16 feb. 2020



Valeria Tucci, directora de la película documental dialogó con el programa Tengo una idea para hablar de cómo se forjó el proyecto de documentar un tema necesario como el del daño de los agrotóxicos en la salud humana y animal, a través de un relato claro y  generador de conciencia. Además, detalló porque eligió a Carrasco como figura de otro tipo de ciencia, aquella que incomodó y que vino a romper con ciertas rigideces para hablar de lo que no se hablaba, dandole la voz a los y las protagonistas que antes no la tenían. (Por La Retaguardia)

🎤 Entrevista 👉 Graciela Carballo/Carlos Morchio/Nicolás Rosales
📝 Texto 👉 Nicolás Rosales
💻 Edición 👉 Fernando Tebele
📷 Foto 👉 Imagen de la película



Se ha hablado muchas veces del agronegocio o del ecocidio al hacer referencia a productos que contaminan, enferman y matan. El documental de Valeria Tucci -prrmiado por la crítica del público en el 18° Festival Internacional de Derechos Humanos de Buenos Aires, retoma la temática a través de un repaso por la vida del científico Andrés Carrasco. En diálogo con su directora, antes de haber pasado de forma efímera, la semana pasada, por el cine Gaumont con salas llenas, Valeria Tucci dio su mirada para saber de qué va la película.
 “El género documental es complicado, más en este tema que no suele ser fácil y que uno no se va contento del cine cuando va de ver estas películas. Entonces, nuestra idea era encararlo de otra manera. No es una película de dato duro, cuenta la historia de Carrasco y de otras personas que son los afectados directos. La película es como muy humana en ese sentido, te va mostrando las historias que están atravesadas por esta problemática”, aclaró.
En referencia a su llegada al protagonista del documental afirmó: “Estaba preparando otro documental que hablaba sobre la industria alimenticia y me topé con el estudio de Carrasco. Me empecé a interesar un montón. Empecé a ir a los Encuentros de Pueblos Fumigados, a meterme más en el tema. La figura de Carrasco es muy fuerte, muy potente. Y hablar de él permitía hablar de un montón de cosas: desde modelos económicos, salud y educación pública, luchas socio ambientales, así que era todo una película básicamente”.
Cabe recordar, que en el momento en que Carrasco denuncia los efectos letales del glifosato en el desarrollo de los vertebrados, hubo una repercusión desigual en la comunidad científica, que en general lo marginó. Pero Carrasco no era un médico alternativo ni mucho menos, era el director del Laboratorio de Biología Molecular de la Facultad de Medicina de la UBA (Universidad de Buenos Aires) . Incluso había sido presidente del CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas). En definitiva, fue un médico militante que cometió el “pecado” de escuchar a los afectados, hablar con las víctimas, y difundir su trabajo entre ellas. Esto le costó caro.
“Él difunde su trabajo en un momento bastante candente, cuando estaba el conflicto con el campo, donde surge la famosa grieta. No tomó una postura sencilla, realmente se jugó por lo que creía. Mostraba los resultados que obtenía, se los llevaba a las víctimas, y las primeras personas a quienes  se los llevó fue a las Madres de Ituzaingó, que estaban denunciando esto. Fue una manera completamente distinta de hacer ciencia, ponerla al servicio del pueblo, y que creo que eso fue lo más disruptivo, y de ahí el título de la película.  Ir contra la corriente, que en realidad si uno lo piensa es lo más lógico, que la ciencia tiene que estar para el pueblo y no para las corporaciones. Eso es una construcción que se tiene que hacer entre todos, y no sólo la comunidad científica”.
Tucci comentó una anécdota de la proyección en el exterior. “La película se vió en Barcelona, en Turquía, en Rusia, etc. Estamos muy contentos del recorrido que está haciendo la peli afuera. La verdad es que llama la atención, tuve la suerte de ir a estrenarla a Barcelona y después de la función lo primero que me preguntó el público fue: bueno, ¿ahora el glifosato está prohibido?, y había que explicarles mucho que no, y creo que eso también es llamativo porque lo que pasa acá no pasa en ningún otro país del mundo. Y es muy fuerte, nosotros no nos damos cuenta y la peli viene a aportar un granito de arena más en la concientización conociendo adonde estamos metidos, en qué contexto, que es lo que nos está pasando, qué estamos consumiendo y qué es lo que le estamos haciendo al medio ambiente. Y esto tiene que ver con todo, con el cambio climático que es una cosa que la peli también trata”.
Por último aseguró, “hay algo que quería que quede claro, que es el modelo que no funciona. Es un tema de la sociedad también que tiene que tomar conciencia, teniendo las herramientas para poder exigir y pensar en otro tipo de producción. Del lado de los políticos no va a venir el cambio, tiene que venir de nosotros. Siento que estamos en un mejor momento, es un camino lento”.
Luego de su paso corto y exitoso por el Gaumont, la película comenzará a verse en salas alternativas y también en cines del circuito INCAA fuera de la CABA.

 DESCARGAR

0 comentarios:

Publicar un comentario