17 abr. 2020



 La principal referente de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, recordó a su hijo en un nuevo aniversario de su secuestro y desaparición, ocurrido el 15 de abril 1977. Además, se refirió a la importancia de seguir reclamando por todas las injusticias que se viven en nuestro país y reivindicó a la juventud como sostén para continuar con las luchas de los y las 30 mil. (Por La Retaguardia)


🎤 Entrevista: Fernando Tebele/María Eugenia Otero
✏ Redacción: Diego Adur
💻 Edición: Fernando Tebele
📷 Fotos: Natalia Bernades

Norita es, sin dudas, un ejemplo inmenso de lucha constante. Ante cada injusticia ella pone su cuerpo y su voz para sostener el reclamo. Nora es solidaridad, amor y también es memoria. Pero antes de todo eso, es la madre de Gustavo Cortiñas, detenido-desaparecido hace 43 años, el 15 de abril de 1977. En este nuevo aniversario de su secuestro, la Madre de Plaza de Mayo recordó algunas de sus luchas y sus historias. También contó cómo se encuentra cumpliendo la cuarentena obligatoria y se refirió a quienes peor la pasan en este contexto: “Yo salí durante más de 40 años a la calle. En el momento en que desapareció Gustavo yo ya no era ama de casa. Hacía lo justo e imprescindible para vivir con la casa limpia. Cuando era joven me gustaba tener todo lustrado. Después, cuando yo tenía que salir a una entrevista o a una marcha no me importaba si quedaba un papel en el piso. Ahora, forzadamente tengo que estar adentro de mi casa y no puedo salir. Lo cumplo religiosamente por mi edad y mi condición de diabética. Todos los días hago algo nuevo. Mantengo una rutina. Eso me hace valorar algo especial yo tengo agua. Abro la canilla y tengo agua. Todos los días pienso en los millones de argentinos que no tienen agua. Cada vez que escucho un testimonio desde alguna villa o algún barrio, me aflige. Una mujer de la comunidad coya dijo hace unos días en el Congreso que a las mineras les permiten usar el agua que necesitan para el extractivismo. Mientras tanto, se llevan las ganancias, nos sacan el agua y nos dejan contaminados. Tienen campo libre”, denunció Norita.
Nora retrató los ideales de su hijo desaparecido, compartidos por los y las 30 mil, por sobrevivientes y también por la juventud que hoy mantiene viva esa lucha: “Hoy (por el miércoles) es el aniversario en que desapareció Gustavo, el día en que lo secuestraron. Desde ese momento no supe más nada. Me vino a la memoria su foto; por qué luchaban, el amor al pueblo, mirar hacia al pueblo y sentirse hermano de todos y todas. Empecé a rememorar para saber cuándo vamos a ser un pueblo que respete a todas las comunidades. Somos todos seres humanos. La lucha, no solamente por los desaparecidos, sino de esa juventud tan rica que tuvimos y tenemos, que se preocupa por todos y todas, y vive luchando por logros a favor del pueblo. Todos los días son de recuerdo. Hoy me puse a rememorar la lucha de Gustavo y de los 30 mil. Lo valoro y entiendo que tenemos que volver a ser un país que sea reflejo para el mundo. Un país donde los derechos humanos se respeten en todos los sentidos. Que la gente tenga derecho a la tierra, a la semilla, al agua y a la vida digna. Creo que vamos a tener esos logros. No son triunfos. El triunfo es si hubiésemos podido abrazar a nuestros hijos e hijas; poder tenerlos cerca y verlos criar a sus hijos. Hoy Gustavo sería abuelo: el privilegio de un joven que creció, estudió, se casó y tuvo hijos. La juventud de nuestro pueblo sigue luchando. Tienen esos mismos ideales. Esos ideales que tienen los compañeros que tienen la edad que hoy tendrían Gustavo y los 30 mil. Está en nuestras manos recoger esa bandera de lucha todos los días. No bajar los brazos”, pidió.

Macrivirus

Cortiñas aprovechó para criticar duramente a la gestión de gobierno anterior: “En los últimos cuatro años, el gobierno anterior dejó arrasada nuestra tierra. Destruyó todo lo que quiso. Si ahora hubiese estado de gobierno, hubiéramos muerto todos los argentinos. Le hubiese importado tres pitos a (Mauricio) Macri y su pandilla, que todavía pululan por ahí tratando de hacer más difícil esta reconstrucción de la República Argentina”, expresó.

El último día

Norita confesó que no hablaba mucho con su hijo respecto a su militancia y la lucha que llevaba a cabo. Entendía que Gustavo pretendía cuidar a su familia. Sin embargo, contó algunos episodios de esa convivencia y del último día en el que estuvieron juntos: “No teníamos muchas conversaciones con Gustavo acerca de sus ideales. Él era muy introvertido. Iba a la villa y tenía miedo de que no nos gustara. Después se dio cuenta de que estaba orgullosa de él y de sus compañeras y compañeros. No había muchas conversaciones porque los chicos se cuidaban mucho. No querían comprometer a los padres, cuando en el hogar no había una militancia que los impulsara a contar las vicisitudes que pasaban. Pasaban cosas tristes. Cuando venía muy triste era porque, por ejemplo, una monja no quería poner 5 pesos para que una mujer embarazada entrara a un hospital. Sufrían cuando se habían llevado a algún compañero o compañera. En casa se vivía la situación. No éramos indiferentes. Teníamos miedo de que le pasara algo. Y pasó. Para las familias, todos los días son días para recordar algún episodio que vivíamos. El día de la desaparición es especial. El 10 fue el último día que lo vimos a Gustavo. Era el domingo de Pascua. Estábamos en Mar del Tuyú. Pasamos los días de Pascua todos juntos, menos el cuñado que ya era un preso político. Ese día los despedimos porque el lunes tenían que volver a sus trabajos. Nos fuimos a Mar del Plata. Habíamos pasado ese fin de semana familiar”, rememoró.
Para Nora, el recuerdo de Gustavo está muy presente, más allá del aniversario en particular: “Es un día especial. Para los aniversarios, yo solía ir a la misa en la villa, la misa en la Iglesia de Lugano. Lo recordamos todos los días. No es que una familia solo se acuerde el día especial en que fue secuestrado. El ser humano se alimenta con la memoria. Con la memoria tenemos el ansia de que haya toda la verdad y toda la justicia”, pidió y habló de su nieto, el hijo de Gustavo: “El texto del recordatorio lo escribió Damián, su hijo. La herencia va a parar a él. Los hijos de nuestros desaparecidos y desaparecidas siempre están pendientes de las fechas, del recuerdo, de tenerlos siempre presentes”, aseguró.
Nora contó cómo vivía algunos de los aniversarios del secuestro de Gustavo antes de la cuarentena: “El valor que tenemos en la Argentina es la calidez para la memoria y para el recuerdo. Yo siempre he ido a las misas en las villas que celebran los curas tercermundistas. Son los que siguen con los pobres, siguen en los barrios. Se hace una ceremonia muy familiar y muy emotiva. Hay que tomarlo con fe y esperanza. La lucha sigue en los hijos, las hijas, hermanos y con el periodismo que nos acompaña. Página 12 pone todos los días los avisos”, recordó.
También contó risueñamente cuando al finalizar la misa por Gustavo y en homenaje al cura Mugica en la puerta de la iglesia donde fue asesinado, los curas villeros “me quieren hacer cantar la marcha peronista”, señaló con su carisma habitual.



Ronda de los jueves

“Antes no se podía salir por la represión y por las causas políticas. Nunca dejamos de ir porque una madre estuviera enferma. Pero esto hay que respetarlo. Si una madre fuera y el resto se enterara, no podrían permitirlo y querrían acompañarla. Se violaría este protocolo de cuidado que, hasta ahora, nos está demostrando que sirve mucho para que no tengamos centenares y centenares de muertos. El gobierno atinó a tomar a tiempo las medidas. Cada una desde su casa y desde su lugar se acuerda lo mimo. Es grave un jueves sin marcha, pero más grave es lo que nos está pasando”, concientizó Norita.
Por último, Nora Cortiñas dejó una definición de su hijo y un mensaje esperanzador de cara a lo que se viene en nuestro país: “Gustavo era un militante. Estaba de acuerdo con sus compañeros y compañeras por una Argentina liberada, por una Argentina con derechos sociales de trabajo, derecho a la salud, a la vivienda y a la comida. Tenemos que seguir luchando por esa Argentina, con la vida digna para todos y todas. Vamos a lograrlo. Vamos a vencer. Hasta la victoria siempre”, concluyó.

0 comentarios:

Publicar un comentario