Camacho, que volvió a pedir la renuncia de Evo y un poquito más: “y debe irse la sucesión constitucional, los senados y diputados y los miembros del tribunal de justicia, los miembros del Tribunal Supremo de Justicia y del Tribunal Constitucional”. Completito el pedido. Después de la renuncia, va a entrar por la fuerza a la Casa de Gobierno de Bolivia, acompañado por un grupo de policías.
“La Biblia está volviendo al Palacio de Gobierno, nunca más volverá la pachamama, hoy  Cristo está volviendo al Palacio de Gobierno, Bolivia es para Cristo, padre eterno, en el nombre de Jesús, te damos las gracias, Señor, porque tu palabra se ha cumplido, tú has dicho que tú lo vas a cumplir y lo has dicho, hemos confiado y hemos creído en tu hijo, Luis Fernando, Señor, que tú has levantado como un David, que se ha defendido contra Goliat y hoy hemos dado la piedra, esa estocada para ganar al Goliat, le agradecemos, Señor, amén, amén”, gritaba una persona en suerte de bendición a Luis Camacho, en la puerta del palacio quemado antes de forzar la entrada. Luego vendría la foto de Camacho con la biblia sobre la bandera de Bolivia.
La misión electoral de la OEA tuvo un papel fundamental, tanto o más que los militares. Por la tarde del domingo dieron  a conocer un informe preliminar señalando irregularidades en los últimos comicios. Ese será el instrumento de los golpistas para decir que hubo fraude. Convenientemente se saltearon la parte del informe donde recomienda nuevas elecciones y dan ganador a Evo: “Teniendo en cuenta las proyecciones estadísticas, resulta posible que el candidato Morales haya quedado en primer lugar y el candidato Mesa en segundo. Sin embargo, resulta improbable estadísticamente que Morales haya obtenido el 10% de diferencia para evitar una segunda vuelta”.
En Argentina organismos de Derechos Humanos repudiaron el golpe inmediatamente: “Solicitamos a los organismos internacionales y los gobiernos democráticos de la región que desconozcan al gobierno de facto promovido por los opositores Carlos Mesa y Luis Fernando Camacho, y contribuyan al restablecimiento de la democracia del país hermano, con todas las garantías para que el pueblo pueda elegir con libertad”, expresaron mediante un comunicado Abuelas, Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, HIJOS, Familiares, entre otros. Por su parte, el Encuentro Memoria Verdad y Justicia llamó a movilizar desde el Obelisco a la Embajada de Bolivia. Las marchas en Argentina no fueron exclusivas de la Ciudad de Buenos Aires.
Por su parte, el gobierno de Mauricio Macri se niega a repudiar el golpe de Estado. La Cancillería Argentina saca un penoso comunicado hablando de transición y vías institucionales: “El Gobierno argentino hace un llamado a todos los actores políticos y sociales bolivianos para preservar la paz social y el diálogo, enfatizando la importancia de encaminar este periodo de transición que se ha abierto por las vías institucionales que establece la Constitución de ese país”. El canciller Jorge Faurie en una entrevista por TN sigue la línea de “total normalidad” expresada en el comunicado.  Por la mañana del lunes, un periodista le pregunta a Macri si estaba preocupado por Bolivia. Sin dejar de caminar, nuestro primer mandatario le contestó: “Todos estamos preocupados”.  Al mismo tiempo, el negacionista de la última dictadura cívico militar eclesiástica y actual secretario de Derechos Humanos y Pluralismo Cultural, Claudio Avruj, le puso “me gusta” a una publicación del golpista venezolano Juan Guaidó, que reivindicaba el golpe en Bolivia. Tímido, Avruj no comentó la publicación y nos privó de conocer en detalle su pensamiento.

No al golpe de Estado en Bolivia

La multitudinaria marcha desde el Obelisco a la Embajada de Bolivia fue unánime en un solo grito: No al golpe en Bolivia. La Retaguardia realizó una cobertura especial de la marcha desde Facebook. En las caras de los manifestantes se podían ver desde lágrimas hasta focos de alegría, porque una marcha con una convocatoria tan extensa siempre genera esperanzas a futuro. Resistir el golpe y revertirlo. Aquí algunas conversaciones:
Janet, campesina de Florencio Varela: “Los bolivianos tenemos el alma destrozada. No hay palabras, no hay palabras.  Los campesinos en Bolivia apoyamos a Evo. Hace años atrás yo me vine acá buscando mejores vidas, porque en mi país antes no era así. Los que están haciendo el golpe de Estado eran lo mismo, ellos mismos quieren volver al país, eso me entristece por mi Bolivia, no sé qué futuro le esperará”. Janet dice que no se puede comunicar con su familia: “No podemos ni comunicarnos, ni las llamadas entran. Está todo totalmente cortado, los medios apoyando a los que generaron la violencia y el racismo. A las señoras de las polleras le pegan por su cultura, debería ser respetado”. Y habló del racismo: “Siempre ha existido, cuando entró Evo nunca lo quisieron. Estos imperialistas grandes del Oriente siempre han sido eso, a ellos no les interesa el pueblo, lo que les interesa es su negocio grande. Y como quieren hacer una colonia, que de Bolivia quieren separar Santa Cruz, le metieron a la gente ese racismo, ese odio”.
Gabriela Vargas, de la Asociación de Ex Detenidos Desaparecidos: “Es un golpe de Estado estimulado por los yankis y por todas las empresas monopólicas que pretenden seguir explotando los recursos de Bolivia sin ningún tipo de topes”.  Llamó a que el Gobierno argentino no reconozca a los golpistas: “La primera tarea es lograr que el Gobierno argentino, que está dirigido por el oligarca de Macri, no reconozca a las autoridades que se impongan ahora en Bolivia. Es evidente que ahora en Bolivia viene la represión y la proscripción, así que nada de lo que salga de quien asuma el gobierno puede ser visto con legalidad, hay que pelear para poder aislar a las autoridades que surgen de esta intentona golpista”. Camacho con la Biblia: “Entraron a la Casa de Gobierno como los colonizadores a América, para destruir todo, para sacarnos todo, para sacarles a los pueblos de Bolivia todo lo que consiguieron en estos años porque así se vivía en Bolivia hace quince años si venías de un pueblo originario”.
Del Fino de la Organización Popular Venceremos: “Estamos presentes para decirle no al golpe de Estado, no a la masacre que está pasando en Bolivia, no al atropello de la derecha en Bolivia, no a los incendios que están pasando en Bolivia. No tienen derecho, Evo es un gobierno legítimo, un gobierno popular. Es un golpe de Estado neto. Si hacemos un retroceso a los años del 70, el pinochetazo, golpes de Estado en Latinoamérica, en diferentes países latinoamericanos, era el golpe de Estado de los militares. Creo que estamos volviendo a esa época hoy en día cuando las Fuerzas Armadas de Bolivia le piden que renuncie. Es una barbarie, es una vergüenza. No debemos permitirlo”.
Carlos Lordkipanidse del Encuentro Militante Cachito Fukman: “Me hace acordar a un golpe que hubo en Córdoba, el navarrazo. Que fue un jefe de policía y una banda de fascistas, si lo tengo que equiparar. La resolución depende del pueblo boliviano. Si sigue el ejemplo del pueblo chileno lo va a revertir. No se resuelve en el parlamento ni negociando con los milicos, se resuelve en las calles”. Los países de la región: “Tiene que ser un claro repudio de la no aceptación que surja de esta instancia y que la cosa vuelva a su estado normal, a como estaba en su momento. Lo que yo calculo que tratándose del pueblo boliviano y con los avances que tuvo en los últimos 18 años es muy difícil que lo hagan retroceder. La marcha de hoy es multitudinaria, me hubiese gustado también fuese así de multitudinaria cuando se marchó en favor de la rebelión popular en Chile”.
Coco Garfagnini, Coordinador Nacional de la Tupac Amaru: “Estamos acá para hacer una demostración de que nuestro pueblo se asume como patria grande y pueblo latinoamericano, para decirle a Evo que no afloje y que la democracia vuelva a existir en Bolivia. Un golpe elaborado y diseñado por la embajada de EE. UU., por la CIA. Hay algunos elementos que estamos analizando, es muy probable que los golpistas bolivianos hayan recibido algún tipo de asistencia de parte del Gobierno de Jujuy, los primeros días de septiembre. Una salida de material logístico que no está claro de qué tipo era, decían que era para apoyar la lucha por los incendios de la amazonia boliviana, pero hay grandes indicios que podría ser material de inteligencia de la CIA y armamento para bancar a los golpistas bolivianos. Además la relación de Gerardo Morales (Gobernador de Jujuy)  con Camacho es desde hace mucho tiempo muy estrecha, en términos políticos y económicos. La familia de Morales tiene fuertes inversiones y relaciones en Santa Cruz de Las Sierras”. Garfagnini se refirió al odio y el racismo: “Lo mismo que sucedió en Bolivia por la fuerza sucedió en Argentina durante estos cuatro años, nada más que acá sucedió con algún grado de consenso. La persecución, el encarcelamiento, el racismo, la homofobia. Está pasando en Brasil también, la única forma de resolverlo es con los pueblos en la calle y exigiendo que se respete la democracia de las mayorías populares. La imagen de Camacho con la Biblia es una imagen de la conquista que atrasa 500 años. La imagen de los policías cortándose las wiphalas de sus insignias demuestra el nivel de racismo que impera en la derecha boliviana y en la derecha latinoamericana. Bolsonaro hace cosas parecidas.” Por último dijo que el domingo a la noche estuvo hablando con Milago Sala: “La relación de ella con Evo es estrecha, casi de hermandad. Está dolida por lo que pasó pero tiene mucha fe en Evo”.
Myriam Bregman, diputada del Partido de los Trabajadores Socialistas en el Frente de Izquierda:  “Lo peor que podemos hacer es naturalizar y permitir que este golpe se asiente. Es una situación crítica. Es el quinto golpe o intento de golpe en América Latina y es nuestra obligación manifestarnos en forma contundente. Tiene algunas características diferentes a otros golpes, pero algunas cosas que hermanan. Algunos de los elementos a analizar es el rol de la OEA que sale a dar la estocada final haciendo un pronunciamiento sobre las maniobras electorales cuando ya la policía estaba amotinada y cuando el ejército se estaba pasando del lado del golpismo. Entonces creo que la presencia de EE. UU. en la región es un elemento importante, la vemos organizando el golpe en Venezuela, la vemos atrás del Lava Jato y de Sergio Moro en Brasil, así que creo que es uno de los grandes elementos que hay que analizar en la región. Estados Unidos como un rol central en la región, por eso Mauricio Macri ha convalidado el golpe institucional contra Dilma Rousseff, alineándose con Temer, apoyan a Guaidó en Venezuela y ahora no han tenido una postura al golpe en Bolivia. Creo que está alineado no solo con la política del FMI sino con la política exterior con Trump”. Además de la presencia en las calles, dijo que están llamando a una sesión especial en el Congreso Nacional: “Intentando que se haga este miércoles, para repudiar el golpe en el recinto”.
Nicolás Tauber de Liberpueblo: “Es un golpe militar a la antigua en toda la línea y por eso se expresa esta respuesta inmediata y popular unida en la calles de Buenos Aires y pone una sombra a todo el proceso popular latinoamericano y es una amenaza a todos los procesos latinoamericanos y populares. Por eso tenemos que estar todos unidos repudiando esto, siendo solidarios con Álvaro, con Evo, con todo el gobierno boliviano y todo el pueblo boliviano.  Avruj salió a saludar el golpe. Está claro que Macri está alineado con los intereses de Estados Unidos. La posición argentina es una vergüenza. Es una vergüenza la respuesta mediática de los grandes medios de comunicación, hablando de crisis, de renuncia, escondiendo que fue un golpe de Estado. La realidad es que Macri está violando la Constitución, violando su carácter de presidente de todos los argentinos. Argentina tiene un historia de nunca más a las dictaduras, debería ser algo que nos hermane a todos, no es así. La derecha no es democrática, esa es la posición de Macri y la posición de otros gobiernos en Latinoamérica. Por eso es tan importante la victoria del Frente de Todos en Argentina y el camino que se abre con eso, sino tendríamos otros cuatro años más de liberalismo de derecha en la Argentina, esa era la dicotomía en la elección argentina”.
Rebeca, con su hijo en brazos y una bandera con la cara de Evo: “Vengo a apoyar a mi país que está pasando un momento complicado, donde el país está por dos partes, una parte de bandoleros, pagados por Camacho. Queremos que siga Evo. Esperemos que siga porque hizo muchas cosas, porque se preocupa por la gente humilde. Nos duele mucho que él esté así. Le quemaron la casa, a sus familiares, a los diputados que están con él. Me da mucho dolor de mi país. La imagen de Camacho con la Biblia, para mí, esa es una mentira, solamente la gente ignorante creería eso. En ninguna parte de la Biblia dice que la violencia puede estar entre hermanos, son todos hermanos, no pueden andar matándose. Discriminación es lo que provocan Camacho y Mesa, no me parece que agarren la Biblia para usarla a su favor. Lo que están haciendo es provocar. Discriminar. Porque dicen que Evo es un indio, ese indio levantó Bolivia. Ese indio formó calles, ese indio fue el que a mucha gente le dio de comer, el sueldo Juancito Pintos para estudiantes, eso antes no había, lo puso Evo”.

Por la tarde-noche del lunes

Por la tarde, Marcelo Ebrard, canciller de México, informó que otorgaron asilo político a Evo en México.
Durante la noche se conoció que la policía de Bolivia pedía ayuda a las Fuerzas Armadas para reprimir y realizarían acciones conjuntas. En el mismo escenario y del mismo modo que cuando le sugirió al presidente renunciar, Kaliman lo confirmaba: “Empleando en forma proporcional la fuerza contra grupos vandálicos que causan terror en la población, recordando a la población que nunca las fuerzas armadas abrirán fuego contra ellos”. Para Kaliman, los grupos vandálicos no son los que quemaron la casa de Evo, son los que desde El Alto resisten el golpe, que no los considera población.  Donald Trump, mediante un comunicado, aplaudió al ejército boliviano por preservar la democracia: “Ahora estamos un paso más cerca de un hemisferio occidental completamente democrático, próspero y libre”, tratando de instalar la idea disparatada de que un golpe de Estado puede ser democrático e ignorando completamente que, independientemente del resultado de las últimas elecciones, el mandato de Evo Morales es hasta enero de 2020.

0 comentarios:

Publicar un comentario