9 dic. 2019




Graciela Ledo, hermana del conscripto desaparecido Alberto Agapito Ledo, habló en el marco de la absolución en Tucumán del ex Jefe del Ejército César Milani y la exigua condena del ex Capitán Esteban Sanguinetti. Lo hizo en el programa Otras Voces, Otras Propuestas, conducido por Rosaura Barletta y Luis Angió.

(Por La Retaguardia)
Foto: Elena Nicolay para La Palta Comunicación Popular


Graciela Ledo es clara en su sentencia. “El juicio fue puramente formal, estaba  con moño y regalo para absolver a Milani y darle una condena simbólica a Sanguinetti. Nosotros ya habíamos recusado en casación antes de que comience el juicio y durante el desarrollo del mismo a dos de los jueces, a (Gabriel) Casas y a (Carlos Enrique) Jiménez Montilla” César Milani y Esteban Sanguinetti están acusados por la desaparición de Alberto Ledo en junio de 1976. Sanguinetti, capitán en ese momento, recibió catorce años de prisión, y el beneficio de la Domiciliaria. Milani, acusado de fraguar un acta de deserción para encubir el crimen de Estado, quedó libre. “Teníamos indicios de lo que se venía, una condena vergonzosa, un fallo que consagra la impunidad, que ya había comenzado cuando se lo designa a Milani como Jefe del Ejército. Él fue desarmando las pruebas, aprovechando su trabajo en los servicios de inteligencia. Nosotros, las víctimas, lo reconocimos cuando lo vimos asumir al frente del ejército. Allí empezamos a armar el rompecabezas, tanto de la causa Olivera como de la causa de mi hermano. En la causa Olivera había pruebas desde el año 1979”. Graciela se refiere, en esta última línea, a otra causa por la que Milani fue absuelto, en La Rioja, donde se lo acusa por el secuestro de Pedro Olivera y las torturas a su hijo, Ramón Olivera, en 1977. En el caso del Fallo Olivera uno de los jueces del terceto, Enrique Lilljedahl, votó en disidencia. Sin embargo en Tucumán, durante el caso Ledo, el mismo magistrado acompañó la decisión de Casas y Jiménez Montilla.
Resulta al menos cuestionable que el tribunal decida condenar a Sanguinetti pero no a Milani. Graciela Ledo acota al respecto. “Bueno, el accionar de los dos no se puede dividir. Uno era el jefe, que es el que los saca del campamento. Y el otro es el que oculta, le habían dado la orden de investigar y hacer un acta de deserción para ocultar la desaparición de Alberto (Ledo). No puede condenarse a uno y al otro no. El fallo ya estaba hecho, van a rellenarlo con argumentos que ofenden a la inteligencia. La sentencia está en casación y dos de esos jueces han sido denunciados ante el Consejo de la Magistratura”

—LR ¿Cuál fue la repercusión en Tucumán y en La Rioja?

—GL: En Tucumán el fallo fue repudiado, los jueces y Milani tuvieron que salir en coches con vidrios polarizados. Fue repudiado en todo el país por organismos de Derechos Humanos, Sindicatos, amigos. Y en La Rioja también, pero no hubo movilización, solo conferencia de prensa. Es probable que el 10 de diciembre hagamos una movilización en el marco del Día por los Derechos Humanos para repudiar ese fallo y seguir levantando las banderas de Memoria, Verdad y Justicia que se nos siguen negando a las víctimas del genocidio.

—LR: ¿Cómo relacionan este fallo con el cambio de gobierno?

—GL: Lo necesitan limpio a Milani. Porque fue el jefe del ejército de Cristina. Pero limpio en la absolución de jueces cobardes y corruptos. Él es culpable. Los dos son culpables de la desaparición de Alberto, y como tal los vamos a seguir acusando en organismos nacionales e internacionales de Derechos Humanos.


0 comentarios:

Publicar un comentario