20 mar. 2020



El excombatiente de Malvinas Silvio Katz fue entrevistado en el programa Tengo una Idea de radio La Retaguardia y habló sobre el procesamiento de Miguel Ángel Garde, Belisario Gustavo Affranchino Rumi, Gustavo Adolfo Calderini y Eduardo Luis Gassino, los cuatro militares  imputados por torturas contra más de 20 soldados en la Causa Malvinas. La jueza federal de Río Grande, Mariel Borruto, consideró que se trató de delitos de "lesa humanidad". (Por La Retaguardia)

🎤 Entrevista 👉 Graciela Carballo/Nicolás Rosales
Redacción 👉 Nicolás Rosales
💻 Edición 👉 Rosaura Barletta
📷 Fotos 👉 Paulo Giacobbe

Las indagatorias de este juicio que acaba de empezar se iniciaron en diciembre del año pasado. Los soldados que participaron de la guerra, además de sufrir torturas durante el conflicto en las islas, padecieron violencia psicológica de parte de militares jerárquicos para callarlos y que no hablen de esto.


“Borruto cambió su decisión primaria y esto obedece a los cambios de aire en la política nacional, es la misma jueza que dijo no poder dictar sentencia, no poder trabajar ni tener lugar, espacio y gente”, comenzó aclarando el ex combatiente Silvio Katz.
Además, dijo que en su momento no pudo viajar a Río Grande en la Provincia de Santa Cruz, y que lo haría el 24 de marzo (al momento de la entrevista no se había declarado la pandemia del coronavirus) para apoyar como querellante.
“Este es el comienzo, son los primeros cuatro militares de noventa y seis, esta parte está referida al BIM 5 (Batallón de Infantería de Marina, es una unidad de la Armada veterana de esa parte de la Patagonia). Ellos ya han apelado, lo cual sabíamos que eso iba a suceder, y esperamos que ya no puedan detener esto.  Ya que hayan dictado que son crímenes de lesa humanidad no da un alivio y una fuerza para seguir luchando por lo nuestro”, agregó.


Tras recibir la noticia, Katz se refirió a las sensaciones vividas, “fueron muchas emociones al enterarnos, llantos de los que no pueden hablar, siempre digo que uno tiene la suerte de poder comunicarse y expresarse, pero el que no se expresa nunca y el que se comunica solo con sus pares, ha sido hermoso el recibimiento, el mensajito con el dedo para arriba o con los dedos en 'v' ha sido sinceramente maravilloso. Después de 37 años es un volver a vivir”
Cabe destacar el trabajo en conjunto con la abogados querellantes de la Comisión Provincial por la Memoria (del la provincia de Buenos Aires y el CECIM (El Centro de Ex Combatientes Islas Malvinas de la Ciudad de La Plata) y la Secretaría de Derechos Humanos de la provincia entre otros organismos. “Ellos son el motor junto al abogado Pablo Vassel y a otros, iniciador de la causa quien nos apoya constantemente a nosotros, es él quien inició la causa de estos primeros cuatro procesados que son de la provincia de Corrientes. Sin los abogados jóvenes de hoy como Guerrero Iraola y Laurentina Alonso que se pusieron la camiseta nuestra y salen a pelearla creo que van a ser orgullo nacional cuando estos delincuentes empiecen a caer”, aseveró.
Respecto a cómo se están dando los testimonios, aludió: “Es muy difícil, primero por la falta de apoyo, no hay ayuda terapéutica, nosotros tenemos que buscarla por nuestros medios. Y después por una pelea interna que hay entre los 'veteranos' porque los que salen todos los 2 de Abril, y los invito a escucharlos este año hablando de heroísmo de batallas ganadas, de fuego, y de los soldados salvados por ellos mismos, no quieren detenerse en lo que es ser víctima del proceso militar, no quieren dejar de ser llamados héroes. Creen que tener esa medalla y vestirse de verde les dá un poco de poder, y no ayudan. Por ejemplo, en mi caso, fuimos víctimas. Creo que todos lo fuimos, pero ellos se esconden en el heroísmo para no sufrir. Entonces no tenemos ni siquiera el apoyo de nuestros propios compañeros”.
Silvio fue más allá de esta reflexión y puso un ejemplo. “Cuando nosotros volvimos de la isla las primeras calles con nombres de ex combatientes eran 'Capitán Giachino' que fue el primer caído en Malvinas y que al poco tiempo se descubrió que acá fue apropiador de chicos, torturador, abusador, y hoy gracias a leyes que nosotros mismos apoyamos no hay ninguna calle que se llame así. Cuesta porque trae peleas entre nosotros mismo, trae diferencias. Estamos dando pelea al olvido, a la injusticia y al descreimiento de muchos compatriotas que no quieren perder el heroísmo”.
Por último, dijo: “por un tema legal el juicio tiene que continuar siendo en Río Grande que era la capital de Malvinas en 1982, entonces la causa está radicada allí. Han ofrecido, por si vuelve a faltar espacio armar una carpa y llevar gente de los juzgados de capital federal. Sigue en los carriles normales, nosotros ya tenemos la suerte de tener cuatro procesados, cuando empezamos esto era una 'maratón de 42 km' y ahora con esto se han avanzado unos cuantos kilómetros. Estamos a mitad de carrera”.

0 comentarios:

Publicar un comentario