28 dic. 2019



María del Carmen Verdú, titular de la CORREPI, se reunió con la Ministra de Seguridad de la Nación, Sabina Frederic, para dialogar sobre los reclamos que la organización mantiene y publicó hace algunos días. Verdú contó en La Retaguardia que el encuentro fue ameno y cordial y sirvió para puntualizar algunas cuestiones que la Coordinadora exige al Estado en materia represiva. (Por La Retaguardia)

Hace algunos días sonó el teléfono en las oficinas de la Coordinara contra la Represión Policial e Institucional. Llamaban del Ministerio de Seguridad de la Nación para pactar una reunión entre la Ministra Sabina Frederic y la titular de la organización, María del Carmen Verdú. El pasado viernes 13 de diciembre, la CORREPI había presentado su Informe de la Situación Represiva Nacional del 2019 y el nuevo gobierno reaccionó rápido: pidió una cita para dialogar sobre ese informe y sobre otras cuestiones y protocolos que había dejado el gobierno anterior, que fueron derogados rápidamente. Así fue como se concretó la reunión, el jueves 26 de diciembre, entre María del Carmen Verdú y la Ministra de Seguridad de la Nación: “Fue una sorpresa para nosotros. Nos llamaron hace unos días para ir a hablar con la Ministra Frederic. CORREPI es una organización independiente que tiene una línea de intervención desde las calles y la denuncia pública. Jamás interviene en espacios de poder con ningún gobierno, porque definimos a los gobiernos como el administrador de turno de la política represiva del Estado. Tampoco nos negamos a intercambiar información, contestar lo que se nos pregunta o preguntar lo que necesitamos que sea contestado. Nosotros y nosotras veníamos señalando hace tiempo que había una serie de medidas que debían ser tomadas de manera urgente por el gobierno que asumiera la gestión del Estado Nacional a partir del 10 de diciembre pasado. Concurrimos hoy (por el jueves) a las 17. Fue una reunión en la que estuvo ella con tres asesores y mi compañero Ismael Jalil y yo. En un ámbito absolutamente cordial le desarrollamos los cinco puntos sobre los que pedíamos la derogación, los protocolos establecidos por el gobierno anterior (la resolución 956 –aprobaba el uso de armas de fuego por parte de las fuerzas federales-, el Servicio Cívico Voluntario en Valores, el uso del hotel de Chapadmalal para Gendarmería, el uso de las pistolas táser, el programa de Ofensores en Trenes –permitía el control de documentación a cualquier persona para verificar si había cometido algún delito-). Entre el llamado para concertar la reunión y la reunión misma, estos 5 protocolos fueron derogados. Es un buen principio, no suficiente, pero sí necesario. Le desarrollamos también otros puntos, fundamentalmente todo lo vinculado con la cuestión de las detenciones arbitrarias, la cuestión de la situación carcelaria absolutamente extrema y cuestiones que quedan pendientes sobre la actuación de las fuerzas, los comandos unificados, la lógica bélica en la represión a manifestaciones, el uso de las armas reglamentarias con bala en recámara y sin seguro”, aseguró la titular de CORREPI que manifestó la sorpresa de la Ministra al enterarse de esta modalidad de uso de las armas de la Policías, listas para disparar en cualquier momento: “Fue un intercambio muy fluido, muy ameno. La Ministra no conocía esta situación del arma en condición de disparo inmediato. Tomaron nota de nuestras exigencias. Le dejamos una copia del (Informe) Antirrepresivo y les hicimos conocer nuestra disposición de continuar con este intercambio de información sin intervenir en ningún ámbito de colaboración ni cooperación con los organismos estatales, como es nuestra política”, remarcó Verdú.
Desde CORREPI se mostraron al menos esperanzados en que la situación represiva y la violencia institucional cambien para mejor, y los casos de gatillo fácil o las represiones disminuyan: “Si esos reclamos que dejamos se cumplen, nuestros pibes y nuestras pibas en los barrios van a estar en muchísimas mejores condiciones. Vamos a estar todos en mejores condiciones si, por ejemplo, dejamos de ver policías en las movilizaciones, si se logra evitar que el propio Ministerio de Seguridad provea de defensa gratuita y calificada a los policías, a los gendarmes, a los prefectos en causas de gatillo fácil o de muerte en las torturas”, manifestó la abogada en diálogo con Fernando Tebele en La Retaguardia.
Por último, Verdú repasó algunas de las estadísticas que se incrementaron notablemente en estos últimos 4 años de gobierno macrista. Contó, también, que desde el Ministerio pidieron acceso al Archivo de CORREPI para iniciar su propia investigación sobre violencia represiva e institucional: “En 4 años, pasamos de 1 muerte cada 28 horas a una muerte cada 18.81. Volver a donde estábamos en diciembre de 2015 cuando menos es un avance.  Una de las asesoras está destinada a la parte de estadística. Nos pidió acceso al archivo, que está publicado en nuestra página web. Quieren chequear los casos de las fuerzas federales, no con el ánimo de discutirlos o bastardearlos como intentó hacer la ex Ministra Bullrich, sino para poder hacer su propia investigación interna”, cerró la titular de CORREPI.

0 comentarios:

Publicar un comentario