26 mar. 2020



Mariana Ramírez es una ciudadana argentina que está aislada involuntariamente en un hotel de la Ciudad de Buenos Aires. Regresó de Tailandia hace algunos días y por un protocolo implementado por el Gobierno porteño, junto a personas de otros vuelos, fue llevada del aeropuerto al Hotel Presidente. Ninguna autoridad del gobierno se comunicó y tampoco recibieron atención médica, aunque tienen obligación de quedarse allí a hacer la cuarentena. Mariana contó su situación a La Retaguardia y pidió difusión para hacer trascender su denuncia. (Por La Retaguardia)

🎤 Entrevista 👉 Fernando Tebele/Pedro Ramírez Otero
Redacción 👉 Diego Adur
💻 Edición 👉 Pedro Ramírez Otero

Un grupo de pasajeros y pasajeras que llegó el domingo 21 marzo a la Argentina provenientes de un vuelo de Tailandia fue apartado dentro del Aeropuerto de Ezeiza y trasladado al Hotel Presidente, ubicado en Cerrito 850, Ciudad de Buenos Aires. Allí están en aisalmiento, con obligación de realizar la cuarentena en las habitaciones. Pasados varios días de su llegada, todavía no han recibido información del Gobierno porteño ni de ningún representante del Ministerio de Salud. Nadie se acercó a hacerles control ni a realizarles el test para identificar si fueron contagiados por el virus COVID-19. Mariana Ramírez denunció esta situación a La Retaguardia: “Volvimos de Tailandia el domingo pasado con mi pareja en un vuelo de la misma aerolínea con la que habíamos viajado porque logramos adelantar el regreso. Nos hubiera gustado volver antes, pero la aerolínea nos ofreció pasajes recién para el 21 de marzo. El protocolo en Ezeiza fue tal cual lo esperábamos. Entró la gente de Sanidad de Fronteras al avión y nos tomó la temperatura a todos los pasajeros. No hubo ningún problema. Nadie tenía síntomas. La gente de Sanidad de Fronteras nos dijo que podíamos irnos a nuestra casa y que, por favor, por supuesto cumpliéramos con la cuarentena obligatoria. Una vez que bajamos del avión nos separaron en dos filas. Pusieron a la gente que dijimos residir en Ciudad de Buenos Aires de un lado y a los que eran del resto de las provincias los dejaron ir avanzando. Nos dijeron que esa gente tenía prioridad porque tenía conexiones para volver a sus provincias. Pasamos por otros controles de temperatura, con cámara infrarroja. Nos fue dando bien. Nos llevaron a un apartado a quienes éramos de Ciudad de Buenos Aires. Nos dijeron que hay un nuevo protocolo que se empezó a aplicar hace unos días en el que nosotros teníamos que cumplir la cuarentena en un hotel. Fue una sorpresa. Lo desconocía. No nos dieron más información. Nos subimos a 3 colectivos. Nos dijeron que nos llevaban a un hotel donde nos iba a esperar un equipo de salud y que ahí íbamos a poder aclarar todas nuestras dudas. No nos dijeron a qué hotel nos llevaban. Una vez que llegamos a la avenida 9 de Julio nos enteramos que era el Hotel Presidente. Bajamos. Había gente con barbijos y guantes. Yo entiendo que eran los voluntarios que están acá colaborando para llevar adelante el operativo. Nos dieron varios papeles para llenar y a partir de ahí nos mandaron a las habitaciones. Nos pidieron que nos quedáramos ahí, que iba a pasar un médico a hacernos un control. No pasó nadie. Ya hace 3 días que estamos. No ha venido nadie en 3 días”, contó Ramírez acerca de la extraña situación.
La comunicación dentro del hotel es muy limitada y la asistencia para las 270 personas que permanecen allí aisladas en contra de su voluntad recae en manos de voluntarios y voluntarias sin autoridad para darles la información que quieren y merecen: “Estamos confinados en la habitación. Nos traen la comida, nos la dejan afuera, en el piso. Lo de la comida es un tema menor. No estamos en contacto con la gente de otras habitaciones porque nos estamos tratando de resguardar, pero nos gritamos y hablamos de alguna manera. Sentimos que es un avasallamiento total. No hay información. La única comunicación que tenemos es con los voluntarios y las voluntarias de acá. Son pibes jóvenes, con una excelente predisposición, pero no cortan ni pinchan. Nos dicen que están esperando que venga alguna persona del Ministerio de Salud. Es lo que nos responden hace 3 días. No nos dieron nunca la opción de hacer la cuarentena en nuestras casas. Estamos confinados acá, no sabemos a la espera de qué porque no nos testearon. No nos han venido a tomar la temperatura, ni nada. Parece más un protocolo de seguridad que uno de salud. Más que un hotel hospital esto parece un centro de infectados. Si la finalidad era cuidar a los de afuera tampoco lo van a poder cumplir. Las medidas de bioseguridad son nulas. No puede ser que no haya venido ninguna autoridad a dar explicaciones ni nadie del sistema de salud a controlarnos”, denunció.

1 comentarios:

  1. Nos dieron varios papeles para llenar y a partir de ahí nos mandaron a las habitaciones. Nos pidieron que nos quedáramos ahí, que iba a pasar un médico a hacernos un control. No pasó nadie. Ya hace 3 días que estamos. No ha venido nadie en 3 días”, contó Ramírez acerca de la extraña situación.
    Read more at thiet ke noi that phong lam viec

    ResponderEliminar