10 nov. 2019



Lo dijo Omar Guaraz, miembro de la organización Vendedores Libres que integra la CTEP (Confederación de Trabajadores de la Economía Popular) en entrevista telefónica durante el programa Tengo una Idea conducido por Graciela Carballo, Carlos Morchio y Nicolás Rosales. Allí denunció que vendedores ambulantes senegaleses fueron interceptados y detenidos ilegalmente por la Policía de la Ciudad en Nazca 371, barrio de Flores. Los funcionarios policiales le solicitaron dinero a los trabajadores a cambio de no detenerlos. (Por La Retaguardia)

Foto: Agustina Salinas

 “La información es la siguiente, nosotros fuimos con los legisladores de la ciudad a las comisarías séptima y la cincuenta, en las que en suma tenemos albergados más de 2500 manteros y son los lugares en la ciudad más violentos. Para que tengamos una idea en el último año solo en el barrio de Flores y de Once tuvimos más de 1500 detenidos senegaleses", comenzó a relatar Omar Guaraz, integrante de la organización Vendedores Libres. Y continuó: "La persecución en el último tiempo se ha dado contra ellos. En ambas comisarías nos encontramos con abusos institucionales muy graves, tuvimos compañeros heridos producto de la represión de gravedad. Tuvimos incluso el año pasado, allá por el mes de marzo, una persecución policial con una vendedora muerta. Nosotros lo hicimos público, y la policía lo negó. Es decir, el grado de violencia estatal es muy notorio, muy manifiesto. Lo que nosotros planteamos es que desde la Ciudad de Buenos Aires existe un objetivo político donde el jefe de gobierno pretende la eliminación de la venta callejera.  En un contexto de país que también cabe destacar que producto de este modelo económico en estos cuatro años muchísima gente se sumó a la economía informal como único recurso para sobrevivir y tuvo un impacto muy profundo en la Ciudad de Buenos Aires, en la que cada día se encuentran más manteros, vendedores ambulantes. Se encuentran en parques y plazas fenómenos nuevos como el trueque, las ferias americanas a cielo abierto, en el subte y en los trenes. La cantidad de vendedores que tenemos en el último año ha crecido a niveles exorbitantes”.

Robo de mercaderías, una nueva metodología estatal

“Tenemos desde el 2015 hasta hoy como única respuesta al estado de Larreta, que no ha dado ninguna solución, reprimir a los vendedores, tratar de llevarlos presos por miles con la intención de ver si podía doblegar la moral de los vendedores e instalar el miedo. El colectivo de los vendedores es un colectivo muy duro. A los compañeros los meten presos, y después salen a laburar. Y las metodologías fueron cambiando, cada vez más duras. Lo que vemos es una estrategia de desmoralizar a los vendedores con el robo de la mercadería. Se los agarra a los vendedores senegaleses no cuando están vendiendo, sino por el hecho de ser identificados por su color de piel, se los detiene, se les quita la mercadería sin acta contravencional en las estaciones de trenes, de subtes. Se busca mediante el vandalismo estatal, que es el robo, desmoralizar a los vendedores”, denunció.

Graves de denuncias

“Hace unas semanas, tenemos un caso que es recurrente y que tomó estado público. Un domingo a las 16 hs en Nazca 371 (barrio de Flores), venían 5 compañeros senegaleses para sus casas en un vehículo, la policía los detuvo sin ningún motivo, y literalmente los funcionaros policiales les piden coimas para no detenerlos y para no tocarles la mercadería”, contó Guaraz.
“Hay un incentivo, una persecución para todos los funcionarios policiales que no entren en esta lógica de detener, golpear. Esta es una de las cosas más graves que denunciamos ante la justicia y los legisladores porteños, que es armar causas judiciales: por lado se necesitan presos para atemorizar a los vendedores. Agarran a un vendedor que no opone resistencia, lo violentan, eso genera una reacción natural en el vendedor y esa es la excusa perfecta  para acusarlo de delitos que van desde resistencia, atentado a la autoridad, lesiones. Y como la única información que tiene el fiscal o juez es la de los funcionarios, inmediatamente los compañeros son detenidos y procesados. Los funcionarios lo que dicen es desconocer esta información, debemos decir que nos dejaron sus números de teléfono y, de suceder excesos, que la puertas de la comisarías estaban abiertas. Los legisladores con representación en todos los bloques que se hicieron presentes y están al tanto fueron muy contundentes y están todos los caminos institucionales para hacer las denuncias. La mercadería robada a los vendedores se termina comercializando en los propios comercios de Flores”, finalizó.


0 comentarios:

Publicar un comentario