12 mar. 2020



Referentes de la Marcha Nacional Contra el Gatillo Fácil se reunieron con el Secretario de Derechos Humanos de la Nación, Horacio Pietragalla. Mónica Alegre, la mamá de Luciano Arruga, estuvo presente en el encuentro. Le pidió al funcionario un mayor respaldo y acompañamiento a las familias víctimas del gatillo fácil, además de reclamar justicia por los pibes y las pibas asesinados por el Estado. (Por La Retaguardia)

Redacción 👉 Diego Adur
🎤 Entrevista 👉 Fernando Tebele
💻 Edición 👉 Fernando Tebele/Pedro Ramírez Otero
📷 Foto de Portada 👉 Natalia Bernades

Hace unos meses, la Ministra de Seguridad, Sabina Frederic, había recibido a integrantes de la Correpi. Aquella reunión resultó sorpresiva, por la habitual desatención que estos organismos de derechos humanos recibieron por parte del Estado en los últimos 15 años.
En esta oportunidad, Horacio Pietragalla, Secretario de Derechos Humanos de la Nación, recibió a tres referentes de las madres y familiares reunidas en  la Marcha Nacional Contra el Gatillo Fácil. Allí estuvieron Emilia Vassallo, mamá de Pablo Paly Alcorta; Inés Alderete, madre de Marcos Acuña; y Mónica Alegre, la mamá de Luciano Arruga. Apenas minutos después de terminada la cita, Mónica Alegre habló con La Retaguardia, contó sus sensaciones e hizo un primer balance de lo que dejó el encuentro: "No fue fácil para mí. Fui a acompañar como una de las referentes de la Marcha Nacional. Pedí a Pietragalla la ayuda que tienen que tener las familias en estos casos donde hay una falta y ausencia de acompañamiento. Yo estoy pidiendo acompañamiento para los pibes y una justicia igualitaria. Le hice saber que si hay hijos de funcionarios que delinquieron y tuvieron justicia, nuestros hijos tienen que tener la misma justicia. Teóricamente la justicia tiene que ser igualitaria, tanto para mí como para el que tiene plata. Yo soy parte de esta sociedad como lo es Pietragalla y como lo son sus funcionarios. Yo tengo que poder acceder a la misma justicia que ellos”, afirmó Alegre.
Parte de esa ayuda que la mamá de Luciano Arruga pidió al Secretario de Derechos Humanos, tiene que ver con que el Estado les brinde las herramientas necesarias para poder conseguir justicia, a las familias que fueron y son víctimas del gatillo fácil: “Nosotros desde la Marcha Nacional y como familia pedimos que ellos, que ahora están ahí, traten de poner a disposición de las familias abogados y peritos de parte. Le expuse mi causa y la de Santiago Maldonado, donde no tenemos acceso a un perito de parte porque piden sumas irrisorias. Entonces que nos den herramientas para poder ayudar y acompañar a esas familias que están desesperadas y no encuentran un camino. Que nos den abogados, que nos den psicólogos. Hay familias que están destruidas y caen en estado de depresión. Dijo que van a poner a disposición al (Centro de asistencia a las víctimas Dr. Fernando) Ulloa, que está en condiciones deplorables", dijo Mónica, en referencia al  espacio que se constituyó para asistir a los sobrevivientes y testigos en causas de delitos de lesa humanidad y que sufrió las políticas de vaciamiento del macrismo
Si bien Mónica se mostró conforme con la reunión, exigió que las promesas de ayuda y de justicia que les dieron desde el Estado se cumplan y no queden en meras palabras o gestos sin contenido concreto: “Nosotros pedir pedimos, de ahí a que se cumpla… También dejó entrever que vamos a tener una reunión dentro de 20 días. Acá somos todos buenos de palabras. Yo quiero hechos. Quiero hechos con las familias, con los pibes. Quiero igualdad para todos. Le dije que ya estoy cansada de promesas. Quiero hechos. Que empiecen a hacer, o al menos intentar hacer: Acompañar a las familias, que cambien la temática”.
Mónica, que trabaja como artesana en la Feria de San Telmo, ferozmente reprimida en la pelea por el espacio público durante 2019, le recordó a Pietragalla ese conflicto. “También salió a relucir el tema de San Telmo. No puede ser que el oficial Benítez siga trabajando después de haber maltratado y golpeado brutalmente a tantas mujeres y que desde Estado no hayan hecho nada. Pasó un año. Y así como pasó con Benítez, pasó con muchas otras causas. Derechos Humanos nos tiene que representar a nosotras, las víctimas, no a los que tienen para pagar. Yo soy tan ser humano como es él y necesito ser representada”, expresó.
Mónica contó que desde la Secretaría de Derechos Humanos quieren crear un spot publicitario para concientizar a la policía y distintas fuerzas de seguridad sobre el uso excesivo de la represión y las consecuencias que eso podría traerles: “Fue bueno haberme reunido. Yo estoy en representación de los pibes. No me paro bajo ninguna bandera política. Hay muchos muertos del pasado por los que no han hecho nada. Espero que empiecen a hacer algo. Es fácil limpiar el vidrio sucio sin fijarse la mugre que quedó atrás. Quedaron muy comprometidos para colaborar con la Marcha y hacer un spot publicitario para concientizar a la policía. Me dio mucha risa eso, pero por respeto a mis compañeras no me reí en su cara. Quieren hacerle saber a la policía que si no cambian su acción van a proceder de otra manera y pueden llegar a tener un futuro no muy grato”, explicó.
Alegre se refirió también al juicio por el asesinato de Pablo Paly Alcorta, a desarrollarse el 27 y 28 de abril a las 9 horas en los tribunales de Morón: “Lo vivo con muchos nervios, tratando de acompañar a Emilia. Ella sabe muy bien que quizás el policía salga en libertad porque no hay muchas pruebas que la favorezcan. Ahí estamos las madres para acompañar a Emilia y darle toda nuestra fuerza. El juicio se hace el 27 y el 28 de abril. Falta una prueba fundamental, una pericia. Si no llega a estar a tiempo puede que el juicio se aplace. Tantas veces se aplazó... Emilia está nerviosa. Está contenida y acompañada. Sabe que no es fácil. Ella ha acompañado en otros juicios y fue el sostén de otras familias. Ahora le va a tocar a ella. Esperamos que haya justicia por Paly y por todos los pibes. Un juicio que se gana, es un juicio que ganamos todos. Aunque no sea mi hijo, ese juicio también es para mí y para todas las madres”, dijo Mónica.
Por último, Alegre dejó bien claro que ninguna reunión con un funcionario va a moverla del lugar donde ella se encuentra: del lado de las familias que reclaman justicia. Está claro que estos encuentros con el Estado, en lugar de ceder terreno en los reclamos, pueden ayudar a fortalecerlos y a acercarse para lograr la justicia que tanto se exige por las víctimas de gatillo fácil: “No me cambié de bando. Por más que haya ido a una reunión con el señor Pietragalla, yo sigo parada en esta vereda. Sigo bajo la misma bandera que hace 11 años. Si de esta reunión sacamos algo positivo para nuestros pibes, bien valió la charla. Lo que fuimos a buscar hoy es justicia para nuestros pibes y para las familias que están muy solas”, cerró.

0 comentarios:

Publicar un comentario