7 nov. 2019



El agente de tránsito que en septiembre fue atropellado junto a su compañera Cinthia Choque por Eugenio Veppo se recupera favorablemente en el hospital Fernández a la espera de nuevas operaciones. Choque murió y el periodista Veppo continúa detenido. En diálogo con Cristina Varela y Luis Angió en el programa Oíd Mortales, Siciliano desarrolló las condiciones en que trabajan los y las agentes de tránsito en CABA y cómo continúa su recuperación. (Por La Retaguardia)

Foto: Agustina Salinas


“Mi estado de salud ya dejó de ser crítico, ya pasó lo peor. Me queda una recuperación bastante tortuosa en cuanto a los dolores, al sometimiento a intervenciones quirúrgicas que, como sabrán, es cosa seria. Me queda, mínimo, un mes en la cama, sin moverme ni siquiera para ir al baño, no puedo bajar de la cama, porque me hicieron intervenciones en las dos rodillas y en el tobillo derecho. Estoy internado en el ala de neurocirugía, que es una terapia intermedia. Recibo cuidados y atenciones de enfermeras y médicos, profesionales o residentes”, describió Santiago Siciliano, el agente de tránsito atropellado junto a Cinthia Choque por el periodista Eugenio Veppo.
“Me alegra que la gente sepa la verdad. Hay realidades ocultas que en algún momento tienen que desmantelarse. Pero me apena que haya tenido que suceder un hecho tan terrible como la muerte de una compañera y que yo haya sufrido las lesiones tan graves que sufrí para tener lugar para decir esto. Mucha gente estaba confundida con nosotros, pensaban que nosotros cobrábamos una fortuna, que teníamos una relación de dependencia, que por cada multa que hacíamos recibíamos un premio, la gente habla desde la ignorancia. Ahora, la mayoría son conscientes de que eso no es así”, desmintió. “Cerca de 2000 agentes nos encontramos siendo monotributistas, pagando el monotributo mensual, los ingresos brutos, y la categoría generalmente es 'locación de servicios'. Es muy canalla eso porque una entidad tan reguladora de leyes como es el Gobierno de la Ciudad, violando leyes en el marco laboral, es muy contradictorio. Es triste, porque si quienes nos representan permiten esto no sé qué nos espera. Cinthia, hacía seis años era monotributista y murió siéndolo. La ley 471 establece que el máximo que alguien puede contratar a otra persona en esa categoría son doce meses. Cinthia multiplicaba por seis el máximo legal, yo en ese momento lo multiplico por tres”, planteó.
“De mis compañeros escuché alguna que otra medida tomada como beneficio, pero sigue siendo precario. Quieren llenar con migajas. Dan una aseguradora un poco mejor, pero eso tampoco es lo que se merece un agente de tránsito. Es una relación de dependencia encubierta. Tenemos que cumplir un horario, trabajar como ellos nos ordenan. Hay una serie de normativas que cumplir ¿Dónde está la locación de servicios?”, interpeló Santiago. Y aseguró: “Antiguamente hasta nos decían que debíamos privarnos de vacaciones pagas, días por médico, estudio o licencias por lo que sea. Todo eso se fue consiguiendo. El gremio que representa a los empleados reales del cuerpo de tránsito que es SUTECBA, siempre hacía chapa con que fue gracias a ellos ¿Agradecer que tengo días de estudio? Es básico en cualquier situación laboral”.

El accidente y después

“Yo tuve el accidente en la zona de Palermo, el SAME vino muy rápido gracias al llamado de un compañero. Me trasladaron a lo más cercano que había que era el Fernández y sigo acá. Me intervinieron los médicos de guardia, neurólogos, muy profesionales. Muchos allegados me dijeron que el Fernández es uno de los mejores lugares y eso lo veo día a día, si bien puede haber retrasos por falta de insumos porque es público, eso excede el trabajo de los profesionales. Ya casi estoy terminado y no me puedo quejar, me falta una operación más y la recuperación que calculo que va a ser por acá”, contó.
Además, Siciliano explicó que “los daños no solamente son físicos. Hay toda una ruptura de estructuras psicológicas y un daño muy fuerte en el marco emocional para mí y todos mis familiares, que son los que más sufrieron. Al principio, los partes médicos me daban muy bajas esperanzas de sobrevida, de poder volver a hablar, a caminar, o que despierte. Para mí fue tan grande el trauma que mi memoria bloqueó todo el suceso. Se bloqueó desde que salgo de casa al trabajo, y hay una brecha, un agujero negro, y vuelvo a recordar que desperté en terapia intensiva cuando me sacaron la droga porque estuve en un coma inducido. En el medio no recuerdo nada. Acá hay psiquiatras y psicólogos que vienen a diario, nos hacen preguntas y test, y me dijeron que lo que sufrí es una anulación temporaria del trauma. Fue tan feo que no lo quiero recordar”, resumió.
“Mi novia estuvo desde la noche que me accidenté, vino al hospital y está todos los días conmigo y estoy eternamente agradecido. También con mis padres, mis tíos, mi abuela, los chicos de tránsito que hicieron movilizaciones, mis amigos del barrio. El apoyo de todos de algún modo me dio fuerza para recuperarme”, agradeció Siciliano.

0 comentarios:

Publicar un comentario