20 ene. 2020



Lo dijo Mónica Schlotthauer, quien hasta diciembre del año pasado era diputada nacional por el Frente de Izquierda y de los Trabajadores (FIT) y en enero de este año regresó a su trabajo como empleada ferroviaria cumpliendo tareas de limpieza en la Estación de Once. Fue en conversación con Fernando Tebele y Pedro Ramírez Otero en Radio La Retaguardia. (Por La Retaguardia)

📝 Texto 👉 Diego Adur
📝 Edición 👉 Pedro Ramírez Otero
🎤 Entrevista 👉 Fernando Tebele y Pedro Ramírez Otero

Las bancas de Diputados del Frente de Izquierda y los Trabajadores no duran todo un mandato sino que las van rotando entre los compañeros y compañeras del partido. Sucede tanto como en las diputaciones nacionales como en las legislaturas provinciales. El FIT estipula un período de tiempo para una banca que será ocupada por una persona y cumplido ese lapso será reemplazada por otra del mismo partido. Así fue el caso de Mónica Schlotthauer, que una vez cumplida su función como diputada nacional regresó a su trabajo como empleada de limpieza en la Estación Once del ferrocarril Sarmiento: “Ya había estado como legisladora provincial en 2016 y en abril de 2019 asumí en Nación. Reemplacé a la diputada Nathalia González Seligra. Me tocaría volver a ser diputada en marzo del 2021 para reemplazar a Nicolás Del Caño”, contó Schlotthauer y narró su experiencia en la Cámara Baja del Congreso Nacional: “Tengo muchos años de militancia. Toda la lucha de todos los compañeros de la izquierda socialista, del Frente de Izquierda, del Partido Obrero, está ahí. Es lo que logramos. Son 3 bancas obreras en un Parlamento donde peleamos con toda la fuerza política que viene gobernando hace años. Eso trae mucha responsabilidad. Por otra parte, está la alegría. La Izquierda está hace años en el Congreso, la clase obrera llegó ahí con sus organizaciones a pelear por sus demandas. Si hubiésemos tenido más bancas obreras podríamos haber votado y evitado muchísimas cosas. Tener más fuerza en el Parlamento para frenar leyes, por ejemplo. Tenés que estar en el Parlamento, como trinchera, y después tenés que estar en la calle. Hay un saqueo que está organizado internacionalmente. No alcanza con los diputados que tenemos. De todos modos, sentimos una profunda responsabilidad. Dimos un montón de luchas. Es un espacio de pelea muy grande y participan personas que ostentan mucho poder, como ex ministros”, expresó la militante del FIT.
Mónica explicó esta rotación que su partido realiza en las bancas durante el mandato: se refirió a la perpetuación en el poder de diferentes actores políticos y cómo eso trae aparejado condiciones con las que el FIT no concuerda: “Estamos acostumbrados a que los diputados y las diputadas al terminar su mandato queden dentro del círculo de la política. Estamos acostumbrados a eso porque la mayoría de los partidos hace eso. En la última elección se cambiaban la camiseta para mantenerse en el poder. La Izquierda está demostrando otra cosa. Volvemos a los gremios, volvemos a trabajar. No nos atornillamos a una banca sino que rotamos. Los que se quedan es porque en la política hay trepadores. Las multinacionales, las mineras, ponen plata para la campaña para que después voten todas sus leyes. Son diputados que terminan siendo títeres y hacen de eso una profesión. Para nosotros es un puesto de batalla para pelear contra lo que le está haciendo mal al país como la deuda externa, extranjerizar toda la industria, poner las tierras y las riquezas al servicio del saqueo. Hay políticos que son títeres de ese sistema. La Izquierda está demostrando otra cosa. Somos militantes obreros, sindicales y socialistas. Queremos la igualdad y vamos a pelearla en todos los ámbitos”, cerró la ex diputada nacional.

DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario